GALLETAS DE MANTEQUILLA Y FLORES DE CEREZO

GALLETAS DE FLOR DE CEREZO

Ya estamos en primavera y que mejor para celebrarlo que unas maravillosas galletas de mantequilla y flores de cerezo encurtidas en sal. Las flores las compré en el mercado de Tsukiji cuando estuve en Tokio, las vi y me parecieron super monas, al estar conservadas en sal aguantan bastante, hace un año ya de mi viaje y aun están perfectas.

Para utilizarlas en la cocina primero hay que ponerlas en remojo para eliminar la salinidad, pero aun así , estás aportan un toque salado a cualquier plato. En esta receta la sal realza el sabor de la mantequilla y el dulzor del azúcar y si a esto le sumamos el maravilloso sabor de las flores de cerezo, entonces tenemos un dulce bocadito de cielo con sabor a primavera japonesa.

Si os atrevéis a preparar las flores de cerezo encurtidas en casa aquí os dejo la manera de hacerlo:

Necesitaremos recoger cuidadosamente a mano las flores del árbol, lavarlas, escurrirlas y secarlas. Rociaremos sal sobre las flores (alrededor de 1 taza de sal por 10 tazas de flores) y les pondremos un peso encima. Al día siguiente, las exprimiremos y tiraremos el líquido de la salmuera, sumergiremos las flores en vinagre de ume (ciruela) y las dejaremos reposar durante aproximadamente 3 días. Finalmente, las dejaremos secar en una sola capa durante 3 días a la sombra o hasta que se sequen. Para conservarlas, las envasaremos en un frasco con sal (proporción de aproximadamente 1: 1). De esta manera, pueden mantenerse durante un año.

También podéis comprarlas online. Aquí en Barcelona no las he encontrado en ningún lado.

Ingredientes:

  • 113 g de mantequilla sin sal ablandada

  • 30 g de flores de cerezo encurtidas en sal

  • 120 g de harina de repostería

  • una pizca de sal

  • 60 g de azúcar glass

  • 1 yema de huevo grande

  • Azúcar cristalizada (Ver Notas)

Elaboración:

Cortar la mantequilla sin sal en trozos más pequeños (para que se ablanden más rápido). Es importante ablandar la mantequilla antes de comenzar.

Separar las flores de cerezo de la sal en 2 grupos: las que sean más bonitas para decorar las galletas y las que estén algo dañadas para añadir a la mas de las galletas, aprox. una cucharada.

Para eliminar la salinidad, remojar cada grupo de flores en agua (por separado) durante al menos 30 minutos. Exprimir el agua de las flores que vamos a añadir a la masa. Secar con papel de cocina para eliminar el exceso de agua. Luego picar las flores y reservar. Lo mismo para las que vamos a utilizar para decorar, las escurrimos y colocamos sobre papel de cocina, hay que colocarlas con cuidado, moldeando los pétalos para que al secarse queden bonitas. Una vez colocadas las cubrimos con otra hoja de papel de cocina y secamos suavemente. Reservamos.

Tamizar la harina de repostería y agregar la sal en el mismo tazón. En una amasadora o en un bol grande utilizando una batidora de mano, batir la mantequilla hasta que quede suave y cremosa.

Agregar la ½ taza de azúcar en polvo y mezclar hasta que esté suave y ligera. Añadir la yema de huevo y mezclar bien hasta que se mezclen.

Agregar gradualmente 1 taza de harina de pastel y mezclar hasta que la masa esté suave.

Añadir las flores de cerezo picadas y mezclar bien. Debido a que la masa seguirá estando demasiado blanda como para formar un cilindro, la dejaremos en el bol y la cubriremos con papel film para meterla en la nevera al menos durante una hora.

Una vez pasada la hora, formaremos con la masa un cilindro de alrededor de 4 centímetros de diámetro. Lo envolvemos en papel film y lo volvemos a meter en la nevera hasta que la masa este firme, por lo menos 2 horas.

Opcional: Para que la masa no pierda la forma cilíndrica por ninguno de los lados, podemos colocarla en un recipiente sobre una cama de arroz, así no se deformara por ningún lado.

Los siguiente es precalentar el horno a 175 grados y cubrir la bandeja con papel de hornear.

Cuando la masa ya este firme después de las dos horas de refrigeración, retirar la envoltura de plástico y luego envolver la masa con una servilleta de papel húmeda para que quede la masa se humedezca un poco.

En una bandeja espolvorear el azúcar blanco. Retirar la toalla de papel húmeda y rodar las masa sobre el azúcar para que esta se adhiera su superficie. Con un cuchillo afilado, cortar la masa en rodajas gruesas de 7 mm. Colocarlas en la bandeja para hornear, dejando aproximadamente 2,5 cm entre galleta y galleta. Presionar suavemente las flores de cerezo sobre cada galleta.

Hornear las galletas a 170 grados durante unos 15 minutos o hasta que el borde de las galletas comience a dorarse.

Retirarlas del horno y dejar enfriar sobre la bandeja unos 5 minutos. Luego transferir con cuidado a una rejilla y dejar enfriar completamente.

Si metemos las galletas en un recipiente hermético, se mantendrán durante al menos 4 días.

Si os gustan las flores de cerezo, también os gustará esta receta de pudín de flores de cerezo.