ALBÓNDIGAS COREANAS

albondigas coreanas condospalillos

El ingrediente clave para esta receta de albondigas coreanas en la salsa gochujang.

Es una salsa picante muy utilizada en la cocina coreana, sobre todo para condimentar platos. Se trata de una pasta fermentada a base de chiles rojos en polvo. Se elabora de forma tradicional en recipientes de barro sellados en los que se almacena la pasta de chiles y se deja fermentar durante años.

La pasta gochujang contiene una base de arroz glutinoso, granos pulverizados de soja y bastante chile en polvo. Menos frecuente es la adición de jujube, cebada y calabaza. Se emplea como condimento habitualmente en los Jjigae coreanos. A veces se marina carne y se emplea como condimento de platos como el naengmyeon y el bibimbap.

En esta receta las albondigas se glasean con una salsa dulce a base de miel y gochujang. Es un plato perfecto como aperitivo.

Ingredientes:

  • 400 gr de carne de ternera picada

  • 3 cucharadas de harina de maíz (maicena)

  • 1 cucharada de harina de trigo

  • 1/2 cucharadita de jengibre recién rallado

  • 1/2 cucharadita de sal

  • 1 cucharada de vino de arroz

  • Aceite para freír

  • un puñado de cacahuetes picados asados o cualquier nuez que elijas

Para la salsa:

  • 1 cucharada de aceite vegetal

  • 2 dientes de ajo, finamente picados

  • 2 cucharadas de pasta de chile coreano (gochujang)

  • 1 cucharada de ketchup

  • 1/2 cucharada de mayonesa

  • 3 cucharadas de miel

Instrucciones:

Mezclar la carne de ternera picada con la maicena, la harina, el jengibre, la sal y el vinagre de arroz. Mezclar bien todos los ingredientes y reservar.

Para hacer la salsa, calentar 1 cucharada de aceite en una sartén a fuego medio. Agregar el ajo y cocinar hasta que esté dorado, pero sin quemarlo. Una vez dorado agregar el resto de los ingredientes de la salsa a la sartén y mezclar bien. Llevar a ebullición y dejarla espesar durante aproximadamente 1 minuto. Reservar.

En una sartén profunda o wok calentar bastante aceite para que cubran las bolitas de carne. La temperatura debe ser de alrededor de 160-170˚C.

Con la carne hacemos bolitas del tamaño de un bocado y las freímos hasta que estén ligeramente doradas. Una vez fritas las colocamos en un plato sobre de papel de cocina para que pierdan el exceso de aceite y las añadimos a la sartén junto con la salsa. Las mezclamos bien para que se cubran con la salsa de manera uniformemente.

Por último las adornamos con cacahuetes picados. Las servimos calientes o a temperatura ambiente.

GALLETAS DE MANTEQUILLA Y FLORES DE CEREZO

GALLETAS DE FLOR DE CEREZO

Ya estamos en primavera y que mejor para celebrarlo que unas maravillosas galletas de mantequilla y flores de cerezo encurtidas en sal. Las flores las compré en el mercado de Tsukiji cuando estuve en Tokio, las vi y me parecieron super monas, al estar conservadas en sal aguantan bastante, hace un año ya de mi viaje y aun están perfectas.

Para utilizarlas en la cocina primero hay que ponerlas en remojo para eliminar la salinidad, pero aun así , estás aportan un toque salado a cualquier plato. En esta receta la sal realza el sabor de la mantequilla y el dulzor del azúcar y si a esto le sumamos el maravilloso sabor de las flores de cerezo, entonces tenemos un dulce bocadito de cielo con sabor a primavera japonesa.

Si os atrevéis a preparar las flores de cerezo encurtidas en casa aquí os dejo la manera de hacerlo:

Necesitaremos recoger cuidadosamente a mano las flores del árbol, lavarlas, escurrirlas y secarlas. Rociaremos sal sobre las flores (alrededor de 1 taza de sal por 10 tazas de flores) y les pondremos un peso encima. Al día siguiente, las exprimiremos y tiraremos el líquido de la salmuera, sumergiremos las flores en vinagre de ume (ciruela) y las dejaremos reposar durante aproximadamente 3 días. Finalmente, las dejaremos secar en una sola capa durante 3 días a la sombra o hasta que se sequen. Para conservarlas, las envasaremos en un frasco con sal (proporción de aproximadamente 1: 1). De esta manera, pueden mantenerse durante un año.

También podéis comprarlas online. Aquí en Barcelona no las he encontrado en ningún lado.

Ingredientes:

  • 113 g de mantequilla sin sal ablandada

  • 30 g de flores de cerezo encurtidas en sal

  • 120 g de harina de repostería

  • una pizca de sal

  • 60 g de azúcar glass

  • 1 yema de huevo grande

  • Azúcar cristalizada (Ver Notas)

Elaboración:

Cortar la mantequilla sin sal en trozos más pequeños (para que se ablanden más rápido). Es importante ablandar la mantequilla antes de comenzar.

Separar las flores de cerezo de la sal en 2 grupos: las que sean más bonitas para decorar las galletas y las que estén algo dañadas para añadir a la mas de las galletas, aprox. una cucharada.

Para eliminar la salinidad, remojar cada grupo de flores en agua (por separado) durante al menos 30 minutos. Exprimir el agua de las flores que vamos a añadir a la masa. Secar con papel de cocina para eliminar el exceso de agua. Luego picar las flores y reservar. Lo mismo para las que vamos a utilizar para decorar, las escurrimos y colocamos sobre papel de cocina, hay que colocarlas con cuidado, moldeando los pétalos para que al secarse queden bonitas. Una vez colocadas las cubrimos con otra hoja de papel de cocina y secamos suavemente. Reservamos.

Tamizar la harina de repostería y agregar la sal en el mismo tazón. En una amasadora o en un bol grande utilizando una batidora de mano, batir la mantequilla hasta que quede suave y cremosa.

Agregar la ½ taza de azúcar en polvo y mezclar hasta que esté suave y ligera. Añadir la yema de huevo y mezclar bien hasta que se mezclen.

Agregar gradualmente 1 taza de harina de pastel y mezclar hasta que la masa esté suave.

Añadir las flores de cerezo picadas y mezclar bien. Debido a que la masa seguirá estando demasiado blanda como para formar un cilindro, la dejaremos en el bol y la cubriremos con papel film para meterla en la nevera al menos durante una hora.

Una vez pasada la hora, formaremos con la masa un cilindro de alrededor de 4 centímetros de diámetro. Lo envolvemos en papel film y lo volvemos a meter en la nevera hasta que la masa este firme, por lo menos 2 horas.

Opcional: Para que la masa no pierda la forma cilíndrica por ninguno de los lados, podemos colocarla en un recipiente sobre una cama de arroz, así no se deformara por ningún lado.

Los siguiente es precalentar el horno a 175 grados y cubrir la bandeja con papel de hornear.

Cuando la masa ya este firme después de las dos horas de refrigeración, retirar la envoltura de plástico y luego envolver la masa con una servilleta de papel húmeda para que quede la masa se humedezca un poco.

