BROWNIE DE MISO ROJO Y CHOCOLATE

red miso chocolate brownie

Me declaro una amante confesa del miso en todas sus variedades y usos. Pero bien es cierto que nunca habría pensado en incluirlo en un dulce hasta que vi una receta de galletas que una amiga subió a instagram. Hasta entonces para mi el miso solo tenía uso en sopas, salsas y salteados, por lo cual ha sido mas que una grata sorpresa, ha sido toda una revelación.

Por lo general el dulce y el salado siempre son una combinación ganadora, así que ¿por qué no probar a hacer un brownie con miso rojo? Me preocupaba un poco que el intenso sabor del miso eclipsara al resto de sabores pero sorprendentemente combina a la perfección con el chocolate!! El umami del miso aporta profundidad e intensifica su sabor. También hace que la textura sea mas suave y cremosa que la del clásico brownie.

Yo he utilizado un miso rojo de trigo artesanal que le compré en mi viaje a Tokyo a una señora muy maja, pensé que era perfecto porque de repente huele a frutas y tiene un matiz dulce muy pronunciado, además de mucho cuerpo, la verdad es que fue un acierto comprarlo y sobre todo utilizarlo en esta receta.

Por supuesto podríais utilizar también miso blanco ya que este también es dulce.

No voy a decir nada mas porque lo que en realidad quiero es que probéis a hacer esta receta, a mi me ha encantado y estoy segura de que a vosotros también os encantará!

Ingredientes:

  • 200 gr de chocolate negro

  • 250 gr de mantequilla

  • 265 gr de azúcar moreno

  • 90 gr de miso rojo

  • 4 huevos

  • 200 gr de harina

  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

  • 2 cucharaditas de cacao

  • 1/2 cucharadita de levadura

Elaboración:

Precalentar el horno a 160 grados. En un bol al baño maría colocamos el chocolate y la mantequilla troceados para que se derritan. Una vez se hayan derretido dejaremos que la mezcla se enfríe un poco. Por otro lado en otro bol añadimos el azúcar, los huevos, el miso y el extracto de vainilla, mezclamos bien todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea, añadimos entonces el chocolate con la mantequilla y volvemos a mezclar.

En otro bol añadimos la harina, la levadura y el cacao, mezclamos y añadimos a la mezcla de chocolate y huevos.

En un recipiente cuadrado para horno de al menos 20 cm -el cual previamente hemos engrasado con mantequilla- vertemos la mezcla de nuestro brownie y horneamos durante 40 minutos. Pasado este tiempo -para comprobar que está listo- pinchamos en el centro con una varilla o palito de bambú, si al pasar los dedos por la varilla la mezcla que queda adherida a esta está húmeda y forma una bola cuando la frotamos con los dedos juntos es que el brownie está listo.

Si queremos un brownie mas consistente podemos seguir horneándolo 10 minutos mas.

Una vez nuestro brownie esté listo, lo dejaremos enfriar y para servirlo lo cortamos en cuadrados que espolvorearemos con cacao.

FIDEOS SHIRATAKI SALTEADOS CON SALSA DE MISO PICANTE

spicy-miso-shirataki

Shirataki  (し ら た) es como se conoce a estos fideos japoneses delgados, translúcidos y gelatinosos hechos a partir del ñame konjac. La palabra "shirataki" significa cascada blanca, refiriéndose a su apariencia. Se componen principalmente de agua y glucomanano -un polisacárido extraído del konjac- son muy bajos en carbohidratos y calorías digeribles y tienen poco sabor propio, por no decir ninguno.

Los shirataki son perfectos para celíacos o para personas sujetas a dietas de adelgazamiento. En realidad estos fideos se han hecho super populares en occidente gracias a la dieta dunkan, una dieta hiperprotéica donde se evitan los carbohidratos, ya que los fideos shirataki prácticamente no contienen hidratos de carbono ni calorías.

Los fideos shirataki suelen venderse húmedos, envasados en líquido, en este formato es necesario lavarlos y escaldarlos antes de consumirlos ya que el líquido en el que se conservan huele bastante mal. Recuerdo la primera vez que los compré, no los herví y cuando los olí quise morirme, de hecho los tiré...jajajajaja.

Si os gustan los fideos picantes esta receta seguro que os encantará. El truco está en la combinación de la pasta de miso rica en umami y el chile. Podemos utilizar miso rojo o blanco, yo para esta receta he utilizado un miso de cerveza que compré en Tokio, parecido al rojo pero con un sabor mas dulce y rico en umami. 

Ingredientes:

  • 1 paquete de fideos shirataki
  • 1 chile 
  • 1 cucharada y media de miso rojo
  • 1 cucharada de sake para cocinar
  • 1 cucharada de aceite de sésamo

Instrucciones:

Escurrimos y enjuagamos los fideos shirataki, los coceremos durante 3 minutos, de esta forma eliminamos ese olor tan característico. Reservamos.

Por otro lado retiramos el tallo y las semillas de la guindilla. Mezclamos el miso con el sake y reservamos.
En una sartén o wok a fuego medio, calentamos el aceite de sésamo y el chile. Cuando el aceite desprenda un aroma tostado agregaremos los fideos shirataki y cocinaremos a fuego alto durante unos 2 minutos.
Añadimos entonces la mezcla de miso y sake y continuamos removiendo hasta que los fideos estén dorados e impregnados de la mezcla de miso. 

Crema de zanahorias con miso y sésamo

Esta mañana he estado en el mercado y al lado habian unos pequeños puestos donde señoras mayores vendian frutas y hortalizas de sus pequeñas huertas, todo de temporada, super fresco y natural . Asi que no he podido resistirme a comprar un precioso manojo de zanahorias que olian a tierra. He aprovechado para preparar esta deliciosa crema de zanahoria con miso rojo y sésamo.

Para 4 boles de crema:

  • 7 zanahorias troceadas muy finas
  • 1 cebolla picada
  • 4 dientes de ajo picados
  • 1 cucharadita de jengibre picado muy fino
  • 4 vasos de caldo de verdura o agua
  • 2 cucharadas de miso rojo
  • 1 chorrito de aceite de sésamo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Pelamos las zanahorias y las cortamos a rodajas muy finas, hacemos lo mismo con la cebolla y con el ajo, en una cazuela al fuego ponemos el aceite de oliva hasta que se caliente, entonces añadimos la cebolla, las zanahorias y el ajo, lo cocinaremos mas o menos 10 minutos hasta que la cebolla este transparente. Seguidamente añadiremos el agua y el jengibre, cocinaremos otros 30 minutos mas. Pasado este tiempo antes de batirlo todo, cogeremos un poco de caldo, para en un cuenco a parte poder deshacer el miso que despues añadiremos al resto para entonces batirlo todo hasta conseguir un puré.

Para sevirlo añadiremos un chorreoncito de aceite de sésamo al gusto.