SALMÓN GLASEADO CON MISO

SALMÓN GLASEADO CON MISO

El miso es uno de mis ingredientes favoritos, con su característico sabor, se convierte en un delicioso adobo para estas tiernas brochetas de salmón. Una pizca de shichimi toragashi y tenemos un aperitivo maravilloso!

Ingredientes:

  • 1/4 de taza de pasta de miso blanco
  • 2 cucharaditas de dashi en polvo
  • 2 cucharadas de mirin (vino de arroz japonés)
  • 2 cucharaditas de azúcar superfino
  • 3 filetes de salmón, en rodajas finas
  • Shichimi togarashi, para servir

Preparación:

Primero de todo precalentamos el horno. En un bol mezclamos el miso, con el dashi en polvo, el mirin y el azúcar. 
Ensartamos el salmón en las brochetas de metal y los colocamos en una bandeja de hornear forrada con papel de aluminio. Embadurnamos cada lado del salmón con la mezcla de miso. Horneamos durante 4 minutos al máximo o hasta que estén dorados y ligeramente carbonizados. Al servir el salmón lo espolvoreamos con un poco de shichimi togarashi.
 

NASU DENGAKU

NASU DENGAKU

Volvemos con otra receta super fácil de preparar a la vez que deliciosa. Las berenjenas que he utilizado son del huerto de mi tío, así que ya solo por eso seguro que están riquísimas, pero además las he preparado al horno con una sabrosa e intensa mezcla de miso blanco, sésamo, soja, mirin y azúcar. Estos ingredientes le aportan a la berenjena un sabor muy japonés.  

Además es un plato preparado con verduras de temporada y quecombina los colores del otoño, a que esperáis para prepararlo!

  • 4 berenjenas pequeñas y finas
  • 2 cucharaditas de aceite de sésamo
  • 2 cucharadas de pasta de miso blanco
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de mirin
  • 1 cucharada de sake
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo

Primero lavaremos las berenjenas y las cortaremos por la mitad a lo largo, con la punta del cuchillo les haremos unos cortes en la cara interior y las embadurnaremos con aceite de sésamo. En un bol, combinaremos todos los ingredientes, menos las semillas de sésamo, y mezclaremos hasta conseguir una mezcla cremosa.

Precalentaremos el grill al máximo y colocaremos las berenjenas en la bandeja del horno con la piel hacia abajo. Asaremos las berenjenas por cada lado, luego con una cuchara cubriremos las cara interior de las berenjenas con la mezcla de miso y continuaremos asándolas en el horno hasta que empiecen a burbujear y a dorarse. 

Al servirlas las espolvorearemos con unas semillas de sésamo tostado y las acompañaremos con arroz cocido.

BENEFICIOS DE LA COCINA JAPONESA PARA NUESTRA SALUD

beneficios de la cocina japonesa para la salud

Para muchos es conocido que la dieta japonesa es una de las más sanas y que sus alimentos influyen beneficiosamente en la salud de las personas que los consumen previniendo muchas enfermedades. ¿Pero cuál es el secreto de que esta cocina sea tan sana?. Sus ingredientes.

La amplia variedad de verduras y legumbres -en este caso judías- que se consumen en la dieta japonesa aportan muchísimos beneficios a nuestra salud. La dieta japonesa incluye numerosas variedades de algas, un alimento que cada vez se hace mas popular en las cocinas occidentales. Las algas son un alimento muy bajo en calorías, altas en fibra y minerales.

En Japón son unos grandes consumidores de pescado y marisco. El pescado es un alimento bajo en calorías, de fácil digestión, contiene grasas buenas y omega 3.

Los productos fermentados añaden flora intestinal beneficiosa para nuestro sistema digestivo. El miso es el producto fermentado más conocido y utilizado en Japón, pero hay una amplia variedad de alimentos fermentados en esta dieta como por ejemplo el koji. El shio-koji se ha hecho muy popular en Japón en los últimos años, tanto que puede encontrarse en cualquier tienda de alimentación y está empezando a ser exportado a otros países. 

La cocina japonesa también usa otros muchos alimentos muy beneficiosos que son naturalmente altos en fibra y bajos en calorias como por ejemplo los fideos Shirataki, los cuales no contienen gluten. Hay otros alimentos como el konyaku, una especie de gelatina elaborada con la misma sustancia que los shirataki.

La soja también es otro de los ingredientes beneficiosos para la salud dentro de la dieta japonesa, la soja y sus derivados como el tofu o el miso es una gran fuente de proteínas, está libre de grasas saturadas y reduce el riesgo de infarto.

Por último no podemos olvidar el arroz, esencial en la dieta japonesa y fuente carbohidratos.

Los ingredientes son un punto esencial para una dieta sana pero también posee importancia los métodos de elaboración utilizados, por ejemplo en la cocina japonesa apenas se utiliza aceite para cocinar, predominan los alimentos crudos, los tiempos de cocción son lentos y se utiliza mucho la parrilla, por supuesto que hay platos donde los ingredientes están fritos pero estos se compensan incluyendo en el menú más verduras, por lo que el balance global de la comida es saludable.

La carne roja se incorporó a la dieta japonesa con la apertura de Japón a Occidente en el siglo 19. Antes de eso, la cocina japonesa estaba fuertemente influenciada por los preceptos budistas, que prohibían quitar la vida y es por ello que la dieta japonesa tiene una rica tradición vegetariana. Incluso hoy en día, el enfoque japonés de comer carne roja se fundamenta en la ingesta de porciones moderadas con una gran cantidad de verduras y/o tofu.

Hay otro aspecto importante a tener en cuenta y es que en la dieta japonesa las porciones son pequeñas y muy variadas.

Pues ahora ya podéis tener una idea de porque la dieta japonesa es tan beneficiosa para nuestra salud y tomar ejemplo, podéis ir añadiendo a vuestra dieta habitual alguno de los alimentos que hemos ido mencionando, seguro que con el tiempo notaréis alguna mejoría en vuestro organismo.