En una bandeja espolvorear el azúcar blanco. Retirar la toalla de papel húmeda y rodar las masa sobre el azúcar para que esta se adhiera su superficie. Con un cuchillo afilado, cortar la masa en rodajas gruesas de 7 mm. Colocarlas en la bandeja para hornear, dejando aproximadamente 2,5 cm entre galleta y galleta. Presionar suavemente las flores de cerezo sobre cada galleta.

Hornear las galletas a 170 grados durante unos 15 minutos o hasta que el borde de las galletas comience a dorarse.

Retirarlas del horno y dejar enfriar sobre la bandeja unos 5 minutos. Luego transferir con cuidado a una rejilla y dejar enfriar completamente.

Si metemos las galletas en un recipiente hermético, se mantendrán durante al menos 4 días.

Si os gustan las flores de cerezo, también os gustará esta receta de pudín de flores de cerezo.

CURRY UDON SOUP CON CALABAZA A LA PLANCHA Y BERENJENAS.

CURRY UDON SOUP

El udon con curry puede encontrarse en todo Japón pero la sopa de udon con curry solo se encuentra en Hokkaido, la isla más al norte de Japón. Allí es un plato típico debido al frío extremo durante los meses de invierno. Habitualmente de sirve junto a una selección de verduras de temporada, las cuales se fríen o se asan a la parrilla.

La receta original incorpora la carne de cerdo en el caldo, pero yo he hecho una versión sin carne, no es vegetariana porque lleva caldo dashi con atún, pero para una versión vegana solo tendríamos que utilizar dashi vegetal.

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aceite de sésamo tostado japonés

  • 1 cebolla morada, en rodajas

  • 1 zanahoria, pelada y cortada en medias lunas de 1,5 cm de espesor.

  • 10 cm de longitud de daikon (rábano blanco gigante), pelado y cortado en medias lunas de 1,5 cm de espesor

  • 3 dientes de ajo, finamente picados

  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado

  • 2 cucharadas de curry japonés S&B

  • 1 cucharadita de shichimi togarashi (mezcla de 7 especias con sabor)

  • 2 litros (8 tazas) de dashi

  • 1 cucharada de salsa de soja

  • 80 ml (⅓ taza) mirin

  • 1 berenjena pequeña y firme

  • 300g de calabaza cortada en 4 rebanadas uniformes

  • 800 g de fideos udon frescos

  • 2 cebollas tiernas, finamente rebanadas

Calentamos 1 cucharada de aceite de sésamo en una olla grande y pesada a fuego medio- alto. Agregamos la cebolla y cocinamos removiendo regularmente durante 5 minutos o hasta que la cebolla esté suave y ligeramente dorada.

Agregamos el ajo, el jengibre, el curry y el shichimi togarashi a las cebollas y removemos hasta que desprendan su olor. Agregamos entonces el dashi, la soja y el mirin y removemos para que los ingredientes se mezclen bien. Por último añadimos las zanahorias y el daikon y dejamos hervir reduciendo a fuego lento y cocinando durante media hora.

Pasado este tiempo, colamos el caldo y reservamos el líquido.

Mientras tanto, cortamos la berenjena por la mitad y luego en medias lunas de 2 cm de espesor. Ponemos una sartén grande a fuego medio alto. Embadurnamos la berenjena y las rodajas de calabaza por ambos lados con el aceite de sésamo restante y cocinamos hasta que estén tiernas y ligeramente doradas, aproximadamente 2-3 minutos por cada lado para la berenjena y hasta 5 minutos por cada calabaza. Cubrimos para mantener el calor.

Cuando esté todo listo para servir, pondremos a hervir una olla grande de agua. Una vez el agua haya comenzado a hervir añadiremos los fideos udon y dejaremos cocer según las instrucciones del paquete. Ya cocidos los escurrimos y enjuagamos rápidamente con agua fría para eliminar el almidón. Por último los dividimos entre 4 tazones grandes.

Serviremos los fideos udon colocando las verduras a la plancha sobre estos y regándolos con el caldo de curry. Adornaremos cada tazón con la cebolleta picada y un poco de shichimi toragashi.

ALBÓNDIGAS TAILANDESAS EN HOJAS DE LECHUGA

albondigas tailandesas

Esta receta es el aperitivo perfecto. Las albóndigas tailandesas tienen una textura super suave gracias a la mezcla de carne de pollo y gambas. Su sabor es rico e intenso, rematado con el toque picante del chile y la textura crujiente de los cacahuetes.

Lo mejor es que pueden comerse con las manos, envolviéndolas en las hojas de lechuga y añadiéndole las verduras encurtidas y el cilantro. La salsa de chile dulce es el remate final para este maravilloso plato tailandés!

Ingredientes:

  • 1 zanahoria cortada en forma de noodles con un spirelli

  • 1 pepino pequeño cortado en forma de noodles con un spirelli

  • 80 ml de vinagre de arroz

  • 2 chalotas picadas

  • 40 gr de cacahuetes

  • 1/3 de taza de hojas de cilantro

  • 1 chile rojo fresco

  • 1 diente de ajo

  • 2 cucharaditas de jengibre picado

  • 500 gr de gambas crudas peladas

  • 400 gr de carne de pollo picada

  • 2 cucharaditas de salsa de pescado

  • 2 cucharadas de aceite de cacahuete

  • 1 cogollo de lechuga

  • cilantro fresco

  • salsa de chile dulce

  • lima

Combinamos la zanahoria, el pepino, el vinagre y una pizca de sal en un tazón pequeño y dejamos reposar.

En un procesador de alimentos colocamos la chalota, los cacahuetes, el cilantro, el chile, el ajo y el jengibre y batimos hasta que estén finamente picados. Seguidamente agregamos los langostinos, la salsa de pescado y volvemos a batir hasta formar una pasta.

Colocamos la carne picada en un tazón grande y añadimos la mezcla de gambas. Mezclamos bien y usando las manos hacemos bolas con la mezcla, las colocamos en un plato y las metemos en la nevera durante 30 minutos para enfriarlas.

Pasado este tiempo calentamos el aceite en una sartén grande a fuego medio. Cocinamos las albóndigas durante 5 minutos o hasta que estén cocidas. Reservamos

Por otro lado escurrimos la zanahoria y el pepino en vinagre, desechando el líquido. Cubrimos las hojas de lechuga con dos albóndigas cada una y la verdura encurtida. Espolvoreamos con semillas de sésamo y hojas de cilantro. Las servimos con salsa de chile dulce y rodajas de lima.

Para comerlas, las envolvemos en la lechuga y para adentro! Que aproveche.

LA COCINA COREANA EN JAPÓN

la cocina coreana en Japón

En la última década, Japón ha experimentado un "boom coreano" entre los jóvenes gracias a los artistas de K-pop, los K-dramas y la cocina coreana. Sin embargo, la relación entre Corea y Japón no es algo de ahora, son ya muchos los años y cada país influye en la comida y la cultura del otro.

