MANGO STICKY RICE

MANGO STICKY RICE

El mango sticky rice es uno de los platos más populares de Tailandia. Es un postre super dulce, el arroz glutinoso se cuece y mezcla con una mezcla de leche de coco y azúcar y se acompaña de mango fresco cortado en láminas.

Además para esta receta me he tomado la libertad de añadir un puré de mango en la base. En realidad la receta original no lo lleva, pero en el formato en el cual lo he presentado, en una copa, me pareció interesante poder añadir una textura diferente y que potenciará aún más el sabor del mango.

Normalmente el mango sticky rice se sirve en un plato, con el mango a rodajas a un lado y una salsa espesa de coco. Así de simple.

Para 6 personas:

INGREDIENTES
1 1/2 tazas de arroz glutinoso (dulce)
1 1/3 tazas de leche de coco en lata, sin azúcar
1/3 taza más 3 cucharadas de azúcar
1/4 cucharadita de sal
1 cucharada de semillas de sésamo, tostadas ligeramente
1 mango grande, pelado, sin hueso y cortado en rodajas finas

PREPARACIÓN

En un bol, lavar bien el arroz con agua fría. Cambiar el agua y repetir la operación hasta que el agua salga limpia. Dejar el arroz en remojo con agua fría toda la noche. Al día siguiente, escurrir bien el arroz.

Para cocer el arroz del mango sticky rice, colocaremos una rejilla para cocer al vapor en una olla con agua hirviendo. Para que el arroz se cueza, lo colocaremos sobre un trapo de gasa y este dentro de la rejilla para cocer el arroz. Tapamos la olla y cocemos durante 30-40 minutos.

Mientras se cocina el arroz, en una cacerola pequeña hervir 1 taza de leche de coco, 1/3 taza de azúcar y sal. Remover hasta que el azúcar se disuelva y retirar del fuego. Mantener la mezcla tibia.

Transferir el arroz cocido a un tazón y agregar la mezcla de leche de coco. Dejar reposar el arroz durante 30 minutos o hasta que absorba la mezcla de leche de coco.

Mientras el arroz reposa, hervir el resto de la leche de coco y 3 cucharadas de azúcar durante 1 minuto. Transferir la salsa a un tazón pequeño y dejar enfriar.
Para servir, colocar porciones de 1/4 taza de arroz glutinoso en platos de postre, rociar con salsa y espolvorear con semillas de sésamo. Junto al arroz las rodajas de mango fresco.
 


 

ALMEJAS CON CHILE Y ALBAHACA TAILANDESA

Esta receta tailandesa de almejas con salsa de chile y albahaca tailandesa no os va a dejar indiferentes, os va a encantar!

Las almejas están buenas siempre, da igual como se cocinen, pero creo que suben un nivel cuando se cocinan al estilo tailandés. El ingrediente estrella de esta receta es la salsa de chile asado Nam Prik Pao.

Esta sala de elabora con chiles suaves asados al fuego, ajo, chalotas, tamarindo y azúcar de coco.

El sabor de la salsa prik pao tiene matices a tierra y a ahumado, a la vez que es dulce y ligeramente picante. Las almejas se saltean en la salsa junto con un poco de chile rojo y un puñado de albahaca dulce tailandesa.

El nam prik pao se puede comprar en muchos supermercados, pero siempre se hace mejor en casa.

Aquí os dejo la receta por si queréis prepararla vosotros mismos.

Y ahora vamos a empezar con nuestra receta de almejas thai con chile y lemongrass!

Read More

ENSALADA THAI DE GAMBAS Y LEMONGRASS

Esta ensalada thai de gambas y lemongrass se ha convertido en uno de mis platos favoritos por varias razones:

Primero, porque su fragancia cítrica impregna los ingredientes de una forma maravillosamente refrescante. Cada bocado está lleno de sabor, desde las notas herbales del lemongrass y la menta a los sabores picantes y agrios del aderezo.

Segundo, es muy sencilla de preparar, prácticamente no requiere de cocción, solo mezclar los ingredientes del aderezo y cocer los langostinos.

INGREDIENTES
  • 400 gr de langostinos

  • 2 cucharaditas de sal marina disuelta en 1 taza de agua

  • 4 a 8 chiles tailandeses rojos frescos, picados

  • 1 cucharada de ajo picado

  • 3 cucharadas de salsa de pescado (preferiblemente tailandés nam pla)

  • 3 a 4 cucharadas de jugo de lima fresca

  • 2 a 3 cucharaditas de azúcar

  • 2 tallos de lemongrass fresco

  • 2 chalotes pequeñas, cortadas por la mitad a lo largo y cortados en rodajas finas (1/4 taza)

  • 2 cebolletas (partes blancas y la mitad de verdes), en rodajas finas

  • 1/2 taza de hojas de menta fresca, cortadas en pedazos

  • Acompañamientos: hojas de lechuga, rodajas de tomate y ramitas frescas de cilantro o menta

Preparación:

Para preparar nuestra ensalada thai de gambas y lemongrass, primero necesitamos cocer los langostinos en agua con sal hasta que cambien de color. Reservamos hasta que se enfríen.

Machacar en un mortero todos los chiles con el ajo hasta obtener una pasta gruesa, agregar la salsa de pescado, el jugo de lima y el azúcar al gusto. Transferir a un tazón grande.

Una vez fríos los langostinos, lo siguiente será pelarlos dejando la cola y desvenarlos. Reservamos.

Desechamos las hojas exteriores duras del lemongrass y cortamos las puntas de las raíces. Los picamos en rodajas muy finas y reservamos.

