RECETAS CON FLORES DE CEREZO PARA CELEBRAR LA PRIMAVERA EN JAPÓN

recetas+con+flores+de+cerezo.jpg

Cada año al inicio de la primavera , Japón entra en una de sus temporadas más bellas, la temporada de los cerezos en flor. Las flores de cerezo, conocidas en Japón como "sakura", son las flores más queridas del país y un símbolo nacional.

Los cerezos florecen solo durante unas pocas semanas y concluyen en una dramática lluvia de pétalos que recuerda a la nieve cuando cae. Estos pétalos y flores, junto con las hojas del árbol de sakura, pueden usarse en la cocina japonesa para una variedad de postres tradicionales.

Los pétalos frescos de sakura no tienen mucho sabor, pero cuando se liofilizan o se encurten en vinagre y luego se salan, el aroma y el sabor de la flor se concentra y pueden usarse para dar sabor a platos y bebidas. Las hojas también pueden ser encurtidas y saladas o secadas y molidas hasta convertirlas en polvo y usarse en una variedad de postres.

Estos son algunos de los platos más populares que se elaboran con flores de cerezo:

foto: Miki Nagata

foto: Miki Nagata

Sakura Mochi

El Sakura mochi es un "wagashi" tradicional, que se disfruta durante la primavera en la región de Kanto, en el este de Japón. Se elabora moldeando la masa del mochi alrededor de la pasta de frijoles rojos -azuki- y luego envolviéndolo en una hoja de flor de cerezo con sal, la hoja proporciona un contraste salado a la delicada dulzura del pastel de arroz. También suele consumirse en la festividad del Hinamatsuri (Día de las Niñas) de Japón.

 
sakura onigiri

Onigiri de flor de cerezo

Los onigiri con flores de sakura son un sabroso manjar perfecto para llevar a un picnic. Para preparar estas tradicionales bolas de arroz hay que poner las flores de cerezo en remojo y luego cocinar el arroz añadiéndolas junto con el agua donde han estado reposando. El arroz cocido tendrá un sabor ligeramente salado gracias a las flores. Los onigiri pueden ser moldeados en un sin fin de formas, desde el tradicional triángulo o la bola de arroz redonda, hasta formas divertidas hechas con moldes de plástico para onigiri. La mezcla de arroz también se puede usar como relleno para los inari-zushi.

 
07_sakura-food.jpg

Sakura-an

El Sakura-an es un dulce japonés hecho con shiro-an (pasta de alubias blancas endulzadas) y mezclado con hojas de sakura en salmuera picadas. El colorante para alimentos generalmente se agrega para darle a la pasta de alubias blancas un color rosa pálido que recuerda a los cerezos en flor. El Shiro-an puede usarse para hacer pasteles tradicionales wagashi o como condimento en postres, como los parfaits de estilo japonés.

 
sakurayokanss_1.jpg

Sakura Yokan

El Yokan es un postre tradicional de gelatina hecho con ingredientes japoneses locales. Para crear un sakura yokan -un pastel único con flor de cerezo- la pasta de frijol sakura-an se filtra hasta que la textura se vuelve perfectamente suave, luego se mezcla con kanten -también conocido como "agar agar"- un agente de gelatina que proviene de las algas marinas. La gelatina clara mezclada con la pasta espesa de la sakura-an crea una textura distinta, que se puede moldear en forma de bloque.

 
sakura kanten

Sakura Kanten

El Sakura kanten es similar a los dulces de gelatina de yokan, pero se hace con gelatina clara o translúcida. Los pétalos de Sakura pueden estar incrustados dentro de la gelatina, creando un postre de flor de cerezo visualmente sorprendente.

 
foto: Miki Nagata

foto: Miki Nagata

Sakura manju

Sakura manju es un wagashi hecho de masa al vapor que se rellena con pasta de frijol dulce. La pasta de frijoles se puede mezclar con hojas de sakura y pétalos salados, mientras que la masa a base de harina puede ser blanca o de color rosado y adornada con una flor de sakura.

 
sakura macarons

Macarons de flores de cerezo

Aunque no es un dulce tradicional japonés, los macarons de origen francés, se han hecho muy populares en Japón. Los macarrones pueden estar rellenos de crema de mantequilla, mermelada o ganache, todo emparedado entre dos galletas de merengue. Los macarons de Sakura se pueden hacer cubriendo el macaron con una flor de sakura salada, rellenos de crema con flores de sakura, de crema de mantequilla de sakura, o usando el té de sakura para hacer el ganache.