En la antigüedad muchas prácticas tradicionales llegaron a Japón desde China a través de Corea. Ya en la era moderna, Corea fue anexionada por Japón y permaneció bajo el dominio japonés de 1910 a 1945 antes de recuperar su independencia. Durante ese tiempo, los militares japoneses que estuvieron destinados en Corea llevaron platos como el arroz al curry al estilo japonés y el tonkatsu. Del mismo modo, ingredientes coreanos como el mentaiko (huevas de abadejo picante) y el kimchi ganaron popularidad en Japón y en la actualidad están totalmente integrados en la dieta japonesa. Aunque muchos de los sabores se han modificado para el paladar japonés, volviéndose un poco más dulces y bastante menos picantes, estos alimentos aún son reconocidos en Japón como claramente coreanos.

Hoy en día, hay un gran número de "coreanos zainichi" o coreano-japoneses que han estado en Japón durante varias generaciones, de ahí que existan muchos lugares donde poder disfrutar de la cocida coreana en Japón. Algunas de las zonas más populares son el barrio Shin-Okubo de Tokio y el barrio Tsuruhashi de Osaka, pero incluso fuera de estos barrios, los restaurantes yakiniku (barbacoa japonesa) inspirados en la barbacoa de estilo coreano son prominentes en todo Japón. Además, muchos izakaya ofrecen platos coreanos como el kimchi y el "namul" en sus menús.

Estos son algunos de los platos coreanos más populares en Japón:

Korean Bbq (barbacoa coreana)

korean bbq

En la barbacoa coreana se sirven carne de ternera, cerdo y pollo que normalmente se marinan y luego se asan sobre una llama de carbón o gas. La carne a la parrilla se come típicamente junto a una amplia variedad de platos de acompañamiento llamados "banchan". La barbacoa de estilo japonés "yakiniku" se inspiró en la barbacoa coreana, aunque con algunas diferencias como que la carne no está marinada y que en la yakiniku la carne esta cortada en trozos mas pequeños. En la barbacoa japonesa la carne suele cortarse en trozos más finos y pequeños de un bocado -lista para comer- mientras que la barbacoa coreana pueden lanzarse a la parrilla trozos grandes de carne y luego cortarlos con una tijera cuando esté lista para comer.

Los restaurantes de barbacoa coreanos más auténticos usan palillos de estilo coreano, estos son de acero inoxidable, más cortos y de forma más plana, las puntas de los palillos tienen textura para poder coger mejor los alimentos.


Kimchi

El kimchi es uno de los alimentos coreanos más famosos del mundo, incluso declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El kimchi es un plato de verduras fermentadas picantes y su variedad más común se hace con col china, pero el kimchi, como los encurtidos tsukemono japoneses, se pueden hacer con casi cualquier vegetal, como con rábano, pepino o daikon. En Japón, el kimchi tiende a ser más dulce y menos picante que el kimchi en Corea.


Bibimbap

El bibimbap es un plato coreano muy popular de arroz cocido, cubierto con varias verduras y carne. Se sirve en un plato de piedra caliente y los ingredientes se mezclan rápidamente con una cuchara grande de acero inoxidable poco profunda hasta que estén tostados. El bibimbap es un plato coreano popular en Japón, tanto que incluso se puede encontrar en algunos restaurantes no coreanos, como en las cadenas japonesas de gyudon que ofrecen "bibin-don".


Bulgogi

bulgogi

Bulgogi es una variedad de barbacoa coreana muy popular en Corea. Se prepara con carne de ternera cortada en rodajas finas y marinada en una salsa de soja dulce.


Japchae

El Japchae es un plato de fideos de vidrio salteados que se comen en Corea durante los días festivos y celebraciones. Los fideos se elaboran con boniato y se saltean con carne y verduras en juliana, normalmente se come como un plato de acompañamiento.


Gimbap

gimbap

El Gimbap es un plato coreano similar a los maki sushi japoneses, y muy probablemente inspirada por ellos. Está hecho con arroz, verduras y carne envueltos en una lámina de alga nori y condimentados con aceite de sésamo. La principal diferencia entre los rollos de sushi japonés y gimbap es el uso de carne cocida, en lugar de pescado crudo.


Chijimi

pa-jeon

Conocida como "pajeon" en coreano, la versión japonesa "chijimi" es un rico pancake hecho con nira y otras verduras. Puede prepararse con mariscos o carne mezclados y se come con una salsa a base de soja y sésamo.


Seolleongtang

Seolleongtang

Seolleongtang (sopa de hueso de buey) es una sopa coreana que se hace hirviendo huesos de buey durante muchas horas hasta que el caldo se vuelve turbio y lechoso de la rica gelatina de ternera. Por lo general, se come en Corea durante el invierno, servido con arroz y kimchi.


Sundubu Jjigae

sundubu jigae

Sundubu-jjigae, a menudo conocido solo como "sundubu", es un guiso picante de tofu suave, verduras y pescado o marisco. Por lo general, se cocina y se sirve muy caliente en un recipiente de porcelana o cerámica de tamaño individual junto con arroz y numerosos acompañamientos banchan. Se le puede añadir un huevo crudo para escalfarlo en el caldo aún super caliente.


Hotteok

hotteok

El Hotteok es un plato de comida callejera muy popular en Corea. Se trata de un dulce panqueque relleno con una mezcla de azúcar morena, miel, canela y nueces picadas. En Japón no es común encontrarlo fuera de los distritos poblados por los coreanos como Shin-Okubo, por lo que si te encuentras con un puesto de comida en la calle hotteok, asegúrate de probarlo.













NAVIDADES ASIÁTICAS. LUBINA TAILANDESA AL VAPOR.

lubina tailandesa al vapor

Un buen pescado al horno tampoco puede faltar en una mesa navideña, así que hoy os propongo una receta diferente con un toque tailandés. Nuestra lubina la haremos al horno, pero la vamos a cocinar al vapor, así quedará mucho más jugosa, más adelante os contaré como hacerlo. La aderezaremos con hierbas aromáticas y cítricos. Para ello utilizaremos: jengibre, cilantro, cebolleta verde, chile y lemongrass. Además la regaremos con zumo de lima, un poco de aceite de sésamo y soja.

Con todos estos ingredientes obtendremos unos matices asiáticos sutiles y ricos para nuestra lubina, consiguiendo así un toque diferente en nuestro menú navideño.

Ingredientes:

  • 1 lubina de kilo y medio, sin escamas, destripada y sin agallas. (si es de pesca sostenible, mucho mejor)

  • 5 cebolletas

  • 1 chile rojo fresco

  • 1 varilla de lemongrass

  • 1 trozo de jengibre de 5 cm.

  • 1 manojo de cilantro fresco, (30 g)

  • 1 lima

  • salsa de soja baja en sal

  • aceite de sésamo

Primero marcamos la lubina por ambos lados a intervalos de 2 cm, cortando aproximadamente 1 cm de profundidad, luego la colocamos en una bandeja de cristal para el horno. Sazonamos ligeramente el interior y ambos lados del pescado.

Cortamos las cebolletas en tiras muy finas. Los chiles y el lemongrass en rodajas finas también. Pelamos y picamos el jengibre, por último picamos los tallos y las hojas de cilantro. Reservamos.

Mezclamos las cebolletas, el chile, el lemongrass, el jengibre, los tallos de cilantro y la mayoría de las hojas en un bol, con esta mezcla rellenamos la cavidad lateral de la lubina.