En un recipiente mezclamos, la salsa de pescado, azúcar y el zumo de lima. Removemos bien hasta que el azúcar se disuelva completamente, a este aderezo añadiremos los langostinos, la mezcla de chile, el lemongrass picado, las chalotas, las cebolletas, el cilantro y la menta.

Servir en una cama de lechuga y tomate con cilantro o menta.

PESCADO FRITO AL ESTILO TAILANDÉS

receta pescado frito tailandés

Esta receta de pescado frito al estilo tailandés es jugosa, fragante y deliciosa. En este plato el pescado se fríe de una pieza y se acompaña de una salsa de chile y tamarindo. El sabor agridulce y picante de la salsa completa al jugoso sabor del pescado frito.

Yo he utilizado salmonetes que son relativamente pequeños, pero lo ideal es utilizar pescados de un poco más de tamaño, como doradas, lubinas o pargos, sobre todo si vamos a ser varios comensales en la mesa.

Para freír pescados de esas dimensiones hay que estar bien equipado y utilizar un wok de buen tamaño y bastante aceite. Es importante la temperatura a la que se encuentre el aceite al echar el pescado porque es lo que determinará si nuestro pescado queda crujiente y cocido o quemado y crudo. Hay que sumergirlo en el aceite antes de que este comience a humear y una vez dentro a los 2 minutos reducir un poco la temperatura y dejar que se haga por dentro, lo mismo por el otro lado del pescado.

Como acompañamiento podemos servirlo junto con arroz cocido, verduras y una cerveza bien fría!.

receta tailandesa de pescado frito con salsa de tamarindo

Ingredientes:

  • 450 gr de pescado (una pieza)
  • 2 cucharadas de ajo fresco picado
  • 7 chiles rojos frescos tailandeses, picados
  • 2 cucharadas de azúcar de palma
  • 2 cucharadas de salsa de pescado
  • 1 cucharada de concentrado de tamarindo mezclado con 1 cucharada de agua
  • 1/4 taza de agua


Read More

ENSALADA DE TOFU, OKRA Y SESAMO

¿Qué es le tofu?

El tofu es un ingrediente básico dentro de la cocina japonesa, es la base de muchos platos, pero, ¿ de que esta hecho el tofu?, muchos se lo preguntan, bien, en este post intentare ilustraros en la gran cantidad de variedades que existen dentro de este.

Pero empecemos por el principio, el tofu es un producto 100% vegetal que se consume en Asia desde hace miles de años. Está hecho a base de leche de soja cuajada, es de color blanco y tiene una textura y un sabor muy suaves. Es muy bajo en calorías, muy rico en proteínas vegetales así como en lecitina, minerales y calcio, no contiene grasas ni colesterol y es fácil de digerir.

Read More

GALLETAS AZUCARADAS DE UBE

GALLETAS DE UBE FILIPINO

Hace unos años cuando vivía en el barrio del Raval, era muy aficionada a la repostería filipina, allí hay tiendas en las que se puede encontrar y os aviso, los dulces filipinos están realmente buenos. Además creo que son unos grandes desconocidos.

Para su elaboración utilizan ingredientes como la leche de coco, la harina de arroz, la leche evaporada, el pandan y un ingredientes esencial: el ube, sabor representativo de la cocina de este país.

El ube es un tubérculo similar a un boniato pero de color violeta, es originario de Filipinas y tiene un sabor dulce y suave. Al ser morado, transfiere a los platos un maravilloso y vistoso color violeta.

El ube podemos encontrarlo fresco, o sea el tubérculo o la pulpa ya cocida y congelada, también en un líquido concentrado ya listo para añadir a la masa de nuestros pasteles. Yo prefiero utilizar el ube fresco, pero si no lo encuentras o no tienes tiempo de prepararlo, el concentrado de ube y la pulpa de ube congelada van muy bien.

Se pueden preparar un sin fin de pasteles y postres con ube, yo he elegido estas galletas crujientes con ube y azúcar glacé. Que no os engañen, el interior es super tierno y jugoso.

Para prepararlas primero tenemos que hacer una especie de pasta dulce llamada halaya, que puede utilizarse como mermelada/gelatina o añadirla a la masa de muffins o bizcochos.

Read More

CURRY KHAO SOI VEGANO

khao soi vegano

El khao soi del norte de Tailandia es una sopa elaborada con una mezcla de fideos de huevo crujientes fritos y de fideos de huevo cocidos en una salsa de curry con leche de coco, hierbas aromáticas y chiles. El curry utilizado es algo similar al amarillo o massaman, pero su consistencia es más fina. Es un plato de street food muy popular en el norte de Tailandia y no suele servirse con frecuencia en restaurantes tailandeses en el extranjero.

Hay algunas razones para creer que la versión tailandesa de khao soi estuvo influenciada por la cocina musulmana china, es por eso que solo se utiliza carne de ternera o de pollo en su elaboración. Existen variantes del khao soi sin leche de coco o con fideos de arroz en lugar de fideos de huevo. También puede hacerse una versión vegana, como en la receta que os presento en este post.

Vamos allá con nuestra receta de khao soi vegano!

Read More

ALBÓNDIGAS COREANAS CON SALSA GOCHUJANG

El ingrediente clave para esta receta de albondigas coreanas en la salsa gochujang.

Es una salsa picante muy utilizada en la cocina coreana, sobre todo para condimentar platos. Se trata de una pasta fermentada a base de chiles rojos en polvo. Se elabora de forma tradicional en recipientes de barro sellados en los que se almacena la pasta de chiles y se deja fermentar durante años.

