SUSHI BURGER

©Carmen Martínez

©Carmen Martínez

Las sushi burgers se han hecho muy populares en Japón, y como todo lo bueno se acaba extendiendo, lo que antes era exclusivo de este país ahora puedes encontrarlo en casi cualquier rincón del mundo. Y como no iba a popularizarse, es la fusión perfecta entre dos de los platos mas adorados y consumidos en el globo. La primera vez que las vi fue en el Tailandia en un restaurante de una cadena japonesa, no recuerdo el nombre, me quedé muerta, había como una docena de sushi burgers diferentes a elegir, algunas tengo que decir que muy frikis. 

El rasgo característico de este plato es que el pan se sustituye por arroz cocido, el relleno va de vuestra cuenta, podéis añadir un tartar de atún, filetes de salmon crudo o a la plancha, pollo teriyaki, el caso es que el relleno de vuestra sushi burger se disponga entre dos bases de arroz. Yo he preparado mi sushi burger con un katsu de pollo y una salsa de curry japonés. No os hago esperar más, aquí va la receta.

Para 4 personas:

"Bollitos" de arroz

Para conseguir las 8 tazas de arroz cocido deberéis de cocer 4 tazas de arroz lavado, con la misma cantidad de agua, o sea 4 tazas. Una vez que tengamos el arroz listo lo dividiremos en ocho porciones iguales y ayudándonos con un trozo de papel film daremos forma al arroz hasta conseguir un círculo de mas o menos un 1 cm de grosor. Así con todo el arroz que hemos preparado.

Salsa de curry japonés

  • 2 cucharadas 1/2 de mantequilla sin sal
  • 3 cucharadas 1/2 de pasta de curry japonés
  • 1 cucharada de concentrado de tomate
  • 1 cucharada 1/2 de salsa worcestershire
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 1 cebolla mediana, cortada a trozos
  • 1 cm de jengibre
  • 2 tazas y media de caldo de pollo 
  • sal al gusto
  • azúcar al gusto
  • pimienta negra al gusto
  • harina para espesar

Para hacer la pasta del curry: Añadimos la mantequilla en una cacerola pequeña y cocinamos a fuego medio-bajo. Una vez que se derrita, añadimos la harina y removemos. Añadimos el curry, el tomate, la salsa worcestershire, la cayena y la pimienta negra. Continuamos removiendo durante 10 minutos. Llegará a ponerse seca y quebradiza. Hay que tener cuidado de no quemarla. 

Para hacer el curry: Utilizamos un procesador de alimentos, al cual agregamos la cebolla, el ajo, el jengibre y mezclamos hasta que quede una pasta suave. A fuego medio, freímos la pasta de cebolla en una sartén hasta que se vuelva transparente, unos 10 minutos. Añadimos el caldo de pollo. Subimos el fuego a medio-alto y llevamos a ebullición. Una vez que comience a hervir agregamos la pasta de curry y removemos bien hasta que la pasta se haya disuelto. Sazonamos con sal, pimienta y azúcar al gusto.

Chicken Katsu

  • 2 pechugas de pollo en cuatro filetes
  • panko
  • aceite vegetal
  • 2 huevos
  • harina
  • sal

Batimos los huevos junto con el aceite, pasamos las pechugas primero por la harina, las enharinamos bien, luego las pasamos por el huevo batido y finalmente por el panko, tenemos que conseguir que el filete se cubra bien con el panko, así obtendremos una mejor cobertura al freírlo. En una sartén calentaremos aceite para freír nuestro filete, una vez que el aceite esté caliente sumergiremos los filetes, los freiremos 3 minutos por cada lado, hasta que adquieran un tono dorado.

Para montar nuestra sushi burguer colocamos una base de arroz, sobre esta el katsu, añadimos la salsa de curry y la lechuga y cubrimos el "bollo" de arroz. Espolvoreamos con el sésamo y añadimos coronamos con el alga nori.

Nota: Para manipular nuestro pan de arroz mojaros la manos, si las tenéis secas el arroz se pegará a vuestros dedos y estropeareis la forma del arroz.

 

 

TORI KARAAGE, al rico aperitivo japonés!

KARAAGE

El karaage es un aperitivo muy popular en Japón, no es mas que pollo marinado, rebozado en fécula de patata, lo cual le da un toque muy crujiente, y posteriormente frito, tiene un sabor riquísimo por eso es muy utilizado en cajas bento para niños. Es una receta muy sencilla y fácil de elaborar, además de económica.

Para dos personas:

  • 2 contra muslos de pollo deshuesados
  • 3 cucharadas de harina
  • 3 cucharadas de fécula de patata
  • aceite vegetal
  • sal
  • 2 rodajas de limón

Para la marinada:

  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de sake
  • 5 dientes de ajos rallados
  • 1 trozo de 3 cm de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • 1 cucharadita de azúcar

Primero cortamos el pollo en trozos del tamaño de un bocado, los salamos y colocamos en un bol al que añadiremos el ajo, el jengibre, la soja, el sake, el aceite de sésamo y el azúcar. Lo dejaremos marinar al menos una hora cubiertos con papel film y en la nevera. Una vez pasado este tiempo, uno por uno los vamos pasando por la harina y la fécula y los freímos en aceite muy caliente. Cuando estén dorados los sacamos y dejamos que suelten el exceso de aceite colocandolos sobre un papel de cocina absorbente. Los servimos junto con unas rodajas de limón para terminar de aderezarlos.