 
sakura+cake.jpg

Tarta de flor de cerezo

Los delicados pasteles de estilo occidental, como las tartas y los panecillos hechos con crema batida fresca, también son muy populares en Japón. Durante la primavera, algunas panaderías japonesas ofrecen pasteles de sakura de temporada, hechos con pétalos de sakura salados y horneados en la masa de pastel. También pueden añadirse las flores de sakura a la crema batida para conseguir un ligero sabor floral.

 
sakura sembei

Sakura Senbei

El Senbei es un tipo de galleta de arroz salada y tostada al fuego. Durante un tiempo limitado en la temporada de la flor de cerezo en Japón, algunos artesanos de senbei venden un galletas con sabor a sakura. El aroma de la flor de cerezo se magnifica cuando se tuesta la galleta.

 
sakura tea

Té de flor de cerezo

Hay dos formas principales de disfrutar de este maravilloso té. Una es preparándolo con una mezcla de té verde sencha de primera calidad y pétalos de sakura secos. La otra opción es el sakura-yu, una bebida caliente hecha con flores de cerezo encurtidas en sal, estas se infusionan en agua caliente, consiguiendo así un té ligeramente salado pero delicadamente floral.

 
sakura latte

Sakura Latte

Un delicioso sakura latte se puede hacer en casa mezclando el té de sakura con leche caliente. Es importante conseguir hacer espuma con la leche caliente para que el té sea más cremoso. Además, varias cadenas de café y té en Japón ofrecen un café con leche sakura durante la primavera con flores de cerezo y pétalos salados.

GALLETAS DE MANTEQUILLA Y FLORES DE CEREZO

GALLETAS DE FLOR DE CEREZO

Ya estamos en primavera y que mejor para celebrarlo que unas maravillosas galletas de mantequilla y flores de cerezo encurtidas en sal. Las flores las compré en el mercado de Tsukiji cuando estuve en Tokio, las vi y me parecieron super monas, al estar conservadas en sal aguantan bastante, hace un año ya de mi viaje y aun están perfectas.

Para utilizarlas en la cocina primero hay que ponerlas en remojo para eliminar la salinidad, pero aun así , estás aportan un toque salado a cualquier plato. En esta receta la sal realza el sabor de la mantequilla y el dulzor del azúcar y si a esto le sumamos el maravilloso sabor de las flores de cerezo, entonces tenemos un dulce bocadito de cielo con sabor a primavera japonesa.

Si os atrevéis a preparar las flores de cerezo encurtidas en casa aquí os dejo la manera de hacerlo:

Necesitaremos recoger cuidadosamente a mano las flores del árbol, lavarlas, escurrirlas y secarlas. Rociaremos sal sobre las flores (alrededor de 1 taza de sal por 10 tazas de flores) y les pondremos un peso encima. Al día siguiente, las exprimiremos y tiraremos el líquido de la salmuera, sumergiremos las flores en vinagre de ume (ciruela) y las dejaremos reposar durante aproximadamente 3 días. Finalmente, las dejaremos secar en una sola capa durante 3 días a la sombra o hasta que se sequen. Para conservarlas, las envasaremos en un frasco con sal (proporción de aproximadamente 1: 1). De esta manera, pueden mantenerse durante un año.

También podéis comprarlas online. Aquí en Barcelona no las he encontrado en ningún lado.

Ingredientes:

  • 113 g de mantequilla sin sal ablandada

  • 30 g de flores de cerezo encurtidas en sal

  • 120 g de harina de repostería

  • una pizca de sal

  • 60 g de azúcar glass

  • 1 yema de huevo grande

  • Azúcar cristalizada (Ver Notas)

Elaboración:

Cortar la mantequilla sin sal en trozos más pequeños (para que se ablanden más rápido). Es importante ablandar la mantequilla antes de comenzar.

Separar las flores de cerezo de la sal en 2 grupos: las que sean más bonitas para decorar las galletas y las que estén algo dañadas para añadir a la mas de las galletas, aprox. una cucharada.