La pasta gochujang contiene una base de arroz glutinoso, granos pulverizados de soja y bastante chile en polvo. Menos frecuente es la adición de jujube, cebada y calabaza. Se emplea como condimento habitualmente en los Jjigae coreanos. A veces se marina carne y se emplea como condimento de platos como el naengmyeon y el bibimbap.

En esta receta las albondigas se glasean con una salsa dulce a base de miel y gochujang. Es un plato perfecto como aperitivo.

Ingredientes:

  • 400 gr de carne de ternera picada

  • 3 cucharadas de harina de maíz (maicena)

  • 1 cucharada de harina de trigo

  • 1/2 cucharadita de jengibre recién rallado

  • 1/2 cucharadita de sal

  • 1 cucharada de vino de arroz

  • Aceite para freír

  • un puñado de cacahuetes picados asados o cualquier nuez que elijas

Para la salsa:

  • 1 cucharada de aceite vegetal

  • 2 dientes de ajo, finamente picados

  • 2 cucharadas de pasta de chile coreano (gochujang)

  • 1 cucharada de ketchup

  • 1/2 cucharada de mayonesa

  • 3 cucharadas de miel

Instrucciones:

Mezclar la carne de ternera picada con la maicena, la harina, el jengibre, la sal y el vinagre de arroz. Mezclar bien todos los ingredientes y reservar.

Para hacer la salsa, calentar 1 cucharada de aceite en una sartén a fuego medio. Agregar el ajo y cocinar hasta que esté dorado, pero sin quemarlo. Una vez dorado agregar el resto de los ingredientes de la salsa a la sartén y mezclar bien. Llevar a ebullición y dejarla espesar durante aproximadamente 1 minuto. Reservar.

En una sartén profunda o wok calentar bastante aceite para que cubran las bolitas de carne. La temperatura debe ser de alrededor de 160-170˚C.

Con la carne hacemos bolitas del tamaño de un bocado y las freímos hasta que estén ligeramente doradas. Una vez fritas las colocamos en un plato sobre de papel de cocina para que pierdan el exceso de aceite y las añadimos a la sartén junto con la salsa. Las mezclamos bien para que se cubran con la salsa de manera uniformemente.

Por último las adornamos con cacahuetes picados. Las servimos calientes o a temperatura ambiente.

Ya podemos disfrutar de nuestras albóndigas coreanas con salsa gochujang.

GALLETAS DE MANTEQUILLA Y FLORES DE CEREZO

-Ya estamos en primavera y que mejor para celebrarlo que unas maravillosas galletas de mantequilla y flores de cerezo encurtidas en sal. –

Las flores las compré en el mercado de Tsukiji cuando estuve en Tokio, las vi y me parecieron super monas, al estar conservadas en sal aguantan bastante, hace un año ya de mi viaje y aún están perfectas.

Para utilizarlas en la cocina primero hay que ponerlas en remojo para eliminar la salinidad, pero aun así , estás aportan un toque salado a cualquier plato. En esta receta la sal realza el sabor de la mantequilla y el dulzor del azúcar y si a esto le sumamos el maravilloso sabor de las flores de cerezo, entonces tenemos un dulce bocadito de cielo con sabor a primavera japonesa.

Si os atrevéis a preparar las flores de cerezo encurtidas en casa aquí os dejo la manera de hacerlo:

Necesitaremos recoger cuidadosamente a mano las flores del árbol, lavarlas, escurrirlas y secarlas.

Rociaremos sal sobre las flores (alrededor de 1 taza de sal por 10 tazas de flores) y les pondremos un peso encima. Al día siguiente, las exprimiremos y tiraremos el líquido de la salmuera, sumergiremos las flores en vinagre de ume (ciruela) y las dejaremos reposar durante aproximadamente 3 días.

Finalmente, las dejaremos secar en una sola capa durante 3 días a la sombra o hasta que se sequen. Para conservarlas, las envasaremos en un frasco con sal (proporción de aproximadamente 1: 1). De esta manera, pueden mantenerse durante un año.

Read More

CURRY UDON SOUP CON CALABAZA Y BERENJENAS.

El udon con curry puede encontrarse en todo Japón pero la sopa de udon con curry – curry udon soup- solo se encuentra en Hokkaido, la isla más al norte de Japón. Allí es un plato típico debido al frío extremo durante los meses de invierno. Habitualmente de sirve junto a una selección de verduras de temporada, las cuales se fríen o se asan a la parrilla.

La receta original incorpora la carne de cerdo en el caldo, pero yo he hecho una versión sin carne, no es vegetariana porque lleva caldo dashi con atún, pero para una versión vegana solo tendríamos que utilizar dashi vegetal.

Vamos con nuestra receta de curry udon soup!

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de aceite de sésamo tostado japonés

  • 1 cebolla morada, en rodajas

  • 1 zanahoria, pelada y cortada en medias lunas de 1,5 cm de espesor.

  • 10 cm de longitud de daikon (rábano blanco gigante), pelado y cortado en medias lunas de 1,5 cm de espesor

  • 3 dientes de ajo, finamente picados

  • 1 cucharadita de jengibre fresco rallado

  • 2 cucharadas de curry japonés S&B

  • 1 cucharadita de shichimi togarashi (mezcla de 7 especias con sabor)

  • 2 litros (8 tazas) de dashi

  • 1 cucharada de salsa de soja

  • 80 ml (⅓ taza) mirin

  • 1 berenjena pequeña y firme

  • 300g de calabaza cortada en 4 rebanadas uniformes

  • 800 g de fideos udon frescos

  • 2 cebollas tiernas, finamente rebanadas

Calentamos 1 cucharada de aceite de sésamo en una olla grande y pesada a fuego medio- alto. Añadimos la cebolla y cocinamos removiendo regularmente durante 5 minutos o hasta que la cebolla esté suave y ligeramente dorada.