Exprimimos el zumo de limón sobre la lubina y añadimos a la bandeja las mitades de limón ya exprimidas. Regamos con un chorrito de salsa de soja, un poco de agua y cubrimos la bandeja con papel de aluminio lo más herméticamente posible.

Con el horno a 180 grados, cocinaremos la lubina durante media hora. Pasado este tiempo comprobaremos que está hecha y la sacaremos del horno.

Podemos servir el pescado sobre una una cama de arroz cocido, rociado con el jugo del fondo de la bandeja, un chorrito de aceite de sésamo y las hojas de cilantro restantes.

NAVIDADES ASIÁTICAS. YUDOFU CON HUEVAS DE SALMÓN.

tofu con huevas de salmón

Y seguimos con otra receta asiática para llenar nuestra mesa estas navidades. Hoy os propongo un platillo ideal como entrante o aperitivo, además muy fácil de preparar. Yudofu con huevas de salmón.

El yudofu es un plato ideal para días fríos como los de navidad. El tofu se cocina en un sabroso caldo a base de alga kombu, rica en umami. Al servirlo se le añade una salsa, hay varias que van muy bien con el tofu caliente, por ejemplo la salsa ponzu, la de sésamo o una salsa hecha con miso. La que he preparado para esta receta está hecha a partir de dashi, mirin, sake y salsa de soja, a esta salsa se le conoce como menstuyu.

Por último y como guarnición utilizaremos huevas de salmón, el sabor de las huevas junto con el caldo, complementa a la perfección el sabor del tofu.

Ingredientes para 8 personas:

  • 1 kilo de tofu firme

  • cebolleta

  • alga kombu

  • 1 cucharada de sake

  • un poco de sal

  • agua

Para la salsa:

Para la guarnición:

  • huevas de salmón (ikura)

Primero de todo limpiaremos bien el alga kombu con un trapo, procuraremos no lavarla con agua ya que el polvo blanco que cubre el alga es el que contribuye al sabor umami del caldo. Una vez limpia la dejamos en remojo en una cazuela con bastante agua durante 2 horas, o si tienes mucha prisa y no puedes esperar a que se remoje durante tanto tiempo, puedes ponerla  a cocer a fuego muy bajo para que no hierva durante 15 minutos.

Mientras prepararemos la salsa mezclando todos los ingredientes en un cazo a fuego medio durante 2 minutos hasta que el dashi se disuelva. Pasado el tiempo de remojo del alga, llevaremos el agua a ebullición a fuego medio y una vez que hierva añadiremos el sake y la sal, cuando vuelva a hervir añadimos el tofu en trozos y la parte verde de las cebolletas. Dejaremos cocer unos 10 minutos y serviremos muy caliente, cada trozo en un bol, añadiéndole salsa al gusto y las huevas de salmón sobre cada trozo.

*Todos los ingredientes utilizados en esta receta podéis encontrarlos en grandes superficies, tiendas asiáticas y tiendas online de productos asiáticos.


3 RECETAS JAPONESAS FÁCILES PARA HACER CON UNA ARROCERA

3 recetas fáciles para hacer en una arrocera

Son ya muchos años cocinando platos japoneses y en mi cocina el utensilio que más he utilizado en todo este tiempo ha sido mi arrocera. Al principio siempre cocía el arroz en una olla, sobre todo para preparar el arroz para sushi, algo que se convirtió en una obsesión. Conseguir el punto justo para cocer el arroz es un poco difícil, tienes que controlar muy bien los tiempos y la fuerza del fuego. Yo pensaba que la única forma de cocer el arroz correctamente era haciéndolo con el método tradicional en la olla, pero entonces descubrí que 90% de la población de Japón utiliza arroceras para cocer el arroz, así que me compré una y mi vida cambió, porque cocer arroz en una arrocera es lo mas práctico del mundo. Solo pones el arroz, el agua, le das a un botón y tachaaan!! consigues un arroz perfectamente cocido, sin estrés ni trabajo alguno.

Por si os interesa, yo utilizo una arrocera panasonic controlada por microordenador que es la bomba, os la recomiendo. Cuando compréis una arrocera mejor que el cierre sea de tapa con pulsador, de las que al cerrar hacen “click”. Hay otras muchas que tienen una tapa como las de las ollas, pero yo he probado algunas así y no van tan bien.

Además otra cosa que me gusta de las arroceras es que se pueden utilizar para cocinar otras muchos platos, además de cocer el arroz básico. En este post os propongo tres deliciosas recetas para preparar con vuestra arrocera:

KURIGOHAN

Ingredientes para 2-3 personas:

  • 125g (aproximadamente 5-6) castañas crudas en su cáscara

Para cocinar en la olla arrocera

  • 1 1/2 tazas (taza medidora de arroz) arroz blanco de grano corto o mediano

  • 1 1/5 tazas de agua.

  • 1 cucharadita mirin

  • 1/2 cucharadita de sal

Remojamos las castañas en agua caliente durante 30 minutos. Para pelarlas usaremos un cuchillo y haremos un corte alrededor de la castaña, comenzando desde la parte inferior, luego le quitaremos la cáscara dura y la piel.

Ponemos el arroz en el recipiente de cocción. Lo enjuagamos bajo el agua hasta que esta salga clara. Escurrimos bien el arroz y le añadimos el agua, el mirin y la sal.

Agregamos las castañas peladas y mezclamos bien. Cocinaremos el arroz hasta que esté listo. Si la arrocera es automática y salta antes de que el arroz esté listo volvemos a darle al modo cocción.

Cuando el arroz esté completamente hecho, abrimos la tapa y lo removemos para soltarlo y servir.

foto: Niki Nagata  (bananagranola)

foto: Niki Nagata (bananagranola)


TARTA DE SÉSAMO NEGRO

black sesame rice cooker cake

Ingredientes:

  • 1 taza de harina para todo uso (tamizada)

  • 4 huevos grandes (la clara separada de la yema)

  • 1/2 taza de azúcar

  • 1/3 taza de semillas de sésamo negro molidas

  • 4 cdas. leche de soja

  • 1/2 cucharada. aceite de sésamo

  • Extracto de vainilla al gusto.

  • Mantequilla (para cubrir la olla interior)

Engrasamos el interior de la olla de cocción ligera y uniformemente con mantequilla.

Batimos las claras de huevo en un tazón, agregando gradualmente el azúcar, hasta que estén bien mezcladas. Añadimos las yemas de huevo, el extracto de vainilla y batimos hasta que espese.

Mezclamos la harina, las semillas de sésamo negras molidas y la leche de soja. Añadimos el aceite de sésamo y mezclamos suavemente.

Ponemos la mezcla en la olla de cocción engrasada dando unos golpecitos en el fondo de la olla para liberar el exceso de aire. Colocamos la olla en la arrocera. Si la arrocera es automática simplemente iremos dándole al botón cuando vaya saltando, una y otra vez hasta que la tarta este hecha, alrededor de 45 minutos. Con un palillo de bambú la pincharemos para saber si está lista. Una vez cocida la retiramos de la arrocera y dejamos enfriar.