Para eliminar la salinidad, remojar cada grupo de flores en agua (por separado) durante al menos 30 minutos. Exprimir el agua de las flores que vamos a añadir a la masa. Secar con papel de cocina para eliminar el exceso de agua. Luego picar las flores y reservar. Lo mismo para las que vamos a utilizar para decorar, las escurrimos y colocamos sobre papel de cocina, hay que colocarlas con cuidado, moldeando los pétalos para que al secarse queden bonitas. Una vez colocadas las cubrimos con otra hoja de papel de cocina y secamos suavemente. Reservamos.

Tamizar la harina de repostería y agregar la sal en el mismo tazón. En una amasadora o en un bol grande utilizando una batidora de mano, batir la mantequilla hasta que quede suave y cremosa.

Agregar la ½ taza de azúcar en polvo y mezclar hasta que esté suave y ligera. Añadir la yema de huevo y mezclar bien hasta que se mezclen.

Agregar gradualmente 1 taza de harina de pastel y mezclar hasta que la masa esté suave.

Añadir las flores de cerezo picadas y mezclar bien. Debido a que la masa seguirá estando demasiado blanda como para formar un cilindro, la dejaremos en el bol y la cubriremos con papel film para meterla en la nevera al menos durante una hora.

Una vez pasada la hora, formaremos con la masa un cilindro de alrededor de 4 centímetros de diámetro. Lo envolvemos en papel film y lo volvemos a meter en la nevera hasta que la masa este firme, por lo menos 2 horas.

Opcional: Para que la masa no pierda la forma cilíndrica por ninguno de los lados, podemos colocarla en un recipiente sobre una cama de arroz, así no se deformara por ningún lado.

Los siguiente es precalentar el horno a 175 grados y cubrir la bandeja con papel de hornear.

Cuando la masa ya este firme después de las dos horas de refrigeración, retirar la envoltura de plástico y luego envolver la masa con una servilleta de papel húmeda para que quede la masa se humedezca un poco.

En una bandeja espolvorear el azúcar blanco. Retirar la toalla de papel húmeda y rodar las masa sobre el azúcar para que esta se adhiera su superficie. Con un cuchillo afilado, cortar la masa en rodajas gruesas de 7 mm. Colocarlas en la bandeja para hornear, dejando aproximadamente 2,5 cm entre galleta y galleta. Presionar suavemente las flores de cerezo sobre cada galleta.

Hornear las galletas a 170 grados durante unos 15 minutos o hasta que el borde de las galletas comience a dorarse.

Retirarlas del horno y dejar enfriar sobre la bandeja unos 5 minutos. Luego transferir con cuidado a una rejilla y dejar enfriar completamente.

Si metemos las galletas en un recipiente hermético, se mantendrán durante al menos 4 días.

Si os gustan las flores de cerezo, también os gustará esta receta de pudín de flores de cerezo.

PUDÍN JAPONÉS CON DE FLORES DE CEREZO

pudding de flor de cerezo

Japón alberga un fuerte amor por los postres, tanto por los wagashi tradicionales como por los dulces occidentales. Incluso antes de que el azúcar se introdujese en Japón, la gente elaboraba postres con todo lo que tenían a mano, desde el arroz y las judías dulces -azuki- hasta la savia de las plantas o el néctar de las flores. Cuando el azúcar llegó a Japón desde Europa, este amor por los postres se intensificó y Japón experimentó un auge en la creación de dulces de estilo occidental, aunque con un poco menos de azúcar que los homólogos occidentales. 

Este postre japonés que os presento es de influencia occidental.

El pudín se elabora con ingredientes muy sencillos: leche, crema espesa y yogurt, ingredientes no muy japoneses. Los japoneses y los asiáticos en general no son grandes consumidores de leche. Podemos probar a elaborar este postre utilizando leche y yogurt vegetales. 

Este postre japonés se divide en dos capas, la inferior es de pudín de leche y la capa superior es de gelatina salada de flores de cerezo. Las flores de cerezo si que son un ingrediente 100% japonés. La combinación de esta gelatina salada de flor de cerezo y el suave dulzor del pudín de leche combinan perfectamente. 

Las flores de cerezo encurtidas me las traje de Japón en mi último viaje, nunca las encontré en España antes de verlas allí, pero hay varias páginas donde podéis encontrarlas online. Aquí las venden y hacen envíos internacionales.

Si os animáis podéis prepararlas vosotros mismos, ya ha pasado la época de floración de los cerezos pero para el año que viene podéis hacerlas si tenéis cerezos cerca.


¿Cómo se preparan las flores de cerezo encurtidas?