Agregamos el ajo, el jengibre, el curry y el shichimi togarashi a las cebollas y removemos hasta que desprendan su olor. Vertemos el dashi, la soja y el mirin y removemos para que los ingredientes se mezclen bien. Por último añadimos las zanahorias y el daikon y dejamos hervir reduciendo a fuego lento y cocinando durante media hora.

Pasado este tiempo, colamos el caldo y reservamos el líquido.

Mientras tanto, cortamos la berenjena por la mitad y luego en medias lunas de 2 cm de espesor.

Ponemos una sartén grande a fuego medio alto. Embadurnamos la berenjena y las rodajas de calabaza por ambos lados con el aceite de sésamo restante y cocinamos hasta que estén tiernas y doradas, aproximadamente 2-3 minutos por cada lado para la berenjena y hasta 5 minutos por cada calabaza. Cubrimos para mantener el calor.

Cuando esté todo listo para servir, pondremos a hervir una olla grande de agua. Una vez el agua haya comenzado a hervir añadiremos los fideos udon y dejaremos cocer según las instrucciones del paquete.

Ya cocidos los escurrimos y enjuagamos rápidamente con agua fría para eliminar el almidón. Por último los dividimos entre 4 tazones grandes.

Serviremos los fideos udon colocando las verduras a la plancha sobre estos y regándolos con el caldo de curry. Adornaremos cada tazón con la cebolleta picada y un poco de shichimi toragashi.

ALBÓNDIGAS TAILANDESAS EN HOJAS DE LECHUGA

albóndigas tailandesas en hojas de lechuga

Esta receta de albóndigas tailandesas en hojas de lechuga, es el aperitivo perfecto. Las albóndigas tailandesas tienen una textura super suave gracias a la mezcla de carne de pollo y gambas. Su sabor es rico e intenso, rematado con el toque picante del chile y la textura crujiente de los cacahuetes.

Lo mejor es que pueden comerse con las manos, se envuelven en las hojas de lechuga y se les añaden las verduras encurtidas y el cilantro. La salsa de chile dulce es el remate final para este maravilloso plato tailandés!

Ingredientes:

  • 1 zanahoria cortada en forma de noodles con un spirelli

  • 1 pepino pequeño cortado en forma de noodles con un spirelli

  • 80 ml de vinagre de arroz

  • 2 chalotas picadas

  • 40 gr de cacahuetes

  • 1/3 de taza de hojas de cilantro

  • 1 chile rojo fresco

  • 1 diente de ajo

  • 2 cucharaditas de jengibre picado

  • 500 gr de gambas crudas peladas

  • 400 gr de carne de pollo picada

  • 2 cucharaditas de salsa de pescado

  • 2 cucharadas de aceite de cacahuete

  • 1 cogollo de lechuga

  • cilantro fresco

  • salsa de chile dulce

  • lima

Combinamos la zanahoria, el pepino, el vinagre y una pizca de sal en un tazón pequeño y dejamos reposar.

En un procesador de alimentos colocamos la chalota, los cacahuetes, el cilantro, el chile, el ajo y el jengibre y batimos hasta que estén finamente picados. Seguidamente agregamos los langostinos, la salsa de pescado y volvemos a batir hasta formar una pasta.

Colocamos la carne picada en un tazón grande y añadimos la mezcla de gambas. Mezclamos bien y usando las manos hacemos bolas con la mezcla, las colocamos en un plato y las metemos en la nevera durante 30 minutos para enfriarlas.

Pasado este tiempo calentamos el aceite en una sartén grande a fuego medio. Cocinamos las albóndigas durante 5 minutos o hasta que estén cocidas. Reservamos

Por otro lado escurrimos la zanahoria y el pepino en vinagre, desechando el líquido. Cubrimos las hojas de lechuga con dos albóndigas cada una y la verdura encurtida. Espolvoreamos con semillas de sésamo y hojas de cilantro. Las servimos con salsa de chile dulce y rodajas de lima.

Para comerlas, las envolvemos en la lechuga y para adentro! Que aproveche.

LA COCINA COREANA EN JAPÓN

la cocina coreana en Japón

LA COCINA COREANA EN JAPÓN

En la última década, Japón ha experimentado un “boom coreano” entre los jóvenes gracias a los artistas de K-pop, los K-dramas y la cocina coreana. Sin embargo, la relación entre Corea y Japón no es algo de ahora, son ya muchos los años y cada país influye en la comida y la cultura del otro.

En la antigüedad muchas prácticas tradicionales llegaron a Japón desde China a través de Corea. Ya en la era moderna, Corea fue anexionada por Japón y permaneció bajo el dominio japonés de 1910 a 1945 antes de recuperar su independencia.

Durante ese tiempo, los militares japoneses que estuvieron destinados en Corea llevaron platos como el arroz al curry al estilo japonés y el tonkatsu.

Del mismo modo, ingredientes coreanos como el mentaiko (huevas de abadejo picante) y el kimchi ganaron popularidad en Japón y en la actualidad están totalmente integrados en la dieta japonesa. Aunque muchos de los sabores se han modificado para el paladar japonés, volviéndose un poco más dulces y bastante menos picantes, estos alimentos aún son reconocidos en Japón como claramente coreanos.

