MUSHIN PAN. PASTELITOS DE TÉ MATCHA AL VAPOR

matcha-steam-cake-3.jpg

A estos pastelitos al vapor en Japón se les llama Mushi Pan (蒸 し パ). El mushi pan es un pastel ligero, esponjoso y suave. Como su nombre indica, se cuece al vapor en lugar de hornearse, y se tarda menos de 20 minutos en prepararse desde el principio hasta el final.

Los pasteles al vapor japoneses están hechos con ingredientes muy simples: harina, levadura en polvo, huevos, leche, azúcar y aceite.

Después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a importarse una gran cantidad de harina de trigo de los EE. UU y los japoneses comenzaron a comer más pan. Casi al mismo tiempo, los pasteles al vapor comenzaron a aparecer en las cocinas japonesas. Como el azúcar era caro en ese entonces, los japoneses incluían pequeños trozos de batatas japonesas -satsumaimo- para endulzar los pasteles. Los mushi pan de satsumaimo siguen siendo el sabor más popular a día de hoy en Japón.

Los pastelitos al vapor que hoy os presento son de té matcha, un sabor que me encanta. ¿Os animáis a prepararlos?

Ingredientes para 4 pastelitos:

  • 100 gr de harina de trigo

  • 2 cucharaditas de té matcha

  • 1 cucharadita de levadura

  • 1 pizca de sal

  • 60 gr de azúcar

  • 80 ml de leche de almendras

  • 1 huevo

Por un lado, mezclamos en un bol la yema del huevo junto con la leche y batimos, añadimos el azúcar y volvemos a mezclar. Reservamos.

Por otro lado montamos a punto de nieve la clara del huevo. Reservamos.

En un bol ponemos la harina junto con el té macha, la levadura y la sal, mezclamos todos los ingredientes y los tamizamos ayudándonos de un colador. Lo añadimos a la mezcla de huevo y leche y mezclamos bien con una espátula para eliminar cualquier grumo. Por último, poco a poco, añadimos el merengue. El merengue es lo que le dará al pastelito una textura más esponjosa, así que lo iremos mezclando suavemente para conservar el aire que hemos conseguido montando la clara.

Ponemos la mezcla en cápsulas de papel para muffins, pero antes pondremos cada cápsula dentro de algún recipiente de cristal o cerámica, como una taza o un pequeño bol, todos del mismo tamaño. Así los pastelitos no perderán la forma al cocerse.

Para cocer los pastelitos utilizaremos una olla con agua y una rejilla para cocer al vapor. Si queréis también podemos utilizar una arrocera.

Ponemos la olla con agua al fuego, con la rejilla dentro y la tapa envuelta en un trapo de cocina para que el vapor no se pierda. Una vez que el agua comience a hervir la apartaremos del fuego y pondremos nuestros recipientes con la masa sobre la rejilla dentro de la olla, la taparemos y volveremos a poner al fuego, una vez comience el agua de nuevo a hervir, dejaremos los pastelitos 13 minutos cociendo.

Pasado este tiempo, pincharemos cada pastel con un palillo de bambú, si el palillo sale limpio es que están listos.

Por último los sacamos de la olla para que se enfríen y desmoldamos.