Necesitaremos recoger cuidadosamente a mano las flores del árbol, lavarlas, escurrirlas y secarlas. Rociaremos sal sobre las flores (alrededor de 1 taza de sal por 10 tazas de flores) y les pondremos un peso encima. Al día siguiente, las exprimiremos y tiraremos el líquido de la salmuera, sumergiremos las flores en vinagre de ume (ciruela) y las dejaremos reposar durante aproximadamente 3 días. Finalmente, las dejaremos secar en una sola capa durante 3 días a la sombra o hasta que se sequen. Para conservarlas, las envasaremos en un frasco con sal (proporción de aproximadamente 1: 1). De esta manera, pueden mantenerse durante un año.

Vamos allá con la receta!

Ingredientes para 4 vasitos de pudín:

Para el pudín de leche

  • 2 hojas de gelatina (5 g)
  • 3 cucharadas de agua caliente
  • 2/3 taza de leche entera ( 160 g)
  • 1/3 taza de azúcar  ( 70 g)
  • ½ taza de yogur natural ( 120 g) 
  • ¾ taza de nata espesa o crema batida  ( 180 g)

Para la gelatina de flor de cerezo

  • 8 flores de cerezo encurtidas con sal
  • 1 lámina de gelatina ( 2.5 g)
  • 1½ cucharada de agua caliente
  • ½ taza de agua ( 120 g)
  • 2 cucharaditas de azúcar  ( 10 g)
  • Colorante rojo  (opcional)

Ponemos las flores de cerezo encurtidas con sal en un tazón pequeño y agregamos un poco de agua hasta cubrirlas. Las dejamos en remojo durante al menos 30 minutos para eliminar la salinidad de las flores.

Para hacer el pudín de leche cortamos 2 hojas de gelatina en tiras finas y las ponemos en un tazón pequeño. Vertemos 3 cucharadas de agua caliente y removemos hasta que la gelatina se haya disuelto por completo. Si no está completamente disuelta, le damos un toque en el microondas durante 30 segundos.

En una olla pequeña, calentamos la leche y el azúcar a fuego medio. Removemos continuamente hasta que el azúcar se disuelva.

Cuando la leche esté a punto de hervir, apagaremos el fuego - es muy importante que no hierva- y añadiremos la gelatina. Mezclamos bien y dejamos reposar. En un tazón mediano, combinamos el yogur natural y la nata espesa. Mezclamos bien para combinar.

Poco a poco vamos agregando la mezcla de leche a la mezcla de yogurt mientras removemos.

Seguidamente pasamos la mezcla a través de un colador o tamiz de malla fina para lograr una textura sedosa y suave. Para acelerar el proceso de solidificación del pudín, llenamos la mitad de un recipiente grande con agua helada, colocamos el recipiente con la mezcla dentro del recipiente con hielo. Tardará al menos 30 minutos hasta que la mezcla se vuelva más espesa y almibarada. Será entonces cuando la pongamos en los vasos y la refrigeremos de 30 a 60 minutos.

Para la gelatina de flor de cerezo. Comenzaremos este proceso una vez que el pudín de leche esté ya solido y frío. Entonces cortaremos 1 hoja de gelatina en tiras finas y la pondremos en un tazón pequeño. Añadiremos 1 ½ cucharada de agua caliente y removeremos hasta que la gelatina se disuelva por completo. Si no se disuelve, la metemos en el microondas durante 20 segundos y mezclaremos.

En una olla pequeña, calentamos el agua y 2 cucharaditas de azúcar a fuego medio. Batimos hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.

Suavemente exprimimos el agua de las flores de cerezo y las ponemos en la cacerola. Retiramos del fuego. Agregamos la gelatina, mezclamos y luego agregamos un poco de colorante rojo para alimentos. Si queremos un bonito color rosa claro, agregaremos solo un poquito. Siempre podremos añadir un poco más si queremos que sea de un rojo más oscuro.

Mezclamos bien para que el color se distribuya uniformemente. Colocamos la cacerola sobre el agua con hielo y dejamos que la mezcla se enfríe. Al igual que con la mezcla de leche, esto hará que la esta se espese.

Una vez que la mezcla esté ligeramente más espesa, colocaremos las flores una a una, suavemente encima del budín de leche y añadiremos la mezcla de gelatina hasta cubrirlas.

Dejaremos el pudín en el refrigerador hasta que la capa superior esté lista (aproximadamente una hora). Lo serviremos frío.