ENSALADA JAPONESA DE COL KALE

ensalada col kale

Últimamente estoy cambiando mi dieta hacía una ingesta de alimentos más sostenible, con esto quiero decir que estoy aumentando el número de vegetales en mi dieta - además de ser vegetales de proximidad, lo cual es bastante importante- y dejando a un lado cualquier tipo de carne y lácteos. Quiero recomendaros un documental muy chulo que se llama "Food Choices".

En este documental nos hablan del impacto que los alimentos que elegimos comer tienen en la salud de las personas, la salud de nuestro planeta y en las vidas de otras especies vivas. También se discuten varios conceptos erróneos sobre los alimentos y sobre algunos tipos de dieta, ofreciéndonos una perspectiva sobre estos temas bastante interesante. Es 100% recomendable si como yo, os importa la salud de nuestro planeta y el bienestar de los seres vivos que nos rodean.

En fin, que si cada persona cambiase su dieta a una basada en vegetales, solucionaríamos algunos de los problemas graves con los que tendremos que lidiar en un futuro cercano.

Así que aquí os dejo una receta vegetariana con un toque japonés que es muy sencillita de preparar, muy rica y buena para nuestra salud. Ensalada de col kale o con rizada.

La col kale es un alimento con muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo, entre ellas destaca su bajo valor calórico debido a que posee una elevada proporción de agua en su composición, su riqueza en minerales, calcio, hierro en altas proporciones, magnesio, potasio y zinc además de un alto contenido proteico de aproximadamente 10% con un inferior aporte de hidratos y alrededor de 3% de fibra. Un super alimento!

Allá va la receta!

Ingredientes para 3-4 personas:

  • 8 hojas de col kale, sin los nervios duros del centro
  • 1 cucharada de semillas de sésamo machacadas
  • 1 cucharada de salsa de soja clara
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo

Echamos la col rizada en una cazuela y añadimos 50 ml de agua. Tapamos y hervimos a fuego lento durante 4 minutos y escurrimos.

Colocamos la col en el plato donde vayamos a servirla y añadimos el resto de ingredientes del aliño. Puede servirse fría o caliente, pero preferiblemente fría y como acompañamiento.