Hoy en día, hay un gran número de “coreanos zainichi” o coreano-japoneses que han estado en Japón durante varias generaciones, de ahí que existan muchos lugares donde poder disfrutar de la cocina coreana en Japón. Algunas de las zonas más populares son el barrio Shin-Okubo de Tokio y el barrio Tsuruhashi de Osaka, pero incluso fuera de estos barrios, los restaurantes yakiniku (barbacoa japonesa) inspirados en la barbacoa de estilo coreano son prominentes en todo Japón. Además, muchos izakaya ofrecen platos coreanos como el kimchi y el “namul” en sus menús.

Estos son algunos de los platos coreanos más populares en Japón:

Korean Bbq (barbacoa coreana)

En la barbacoa coreana se sirven carne de ternera, cerdo y pollo que normalmente se marinan y luego se asan sobre una llama de carbón o gas. La carne a la parrilla se come típicamente junto a una amplia variedad de platos de acompañamiento llamados “banchan“.

La barbacoa de estilo japonés “yakiniku” se inspiró en la barbacoa coreana, aunque con algunas diferencias como que la carne no está marinada y que en la yakiniku la carne está cortada en trozos más pequeños.

En la barbacoa japonesa la carne suele cortarse en trozos más finos y pequeños de un bocado -lista para comer- mientras que la barbacoa coreana pueden lanzarse a la parrilla trozos grandes de carne y luego cortarlos con una tijera cuando esté lista para comer.

Los restaurantes de barbacoa coreanos más auténticos usan palillos de estilo coreano, estos son de acero inoxidable, más cortos y de forma más plana, las puntas de los palillos tienen textura para poder coger mejor los alimentos.


Kimchi

   receta aquí   receta aquí

El kimchi es uno de los alimentos coreanos más famosos del mundo, incluso declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El kimchi es un plato de verduras fermentadas picantes y su variedad más común se hace con col china, pero el kimchi, como los encurtidos tsukemono japoneses, se pueden hacer con casi cualquier vegetal, como con rábano, pepino o daikon. En Japón, el kimchi tiende a ser más dulce y menos picante que el kimchi en Corea.


Bibimbap

   receta aquí   receta aquí

El bibimbap es un plato coreano muy popular de arroz cocido, cubierto con varias verduras y carne. Se sirve en un plato de piedra caliente y los ingredientes se mezclan rápidamente con una cuchara grande de acero inoxidable poco profunda hasta que estén tostados. El bibimbap es un plato coreano popular en Japón, tanto que incluso se puede encontrar en algunos restaurantes no coreanos, como en las cadenas japonesas de gyudon que ofrecen “bibin-don“.


Bulgogi

Bulgogi es una variedad de barbacoa coreana muy popular en Corea. Se prepara con carne de ternera cortada en rodajas finas y marinada en una salsa de soja dulce.


Japchae

 r  eceta aquí   r eceta aquí

El Japchae es un plato de fideos de vidrio salteados que se comen en Corea durante los días festivos y celebraciones. Los fideos se elaboran con boniato y se saltean con carne y verduras en juliana, normalmente se come como un plato de acompañamiento.


Gimbap

El Gimbap es un plato coreano similar a los maki sushi japoneses, y muy probablemente inspirada por ellos. Está hecho con arroz, verduras y carne envueltos en una lámina de alga nori y condimentados con aceite de sésamo. La principal diferencia entre los rollos de sushi japonés y gimbap es el uso de carne cocida, en lugar de pescado crudo.


Chijimi

Conocida como “pajeon” en coreano, la versión japonesa “chijimi” es un rico pancake hecho con nira y otras verduras. Puede prepararse con mariscos o carne mezclados y se come con una salsa a base de soja y sésamo.


Seolleongtang

Seolleongtang (sopa de hueso de buey) es una sopa coreana que se hace hirviendo huesos de buey durante muchas horas hasta que el caldo se vuelve turbio y lechoso de la rica gelatina de ternera. Por lo general, se come en Corea durante el invierno, servido con arroz y kimchi.


Sundubu Jjigae

Sundubu-jjigae, a menudo conocido solo como “sundubu”, es un guiso picante de tofu suave, verduras y pescado o marisco. Por lo general, se cocina y se sirve muy caliente en un recipiente de porcelana o cerámica de tamaño individual junto con arroz y numerosos acompañamientos banchan. Se le puede añadir un huevo crudo para escalfarlo en el caldo aún super caliente.


Hotteok

El Hotteok es un plato de comida callejera muy popular en Corea. Se trata de un dulce panqueque relleno con una mezcla de azúcar morena, miel, canela y nueces picadas. En Japón no es común encontrarlo fuera de los distritos poblados por los coreanos como Shin-Okubo, por lo que si te encuentras con un puesto de comida en la calle hotteok, asegúrate de probarlo.

LUBINA TAILANDESA AL VAPOR.

NAVIDADES ASIÁTICAS. LUBINA TAILANDESA AL VAPOR

Un buen pescado al horno tampoco puede faltar en una mesa navideña, así que hoy os propongo una receta diferente con un toque tailandés. Nuestra lubina la haremos al horno, pero la vamos a cocinar al vapor, así quedará mucho más jugosa, más adelante os contaré cómo hacerlo. La vamos a aderezar con hierbas aromáticas y cítricos. Para ello utilizaremos: jengibre, cilantro, cebolleta verde, chile y lemongrass. Además la regaremos con zumo de lima, un poco de aceite de sésamo y soja.

