PANCAKE JAPONÉS

japanese crepe

No sé si conocéis un postre japonés que se llama kasutera o castella (bizcocho de castilla). La castella es un bizcocho ultra esponjoso parecido a nuestro bizcocho de toda la vida, es de origen portugués y traído a Japón por mercaderes allá por le siglo XVI, de eso hace ya mucho tiempo y ahora la kasutera es una especialidad en la isla de Kyûshû y en Nagasaki. 

Os cuento esto porque estos pancakes japoneses son en apariencia versiones mini de la kasutera. A diferencia de los pancakes americanos estos son gorditos y esponjosos, el sabor puede resultar el mismo pero la textura es otra cosa. 

Estos pancakes se preparan utilizando un molde circular con algo de altura ya que la masa sube bastante. Son sencillos de hacer cuando se les pilla el truco, a mi el primero no me salió porque no controlé bien la temperatura de la sartén y puse demasiada masa en el molde. Así que animaos a prepararlos, están muy ricos y son muy bonitos. Ya me contaréis.

Ingredientes:

  • 2 yemas de huevo
  • 60 gr de azúcar
  • 120 ml de leche
  • 180 gr de mezcla para tortitas
  • 4 claras de huevo 

Elaboración:

Batimos las yemas de huevo y le añadimos el azúcar, mezclamos bien y agregamos la leche y la mezcla de tortitas. Lo batimos bien para eliminar cualquier grumo y reservamos.

Por otro lado vamos a montar las claras de huevo al punto de nieve, este paso es muy importante porque es lo que hará que nuestros pancake queden esponjosos. Una vez que tenemos las claras montadas las añadimos al resto de la mezcla con movimientos lentos circulares y ascendentes para que la masa se oxigene y no pierda el volumen.

pancake japones

En una sartén antihaderente colocamos dos moldes de anilla circulares de 9 cm de diámetro y al menos otros 8 cm de profundidad. Añadimos la mezcla hasta la mitad del molde porque a medida que se vaya haciendo poco a poco irá subiendo. Los tapamos y dejamos que se vayan habiendo a fuego lento durante 10 minutos. Pasado este tiempo ayudándonos de unas pinzas para sujetar el molde y de una espátula les damos la vuelta y dejamos que se hagan por el otro lado durante 5 minutos más.

Para servirlos los decoraremos con fruta fresca, en este caso he utilizado fresas, pero también podéis utilizar algún otro fruto rojo como la frambuesa o el arándano. Además podéis regarlos con sirope de arce. 

Espero que os gusten!