EL DURIAN, LA FRUTA QUE PEOR HUELE DEL MUNDO.

image.jpg

El otro día tuvimos el placer o la desgracia de probar el durian, la fruta que divide al mundo entre los que la aman y los que la odian, un chico nos contaba que a los austriacos les encanta ¿porque será?. El durian tiene un gusto intenso, una textura cremosa -como el aguacate- y un olor muy fuerte -en muchos hoteles de malasia tienen prohibido su consumo en las habitaciones ya que el olor impregna la habitación y tarda hasta tres horas en desaparecer del todo- , su sabor recuerda al de la cebolla podrida, es una fruta no apta para paladares delicados. El durian es muy conocido y reverenciado en el sudeste asiático sobre todo en Indonesia, Malasia y Singapur, su nombre proviene de la palabra malaya duri -que significa espina- mas el sufijo -an -usado para crear pronombres, el resultado sería "fruta espinosa".

A pesar de su asqueroso sabor es una fruta con un alto valor alimenticio. Su pulpa contiene proteínas, grasas y azúcares, en Asia se considera un alimento afrodisíaco, sus raíces y su corteza se utilizan en la medicina popular, o sea que sus cosas buenas tiene. Suele comerse tal cual pero también se utiliza como ingrediente en platos cocinados. Otro formato en que puede consumirse es semimaduro o fermentado, pero vamos si ya huele que apesta en estado normal, no quiero saber como tiene que ser fermentado.

A mi no me gusta, pero os animo a todos los que estéis por estos lares a probarlo, es de ese tipo de cosas que merece la pena conocer y recordar, además siempre habrá alguien que te pregunte: "¿lo probaste?". Así que a por todas!