Con todos estos ingredientes obtendremos unos matices asiáticos sutiles y ricos para nuestra lubina tailandesa al vapor, consiguiendo así un toque diferente en nuestro menú navideño.

Ingredientes:

  • 1 lubina de kilo y medio, sin escamas, destripada y sin agallas. (si es de pesca sostenible, mucho mejor)

  • 5 cebolletas

  • 1 chile rojo fresco

  • 1 varilla de lemongrass

  • 1 trozo de jengibre de 5 cm.

  • 1 manojo de cilantro fresco, (30 g)

  • 1 lima

  • salsa de soja baja en sal

  • aceite de sésamo

Primero marcamos la lubina por ambos lados a intervalos de 2 cm, cortando aproximadamente 1 cm de profundidad, luego la colocamos en una bandeja de cristal para el horno. Sazonamos ligeramente el interior y ambos lados del pescado.

Cortamos las cebolletas en tiras muy finas. Los chiles y el lemongrass en rodajas finas también. Pelamos y picamos el jengibre, por último picamos los tallos y las hojas de cilantro. Reservamos.

Mezclamos las cebolletas, el chile, el lemongrass, el jengibre, los tallos de cilantro y la mayoría de las hojas en un bol, con esta mezcla rellenamos la cavidad lateral de la lubina.

Exprimimos el zumo de limón sobre la lubina y añadimos a la bandeja las mitades de limón ya exprimidas. Regamos con un chorrito de salsa de soja, un poco de agua y cubrimos la bandeja con papel de aluminio lo más herméticamente posible.

Con el horno a 180 grados, cocinaremos la lubina durante media hora. Pasado este tiempo comprobaremos que está hecha y la sacaremos del horno.

Podemos servir el pescado sobre una una cama de arroz cocido, rociado con el jugo del fondo de la bandeja, un chorrito de aceite de sésamo y las hojas de cilantro restantes.

YUDOFU CON HUEVAS DE SALMÓN.

YUDOFU CON HUEVAS DE SALMÓN

Y seguimos con otra receta asiática para llenar nuestra mesa estas navidades. Hoy os propongo un platillo ideal como entrante o aperitivo, además muy fácil de preparar. Yudofu con huevas de salmón.

El yudofu es un plato ideal para días fríos como los de navidad. El tofu se cocina en un sabroso caldo a base de alga kombu, rica en umami. Al servirlo se le añade una salsa, hay varias que van muy bien con el tofu caliente, por ejemplo la salsa ponzu, la de sésamo o una salsa hecha con miso. La que he preparado para esta receta está hecha a partir de dashi, mirin, sake y salsa de soja, a esta salsa se le conoce como menstuyu.

Por último y como guarnición utilizaremos huevas de salmón, el sabor de las huevas junto con el caldo, complementa a la perfección el sabor del tofu.

Ingredientes para 8 personas:

  • 1 kilo de tofu firme

  • cebolleta

  • alga kombu

  • 1 cucharada de sake

  • un poco de sal

  • agua

Para la salsa:

Para la guarnición:

  • huevas de salmón (ikura)

Primero de todo limpiaremos bien el alga kombu con un trapo, procuraremos no lavarla con agua ya que el polvo blanco que cubre el alga es el que contribuye al sabor umami del caldo. Una vez limpia la dejamos en remojo en una cazuela con bastante agua durante 2 horas, o si tienes mucha prisa y no puedes esperar a que se remoje durante tanto tiempo, puedes ponerla  a cocer a fuego muy bajo para que no hierva durante 15 minutos.

Mientras prepararemos la salsa mezclando todos los ingredientes en un cazo a fuego medio durante 2 minutos hasta que el dashi se disuelva. Pasado el tiempo de remojo del alga, llevaremos el agua a ebullición a fuego medio y una vez que hierva añadiremos el sake y la sal, cuando vuelva a hervir añadimos el tofu en trozos y la parte verde de las cebolletas. Dejaremos cocer unos 10 minutos y serviremos muy caliente, cada trozo en un bol, añadiéndole salsa al gusto y las huevas de salmón sobre cada trozo.

*Todos los ingredientes utilizados en esta receta podéis encontrarlos en grandes superficies, tiendas asiáticas y tiendas online de productos asiáticos.

3 RECETAS JAPONESAS PARA ARROCERA

3 recetas fáciles para hacer en una arrocera

3 RECETAS JAPONESAS PARA ARROCERA

Son ya muchos años cocinando platos japoneses y en mi cocina el utensilio que más he utilizado en todo este tiempo ha sido mi arrocera. Al principio siempre cocía el arroz en una olla, sobre todo para preparar el arroz para sushi, algo que se convirtió en una obsesión.

Conseguir el punto justo para cocer el arroz es un poco difícil, tienes que controlar muy bien los tiempos y la fuerza del fuego.

Yo pensaba que la única forma de cocer el arroz correctamente era haciéndolo con el método tradicional en la olla, pero entonces descubrí que 90% de la población de Japón utiliza arroceras para cocer el arroz, así que me compré una y mi vida cambió, porque cocer arroz en una arrocera es lo más práctico del mundo. Solo pones el arroz, el agua, le das a un botón y tachaaan!! consigues un arroz perfectamente cocido, sin estrés ni trabajo alguno.