TAKIKOMI GOHAN

takikomi gohan

takikomi gohan

ingredientes para 4 personas:

  • 2 tazas de medida de la arrocera, de arroz de grano corto japonés sin cocer (2 tazas de la olla arrocera = 1 ½ taza = 360 ml)

  • 3 setas shiitake secas

  • 120 ml de agua

  • 85 gr de konnyaku

  • 20 gr de aburaage (tofu frito)

  • 60 gr de zanahoria de 3 pulgadas

  • 1 muslo de pollo deshuesado y sin piel

  • 350 ml de caldo dashi

  • 1 ½ cucharada de mirin

  • 1 ½ cucharada de salsa de soja

  • Mitsuba (perejil japonés) (o 1 cebolla verde)

Ponemos el arroz en un recipiente grande y bajo el chorro de agua del grifo lo vamos lavando con movimientos suaves y circulares utilizando las manos, hasta que el agua salga clara, repitiendo el proceso unas 4 o 5 veces más o menos.

Una vez lavado lo dejaremos en agua durante 30-60 minutos. Esto ayudará al arroz a absorber el sabor de los condimentos más adelante, además quedará más tierno y jugoso. Colamos el arroz y lo escurrimos por completo durante al menos 15 minutos. Por último ponemos el arroz en la arrocera.

Mientras tanto, preparamos los otros ingredientes. Ponemos en remojo 3 setas shiitake secas en ½ taza de agua durante 15 minutos. Colocamos un tazón más pequeño encima para mantener las shiitake sumergidas en el agua.

En una cacerola pequeña, ponemos a hervir 2 tazas de agua. Añadimos ⅓ del konnyaku y cocinamos durante 1 minuto para deshacernos del olor. Transferimos el konnyaku a un plato para que se enfríe. Agregamos el aburaage a la misma olla de agua y cocine durante 1 minuto. Esto elimina el exceso de aceite. Ponemos el aburaage a un plato para que se enfríe y desechamos el agua.

Tanto el aburaage, como el konnyaku podemos comprarlos online o en tiendas asiáticas.

Cortamos la zanahoria en diagonal y en rodajas finas, luego cortaremos las rodajas en juliana o piezas más pequeñas. También el aburaage y el konnyaku en pequeñas tiras delgadas.

Cortamos el muslo de pollo en trozos de 2 cm. Escurrimos las setas shiitake y reservamos el agua donde las hemos tenido en remojo, a este agua se le llama shiitake dashi. Retiramos el tronco y las cortamos en rebanadas finas.

Volvemos a colar el Shiitake Dashi en un recipiente con un colador de malla fina para eliminar las partículas sucias. Reservamos.

Ayudándonos de una taza medidora, añadimos a la arrocera 350 ml de dashi, el resto de ingredientes y los condimentos

Importante, NO mezclar el arroz con los ingredientes. El arroz no podrá absorber suficiente agua para cocinarse y terminará con una textura dura. Así que iremos añadiendo los ingredientes de más duros a más tiernos. Sin mezclar, empezamos a cocinar el arroz.

Una vez que el arroz haya terminado de cocerse, usaremos una paleta para revolver el arroz y las verduras y así distribuir los ingredientes de manera uniforme. La parte inferior del arroz se carameliza ligeramente, y esta parte se llama Okoge y es especialmente sabrosa.

Serviremos el arroz caliente o a temperatura ambiente. Lo espolvorearemos con mitsuba picada o cebolla verde en la parte superior.


MUSHIN PAN. PASTELITOS DE TÉ MATCHA AL VAPOR

matcha-steam-cake-3.jpg

A estos pastelitos al vapor en Japón se les llama Mushi Pan (蒸 し パ). El mushi pan es un pastel ligero, esponjoso y suave. Como su nombre indica, se cuece al vapor en lugar de hornearse, y se tarda menos de 20 minutos en prepararse desde el principio hasta el final.

Los pasteles al vapor japoneses están hechos con ingredientes muy simples: harina, levadura en polvo, huevos, leche, azúcar y aceite.

Después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a importarse una gran cantidad de harina de trigo de los EE. UU y los japoneses comenzaron a comer más pan. Casi al mismo tiempo, los pasteles al vapor comenzaron a aparecer en las cocinas japonesas. Como el azúcar era caro en ese entonces, los japoneses incluían pequeños trozos de batatas japonesas -satsumaimo- para endulzar los pasteles. Los mushi pan de satsumaimo siguen siendo el sabor más popular a día de hoy en Japón.

Los pastelitos al vapor que hoy os presento son de té matcha, un sabor que me encanta. ¿Os animáis a prepararlos?

Ingredientes para 4 pastelitos:

  • 100 gr de harina de trigo

  • 2 cucharaditas de té matcha

  • 1 cucharadita de levadura

  • 1 pizca de sal

  • 60 gr de azúcar

  • 80 ml de leche de almendras

  • 1 huevo

Por un lado, mezclamos en un bol la yema del huevo junto con la leche y batimos, añadimos el azúcar y volvemos a mezclar. Reservamos.

Por otro lado montamos a punto de nieve la clara del huevo. Reservamos.

En un bol ponemos la harina junto con el té macha, la levadura y la sal, mezclamos todos los ingredientes y los tamizamos ayudándonos de un colador. Lo añadimos a la mezcla de huevo y leche y mezclamos bien con una espátula para eliminar cualquier grumo. Por último, poco a poco, añadimos el merengue. El merengue es lo que le dará al pastelito una textura más esponjosa, así que lo iremos mezclando suavemente para conservar el aire que hemos conseguido montando la clara.

Ponemos la mezcla en cápsulas de papel para muffins, pero antes pondremos cada cápsula dentro de algún recipiente de cristal o cerámica, como una taza o un pequeño bol, todos del mismo tamaño. Así los pastelitos no perderán la forma al cocerse.

Para cocer los pastelitos utilizaremos una olla con agua y una rejilla para cocer al vapor. Si queréis también podemos utilizar una arrocera.

Ponemos la olla con agua al fuego, con la rejilla dentro y la tapa envuelta en un trapo de cocina para que el vapor no se pierda. Una vez que el agua comience a hervir la apartaremos del fuego y pondremos nuestros recipientes con la masa sobre la rejilla dentro de la olla, la taparemos y volveremos a poner al fuego, una vez comience el agua de nuevo a hervir, dejaremos los pastelitos 13 minutos cociendo.

Pasado este tiempo, pincharemos cada pastel con un palillo de bambú, si el palillo sale limpio es que están listos.

Por último los sacamos de la olla para que se enfríen y desmoldamos.

11 PLATOS JAPONESES DE ORIGEN CHINO

platos japoneses de origen chino

Para muchos occidentales, los dim sum son unas pequeñas empanadillas chinas que se sirven al vapor. Pero en China el dim sum además es un popular brunch de fin de semana en el que los camareros de este tipo de restaurantes van de un lado a otro del local con carros de vaporeras de bambú llenas de sabrosos y dulces platos. Podemos encontrar locales de dim sum en Japón gracias a la popularidad del chuka ryori o la comida china de estilo japonés. Los restaurantes japoneses de dim sum más pequeños tienden a servir menús teishoku ya preparados, mientras que los restaurantes más grandes a menudo permiten que los comensales realicen sus pedidos a la carta.