Por si os interesa, yo utilizo una arrocera panasonic controlada por microordenador que es la bomba, os la recomiendo. Cuando compréis una arrocera mejor que el cierre sea de tapa con pulsador, de las que al cerrar hacen “click”. Hay otras muchas que tienen una tapa como las de las ollas, pero yo he probado algunas así y no van tan bien.

Además otra cosa que me gusta de las arroceras es que se pueden utilizar para cocinar otras muchos platos, además de cocer el arroz básico. En este post os propongo 3 recetas japonesas para arrocera:

KURIGOHAN

Ingredientes para 2-3 personas:

  • 125g (aproximadamente 5-6) castañas crudas en su cáscara

Para cocinar en la olla arrocera

  • 1 1/2 tazas (taza medidora de arroz) arroz blanco de grano corto o mediano

  • 1 1/5 tazas de agua.

  • 1 cucharadita mirin

  • 1/2 cucharadita de sal

Remojamos las castañas en agua caliente durante 30 minutos. Para pelarlas usaremos un cuchillo y haremos un corte alrededor de la castaña, comenzando desde la parte inferior, luego le quitaremos la cáscara dura y la piel.

Ponemos el arroz en el recipiente de cocción. Lo enjuagamos bajo el agua hasta que esta salga clara. Escurrimos bien el arroz y le añadimos el agua, el mirin y la sal.

Agregamos las castañas peladas y mezclamos bien. Cocinaremos el arroz hasta que esté listo. Si la arrocera es automática y salta antes de que el arroz esté listo volvemos a darle al modo cocción.

Cuando el arroz esté completamente hecho, abrimos la tapa y lo removemos para soltarlo y servir.

 kurigohan foto: Niki Nagata (bananagranola)


TARTA DE SÉSAMO NEGRO

tarta de sésamo negro

Ingredientes:

  • 1 taza de harina para todo uso (tamizada)

  • 4 huevos grandes (la clara separada de la yema)

  • 1/2 taza de azúcar

  • 1/3 taza de semillas de sésamo negro molidas

  • 4 cdas. leche de soja

  • 1/2 cucharada. aceite de sésamo

  • Extracto de vainilla al gusto.

  • Mantequilla (para cubrir la olla interior)

Engrasamos el interior de la olla de cocción ligera y uniformemente con mantequilla.

Batimos las claras de huevo en un tazón, agregando gradualmente el azúcar, hasta que estén bien mezcladas. Añadimos las yemas de huevo, el extracto de vainilla y batimos hasta que espese.

Mezclamos la harina, las semillas de sésamo negras molidas y la leche de soja. Añadimos el aceite de sésamo y mezclamos suavemente.

Ponemos la mezcla en la olla de cocción engrasada dando unos golpecitos en el fondo de la olla para liberar el exceso de aire. Colocamos la olla en la arrocera. Si la arrocera es automática simplemente iremos dándole al botón cuando vaya saltando, una y otra vez hasta que la tarta este hecha, alrededor de 45 minutos. Con un palillo de bambú la pincharemos para saber si está lista. Una vez cocida la retiramos de la arrocera y dejamos enfriar.


TAKIKOMI GOHAN

 takikomi gohan takikomi gohan

ingredientes para 4 personas:

  • 2 tazas de medida de la arrocera, de arroz de grano corto japonés sin cocer (2 tazas de la olla arrocera = 1 ½ taza = 360 ml)

  • 3 setas shiitake secas

  • 120 ml de agua

  • 85 gr de konnyaku

  • 20 gr de aburaage (tofu frito)

  • 60 gr de zanahoria de 3 pulgadas

  • 1 muslo de pollo deshuesado y sin piel

  • 350 ml de caldo dashi

  • 1 ½ cucharada de mirin

  • 1 ½ cucharada de salsa de soja

  • Mitsuba (perejil japonés) (o 1 cebolla verde)

Ponemos el arroz en un recipiente grande y bajo el chorro de agua del grifo lo vamos lavando con movimientos suaves y circulares utilizando las manos, hasta que el agua salga clara, repitiendo el proceso unas 4 o 5 veces más o menos.

Una vez lavado lo dejaremos en agua durante 30-60 minutos. Esto ayudará al arroz a absorber el sabor de los condimentos más adelante, además quedará más tierno y jugoso. Colamos el arroz y lo escurrimos por completo durante al menos 15 minutos. Por último ponemos el arroz en la arrocera.

Mientras tanto, preparamos los otros ingredientes. Ponemos en remojo 3 setas shiitake secas en ½ taza de agua durante 15 minutos. Colocamos un tazón más pequeño encima para mantener las shiitake sumergidas en el agua.

En una cacerola pequeña, ponemos a hervir 2 tazas de agua. Añadimos ⅓ del konnyaku y cocinamos durante 1 minuto para deshacernos del olor. Transferimos el konnyaku a un plato para que se enfríe. Agregamos el aburaage a la misma olla de agua y cocine durante 1 minuto. Esto elimina el exceso de aceite. Ponemos el aburaage a un plato para que se enfríe y desechamos el agua.

Tanto el aburaage, como el konnyaku podemos comprarlos online o en tiendas asiáticas.

Cortamos la zanahoria en diagonal y en rodajas finas, luego cortaremos las rodajas en juliana o piezas más pequeñas. También el aburaage y el konnyaku en pequeñas tiras delgadas.

Cortamos el muslo de pollo en trozos de 2 cm. Escurrimos las setas shiitake y reservamos el agua donde las hemos tenido en remojo, a este agua se le llama shiitake dashi. Retiramos el tronco y las cortamos en rebanadas finas.