Estos son algunos de los platos de origen chino más populares en Japón:

Shumai

Receta  Shumai aquí

Los shumai japoneses son empanadillas al vapor hechas con carne de cerdo y gambas. Se basan en el dim sum “shao mai”, tradicionalmente chino. La masa se envuelve alrededor de la carne picada como una bolsa que se abre ligeramente en la parte superior. Los shumai se pueden rematar con huevas de pescado o con un solo guisante verde. Podemos mojarlos en salsa de soja o aceite de chile con ajo.

Harumaki

foto y receta:  Just one cookbook

foto y receta: Just one cookbook

Los harumaki o rollitos de primavera fritos, son el equivalente japonés del chino chunjuan -el rollito de primavera de toda la vida- plato super popular de dim sum. Están rellenos con una mezcla de verduras y un poco de carne picada.

Gyoza

Receta  Gyoza aquí

Las gyoza, son muy similares a los “gaau ji” chinos. Llegaron al Japón de la posguerra cuando los soldados regresaron a casa desde Manchuria y trataron de recrear las deliciosas empanadillas que habían comido allí. Estas tienen forma de media luna y contienen una mezcla de carne de cerdo, col y puerro. Se cuecen al vapor en la sartén con un poco de agua antes de freírlas para dar a la envoltura de la masa una textura suave pero crujiente.

Leer: Guía completa de variedades de gyoza

Nikuman

nikuman

Los Nikuman son bollos redondos al vapor, basados en los bollos de cerdo chinos “cha siu bao”. Sin embargo, tienen algunas diferencias. Los nikuman japoneses tienden a tener una masa más fina y esponjosa y están rellenos de carne de cerdo y verduras, mientras que el cha siu bao tiene una textura más consistente y gruesa y están rellenos de carne de cerdo asada aderezada con una salsa espesa y dulce.

Recientemente en Japón, algunos sabores “bastante especiales” han ido ganando popularidad, como el nikuman de curry verde tailandés o el relleno de pizza con queso.

Ebi chili

ebi chili

El ebi chili, es uno de los platos más famosos del chuka ryori, fue inventado por un chef chino en Japón que buscaba dar a los clientes del restaurante una muestra de la cocina típica de Sichuan. El ebi chili esta basado en un plato llamado gan shao xia, o langostinos en salsa agridulce. La versión japonesa consiste en langostinos empanados en una salsa de chile dulce y salsa de tomate. El perfil de sabor del plato japonés es más dulce que el de la cocina de Sichuan y mucho menos picante, esto ayudó a popularizarlo entre los japoneses durante los años 50 y 60.

Nagasaki Kakuni Manju

En la prefectura de Nagasaki, los estilos de cocina china y japonesa se han unido para crear una serie de platos de fusión, incluyendo el nagasaki kakuni manju, una famosa comida local. Los manju de Kakuni son bollos de cerdo japoneses similares en algunos aspectos a los nikuman. La diferencia entre ambos es que el nagasaki kakuni manju no es redondo, su masa se dobla por la mitad alrededor de un tierno trozo de buta kakuni -panceta de cerdo japonesa estofada- similar al “hong shao rou” muy popular en Shanghai o a los bao taiwaneses.


Sopa Wonton

Los wontons se parecen mucho a las gyoza, pero estos se cuecen y se sirven en caldo. La masa se dobla en una forma triangular o en forma de flor en lugar de la forma de media luna. Además, estos tienen una masa más fina y delicada, y están rellenos con carne de cerdo y gambas.

Yakisoba

Los yakisoba son la versión japonesa de los “chow mein” chinos, siempre con algunas diferencias, claro. Los yakisoba se hacen con fideos cocidos salteados con carne de cerdo y col se aderezan una salsa yakisoba a base de soja, fruta y salsa worcestershire. Por el contrario los Chow mein se hacen con fideos frescos salteados con carne o mariscos, bok choy y salsa de soja china, que tiene un sabor menos salado que la salsa de soja japonesa.

Custard-man (bollos de natillas al vapor)

bollo de natillas al vapor

Contrariamente a lo que pueda parecer, custard-man no es un superhéroe japonés que extrae sus poderes de las natillas. Man (pronunciado "mahn") es la abreviatura de manju, la palabra japonesa para cualquier tipo de bollo cocido al vapor, basada en las tradicionales bolas de bao. Con Custard-man nos referimos a unos bollos chinos rellenos de natillas al vapor, llamados “lai wong bao” o a veces, “nai wong bao”. Estos deliciosos dulces tienen un maravilloso aroma a leche y yema de huevo. La mayoría están disponibles en restaurantes especializados en dim sum en los barrios chinos de Japón (ubicados en Yokohama, Nagasaki y Kobe), o en tiendas de conveniencia locales.

Tartas de huevo

hong-kong-egg-tarts

Las tartas de huevo chinas, o “daan taat”, son pasteles de dim sum elaborados con una base de hojaldre similar a la de una tartaleta y con un relleno a base de huevo muy cremoso. Se pueden encontrar en los distritos de Chinatown de Japón con el nombre de dan-ta o eggu taruto, pero la variedad japonesa de este pastelito está más influenciada por las tartas de crema portuguesas, que son más parecidas a las natillas que a las tartas de huevo chinas y por lo tanto saben menos a huevo.

Goma Dango

goma dango

Los goma dango japoneses son pequeñas bolas de arroz fritas -mochi- , rellenas con una pasta de judías rojas -azuki- semidulce y cubiertas con semillas de sésamo tostadas. Estos dulces tienen su origen en el tradicional dulce chino de dim sum llamado “jian dui”, a menudo se venden en festivales al aire libre o durante todo el año en los distritos de Chinatown de Japón.

KABOCHA KOROKKE

KABOCHA KOROKKE

En 1887, la croqueta francesa fue introducida en Japón. Se cree que las korokke con puré de patatas fueron inventadas porque la tecnología de procesamiento de lácteos no se había popularizado aun en Japón en esa época.

Las korokke son un plato tan popular en Japón que hay pequeñas tiendas donde son todo lo que venden, también están disponibles en tiendas de conveniencia -los omnipresentes konbini- y supermercados. Muchas carnicerías las venden recién fritas para los clientes.

Podemos encontrarlas en una gran variedad de sabores: con verduras, carne picada o marisco. En algunas partes de Japón tienen su propia variedad de korokke con los ingredientes locales más representativos de la región.

Las korokke son aderezadas con un tipo de salsa llamada tonkatsu, siempre la encontraremos en la mesa o barra del local donde las sirvan.

Ya sabemos que los japoneses dan mucha importancia a la etiqueta a la hora de comer, si comemos las korokke en un restaurante, utilizaremos los palillos para cortarla en trozos del tamaño de un bocado para comerlas. Menos elegante, también es aceptable coger la pieza entera con los palillos y tomar un mordisco. Si por el contrario la compramos en un puesto ambulante, las korokke vendrán envueltas en un papel, así que podremos comerlas con las manos.

Para esta receta vamos a utilizar calabaza, en Japón llamada kabocha. Las kabocha korokke son muy populares, esta variedad podemos encontrarla en cualquier tienda o restaurante.

Ingredientes para 2 personas:

  • 500 gr de calabaza

  • 1 cucharadita de aceite

  • 250 gr de ternera picada

  • 1/2 cebolla picada

  • 1/2 cucharadita de sal

  • pimienta negra al gusto

  • harina

  • huevo

  • panko

  • aceite para freír

  • salsa tonkatsu

En primer lugar pelamos y cortamos en dados la calabaza. en una olla con agua hirviendo la ponemos a cocer hasta que esté blanda. Una vez blanda la machacamos con un tenedor hasta conseguir un puré.

Por otro lado en una sartén salteamos la carne de ternera con un poco de aceite, cuando la carne se dore añadimos la cebolla bien picada y volvemos a saltear durante unos minutos hasta que la cebolla se vuelva transparente, salpimentamos.

Una vez lista la cebolla y la carne la mezclamos con el puré de calabaza y dejamos enfriar.

Cuando la mezcla esté fría la dividimos en 8 partes y con estas hacemos bolas. Dejamos las bolas en la nevera durante al menos una hora para que la masa se compacte.

Pasado ese tiempo las cubrimos con harina, las pasamos por huevo batido y luego las rebozamos con panko.

En una sartén profunda con bastante aceite y con este muy caliente, freímos las korokke hasta que estén doraditas y finalmente, las servimos con un poco de salsa tonkatsu.

MIE GORENG

receta fideos indonesios mie goreng

Podría comer fideos a diario durante toda mi vida y sería feliz, los fideos son vida! Los mie goreng son fideos fritos al estilo indonesio y uno de mis platos favoritos. Mie goreng significa literalmente “fideos fritos”. Lo que hace especiales a estos fideos y los diferencia de cualquier otro fideos frito es su salsa. El sabor característico de los mie goreng proviene de la salsa kecap manis, un tipo de salsa de soja indonesia super dulce y pegajosa, casi parecida a la melaza. Super adictiva.

Durante el tiempo que viví en Indonesia y Malasia pude disfrutar casi a diario de este maravilloso plato, recuerdo que a veces los comía hasta para desayunar. A los fideos se les puede añadir: huevo, brotes de soja, gambas, tofu, carne, cebolleta…es un plato muy versátil.

¿Queréis conocer la receta de estos maravillosos fideos?

Ingredientes para 2 personas:

  • 220 gr de gambas crudas y peladas

  • 2 tazas de brotes de soja

  • cilantro

  • chalotas fritas

  • 2 dientes de ajo

  • 1 lima

  • 4 huevos

  • 450 gr de fideos de huevo

  • sal y pimienta

Para la salsa:

  • 1 cucharadita de salsa de chile

  • 3 cucharadas de kecap manis (salsa de soja indonesia)

  • 1 cucharada de ketchup

  • 1 cucharada de salsa de ostras

  • 1 cucharada de salsa de soja oscura

Elaboración:

En una olla con agua hervimos los fideos siguiendo las instrucciones del paquete; una vez cocidos los colamos y enfriamos bajo un chorro de agua fría. Una vez enfriados los reservamos.

En un wok calentamos aceite a fuego alto, cuando comience a humear añadimos el ajo, antes de que comience a dorarse añadimos las gambas, salteamos sin dejar de remover.

Añadimos los fideos y salteamos durante unos minutos, seguidamente añadimos los ingredientes de la salsa y removemos para que los fideos se impregnen de esta. Añadimos los brotes de soja y seguimos salteando durante 2 minutos. Apartamos del fuego.

En otra sartén freímos los huevos.

Para servir los fideos, los colocamos en un plato, junto un huevo, un poco de chalota frita, cilantro y lima.

10 PLATOS JAPONESES IDEALES PARA IR DE PICNIC

10 platos japoneses ideales para ir de picnic

Las cajas bento son ideales para ir de picnic y además son fáciles de compartir. Los alimentos que metemos en nuestros bentos se eligen específicamente por su capacidad para mantenerse bien a temperatura ambiente durante todo el día, lo que los convierte en una opción perfecta para cualquier picnic. En este post os doy una lista de platos japoneses perfectos para disfrutar al aire libre. ¿Qué mejor forma hay para disfrutar de la naturaleza que disfrutando de deliciosa comida japonesa, una botella de mugicha y algunos amigos?

EDAMAME

edamame

Los edamame son vainas de soja que se cuecen al vapor y ligeramente saladas para una merienda saludable que es tan divertida de compartir como una bolsa de cacahuetes sin cáscara. Si bien están disponibles congelados durante todo el año, es mejor disfrutarlos en verano en su máxima frescura cuando se pueden encontrar en los supermercados, a menudo aún en el tallo, y como aperitivos en izakaya y restaurantes japoneses tradicionales.


KARAAGE

El pollo frito es comida de picnic por excelencia para muchas culturas y Japón no es una excepción. El pollo frito al estilo japonés -llamado "kara-age"- está hecho con pedazos de pollo marinados en salsa de soja y jengibre y rebozados en fécula de patata antes de freírlos. Comúnmente se come con mayonesa japonesa y un toque fresco de limón.


REI SHABU

pincha aquí para ver la  receta de rei shabu

pincha aquí para ver la receta de rei shabu

Rei-shabu es un plato frío de carne de cerdo en rodajas finas, ligeramente cocido a fuego lento en caldo shabu shabu, enfriado y servido con un aderezo de salsa ponzu o de salsa de sésamo (las dos salsas de inmersión principales utilizadas para el shabu shabu). Es una forma perfecta de disfrutar este delicioso plato de invierno durante el calor del verano.


TAMAGOYAKI

Una comida de picnic muy popular en Japón es el Tamagoyaki, una tortilla enrollada al estilo japonés, aderezada con dashi y un poco de azúcar para conseguir un sabor más rico y ligeramente más dulce que las tortillas de estilo occidental. El tamagoyaki nunca puede faltar en las cajas bento, ideales para ir de picnic.


KOROKKE

Las Korokke son croquetas de patata al estilo japonés, hechas con una mezcla de puré de patatas con forma redonda o ovalada, empanadas con panko y fritas. Además del relleno estándar de patata, en Hokkaido las korokke también pueden contener un relleno de bechamel con cangrejo, pollo o una mezcla de carne picada.


ENSALADAS JAPONESAS

La cocina japonesa incluye muchos platos de ensaladas y guarniciones a base de vegetales como la goma-ae, con aderezo de sésamo; la ohitashi, verduras escaldadas aderezadas con salsa de soja y la namasu, daikon rábano y zanahoria encurtidas.

También está la ensalada de patatas, una plato muy de picnic occidental que ha sido adoptada también como un plato de picnic en Japón. Elaborada con mayonesa japonesa y un poco de azúcar, el sabor ha sido modificado al paladar japonés para darle un sabor ligeramente más dulce que la ensalada de patata al estilo occidental, puede incluir trocitos de jamón, pepino y maíz troceados.


ONIGIRI

Las bolas de arroz de Onigiri son un artículo favorito de la lonchera en Japón y una comida de picnic popular. Se elaboran formando arroz salado caliente en forma de bola, cilindro o triángulo con un envoltorio opcional de algas marinas tostadas. Los empastes comunes incluyen copos de salmón salado, ume (ciruela en escabeche) y ensalada de atún.


INARIZUSHI

El inarizushi es un tipo de sushi del oeste de Japón, consiste en bolsas de tofu frito llamadas "abura-age" rellenas con arroz de sushi. Se mantiene bien a temperatura ambiente porque no incluye pescado crudo, lo que lo convierte en una excelente opción para las comidas campestres.


HIYA-YAKO

Hiya-yakko es un plato de cremoso tofu de seda que se sirve frío con un aderezo ligero de salsa de soja. Por lo general, se adorna con jengibre recién rallado, cebolletas en rodajas y escamas de pescado bonito.


MUGICHA

MUGICHA

El mugicha frío es una bebida japonesa muy popular en verano ya que se cree que previene de los efectos del agotamiento por calor. Se elabora remojando la cebada tostada en agua, lo que da como resultado un té sin azúcar y sin cafeína muy saludable y refrescante.



JAPCHAE. FIDEOS COREANOS DE BONIATO

receta chapjae condospalillos

El japchae es un plato de fideos de apariencia cristalina, salteados con verduras y con un toque dulce, es un plato muy popular en la cocina coreana. El Japchae se prepara típicamente con dangmyeon, un tipo de fideos grises, semi transparentes, masticables y elásticos hechos de almidón de boniato. También se los conoce como "fideos de vidrio", "fideos de celofán" o "fideos de boniato".

El surtido de verduras que se utilizan para el japchae puede variar, como ingredientes típicos tenemos: zanahorias, espinacas, cebollas y cebollinos. Las setas que comúnmente se utilizan son las oreja de madera, las shiitake y las setas de ostra. Tanto la carne de ternera como la de cerdo se usan comúnmente para el japchae. Cada ingrediente se sofríe por separado antes de mezclarlo con los fideos y se sazonan con salsa de soja, azúcar y aceite de sésamo.

En su día el japchae fue un plato de la realeza, a día de hoy es un plato que nunca puede faltar en cualquier celebración tradicional. Es un plato fácil de prepararque puede servirse caliente, a temperatura ambiente o frío y que también puede comerse recién hecho o el día siguiente.


Ingredientes para 4 personas:

  • 1/4 de taza de salsa de soja

  • 2 cucharadas de miel

  • 230 gr de fideos de boniato

  • 120 gr de espinacas

  • 1 cucharada de aceite vegetal

  • 1 taza de cebolla picada en juliana

  • 2 dientes de ajo

  • 6 setas shiitake

  • 1/2 taza de zanahoria

  • 2 cebollinos

  • 1 cucharadita y media de aceite de sésamo

  • semillas de sésamo

Elaboración:

Poner una cacerola grande con agua con sal a hervir a fuego alto. Agregar los fideos, importante remover para separarlos. Los coceremos de acuerdo a las instrucciones del paquete. Una vez cocidos los escurrimos en un colador y los enjuagamos con agua fría hasta que se enfríen. Con los fideos todavía en el colador, los rociamos con 2 cucharaditas de aceite de sésamo y removemos para para que se impregnen del aceite uniformemente; reservamos.

Mezclamos la salsa de soja y la miel en un tazón pequeño hasta que la miel se haya disuelto; reservamos.

Calentamos el aceite en una sartén grande a fuego medio. Agregamos las zanahorias, la cebolla, la sal y la pimienta. Cocinamos, removiendo, hasta que la cebolla se haya ablandado, aproximadamente 8 minutos. Agregamos los champiñones y el ajo, cocinamos hasta que los champiñones estén tiernos, aproximadamente 3 minutos.

Subimos el fuego a medio alto. Agregamos la espinaca. Dejamos cocer hasta que se ablanden ligeramente, aproximadamente 1 minuto. Agregamos los fideos reservados y la mezcla de salsa de soja, mezclamos y cocinamos aproximadamente de 2 a 3 minutos. Retiramos la sartén del fuego, agregamos las 2 cucharaditas restantes de aceite de sésamo tostado. Comprobamos que están bien de sal y pimienta y rectificamos si fuera necesario. Servimos espolvoreando con el cebollino y las semillas de sésamo. Servir inmediatamente.

BROWNIE DE MISO ROJO Y CHOCOLATE

red miso chocolate brownie

Me declaro una amante confesa del miso en todas sus variedades y usos. Pero bien es cierto que nunca habría pensado en incluirlo en un dulce hasta que vi una receta de galletas que una amiga subió a instagram. Hasta entonces para mi el miso solo tenía uso en sopas, salsas y salteados, por lo cual ha sido mas que una grata sorpresa, ha sido toda una revelación.

Por lo general el dulce y el salado siempre son una combinación ganadora, así que ¿por qué no probar a hacer un brownie con miso rojo? Me preocupaba un poco que el intenso sabor del miso eclipsara al resto de sabores pero sorprendentemente combina a la perfección con el chocolate!! El umami del miso aporta profundidad e intensifica su sabor. También hace que la textura sea mas suave y cremosa que la del clásico brownie.

Yo he utilizado un miso rojo de trigo artesanal que le compré en mi viaje a Tokyo a una señora muy maja, pensé que era perfecto porque de repente huele a frutas y tiene un matiz dulce muy pronunciado, además de mucho cuerpo, la verdad es que fue un acierto comprarlo y sobre todo utilizarlo en esta receta.

Por supuesto podríais utilizar también miso blanco ya que este también es dulce.

No voy a decir nada mas porque lo que en realidad quiero es que probéis a hacer esta receta, a mi me ha encantado y estoy segura de que a vosotros también os encantará!

Ingredientes:

  • 200 gr de chocolate negro

  • 250 gr de mantequilla

  • 265 gr de azúcar moreno

  • 90 gr de miso rojo

  • 4 huevos

  • 200 gr de harina

  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

  • 2 cucharaditas de cacao

  • 1/2 cucharadita de levadura

Elaboración:

Precalentar el horno a 160 grados. En un bol al baño maría colocamos el chocolate y la mantequilla troceados para que se derritan. Una vez se hayan derretido dejaremos que la mezcla se enfríe un poco. Por otro lado en otro bol añadimos el azúcar, los huevos, el miso y el extracto de vainilla, mezclamos bien todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea, añadimos entonces el chocolate con la mantequilla y volvemos a mezclar.

En otro bol añadimos la harina, la levadura y el cacao, mezclamos y añadimos a la mezcla de chocolate y huevos.

En un recipiente cuadrado para horno de al menos 20 cm -el cual previamente hemos engrasado con mantequilla- vertemos la mezcla de nuestro brownie y horneamos durante 40 minutos. Pasado este tiempo -para comprobar que está listo- pinchamos en el centro con una varilla o palito de bambú, si al pasar los dedos por la varilla la mezcla que queda adherida a esta está húmeda y forma una bola cuando la frotamos con los dedos juntos es que el brownie está listo.

Si queremos un brownie mas consistente podemos seguir horneándolo 10 minutos mas.

Una vez nuestro brownie esté listo, lo dejaremos enfriar y para servirlo lo cortamos en cuadrados que espolvorearemos con cacao.