Volvemos a colar el Shiitake Dashi en un recipiente con un colador de malla fina para eliminar las partículas sucias. Reservamos.

Ayudándonos de una taza medidora, añadimos a la arrocera 350 ml de dashi, el resto de ingredientes y los condimentos

Importante, NO mezclar el arroz con los ingredientes. El arroz no podrá absorber suficiente agua para cocinarse y terminará con una textura dura. Así que iremos añadiendo los ingredientes de más duros a más tiernos. Sin mezclar, empezamos a cocinar el arroz.

Una vez que el arroz haya terminado de cocerse, usaremos una paleta para revolver el arroz y las verduras y así distribuir los ingredientes de manera uniforme. La parte inferior del arroz se carameliza ligeramente, y esta parte se llama Okoge y es especialmente sabrosa.

Serviremos el arroz caliente o a temperatura ambiente. Lo espolvorearemos con mitsuba picada o cebolla verde en la parte superior.

PASTELITOS DE TÉ MATCHA AL VAPOR

Mushi Pan. Pastelitos de té matcha al vapor.

A estos pastelitos al vapor en Japón se les llama Mushi Pan (蒸 し パ). El mushi pan es un pastel ligero, esponjoso y suave. Como su nombre indica, se cuece al vapor en lugar de hornearse, y se tarda menos de 20 minutos en prepararse desde el principio hasta el final.

Los pasteles al vapor japoneses están hechos con ingredientes muy simples: harina, levadura en polvo, huevos, leche, azúcar y aceite.

Después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a importarse una gran cantidad de harina de trigo de los EE. UU y los japoneses comenzaron a comer más pan. Casi al mismo tiempo, los pasteles al vapor comenzaron a aparecer en las cocinas japonesas. Como el azúcar era caro en ese entonces, los japoneses incluían pequeños trozos de batatas japonesas –satsumaimo– para endulzar los pasteles. Los mushi pan de satsumaimo siguen siendo el sabor más popular a día de hoy en Japón.

Los pastelitos al vapor que hoy os presento son de té matcha, un sabor que me encanta. ¿Os animáis a prepararlos?

Ingredientes para 4 pastelitos:

  • 100 gr de harina de trigo

  • 2 cucharaditas de té matcha

  • 1 cucharadita de levadura

  • 1 pizca de sal

  • 60 gr de azúcar

  • 80 ml de leche de almendras

  • 1 huevo

Por un lado, mezclamos en un bol la yema del huevo junto con la leche y batimos, añadimos el azúcar y volvemos a mezclar. Reservamos.

Por otro lado montamos a punto de nieve la clara del huevo. Reservamos.

En un bol ponemos la harina junto con el té macha, la levadura y la sal, mezclamos todos los ingredientes y los tamizamos ayudándonos de un colador. Lo añadimos a la mezcla de huevo y leche y mezclamos bien con una espátula para eliminar cualquier grumo. Por último, poco a poco, añadimos el merengue. El merengue es lo que le dará al pastelito una textura más esponjosa, así que lo iremos mezclando suavemente para conservar el aire que hemos conseguido montando la clara.

Ponemos la mezcla en cápsulas de papel para muffins, pero antes pondremos cada cápsula dentro de algún recipiente de cristal o cerámica, como una taza o un pequeño bol, todos del mismo tamaño. Así los pastelitos no perderán la forma al cocerse.

Para cocer los pastelitos utilizaremos una olla con agua y una rejilla para cocer al vapor. Si queréis también podemos utilizar una arrocera.

Ponemos la olla con agua al fuego, con la rejilla dentro y la tapa envuelta en un trapo de cocina para que el vapor no se pierda. Una vez que el agua comience a hervir la apartaremos del fuego y pondremos nuestros recipientes con la masa sobre la rejilla dentro de la olla, la taparemos y volveremos a poner al fuego, una vez comience el agua de nuevo a hervir, dejaremos los pastelitos 13 minutos cociendo.

Pasado este tiempo, pincharemos cada pastel con un palillo de bambú, si el palillo sale limpio es que están listos.

Por último los sacamos de la olla para que se enfríen y desmoldamos.

11 PLATOS JAPONESES DE ORIGEN CHINO

11 PLATOS JAPONESES DE ORIGEN CHINO

11 PLATOS JAPONESES DE ORIGEN CHINO

Para muchos occidentales, los dim sum son unas pequeñas empanadillas chinas que se sirven al vapor. Pero en China el dim sum además es un popular brunch de fin de semana en el que los camareros de este tipo de restaurantes van de un lado a otro del local con carros de vaporeras de bambú llenas de sabrosos y dulces platos. Podemos encontrar locales de dim sum en Japón gracias a la popularidad del chuka ryori o la comida china de estilo japonés. Los restaurantes japoneses de dim sum más pequeños tienden a servir menús teishoku ya preparados, mientras que los restaurantes más grandes a menudo permiten que los comensales realicen sus pedidos a la carta.

Estos son algunos de los platos de origen chino más populares en Japón:

Shumai

 Receta  Shumai aquí  Receta Shumai aquí

Los shumai japoneses son empanadillas al vapor hechas con carne de cerdo y gambas. Se basan en el dim sum “shao mai”, tradicionalmente chino. La masa se envuelve alrededor de la carne picada como una bolsa que se abre ligeramente en la parte superior. Los shumai se pueden rematar con huevas de pescado o con un solo guisante verde. Podemos mojarlos en salsa de soja o aceite de chile con ajo.

Harumaki

 foto y receta:  Just one cookbook  foto y receta: Just one cookbook

Los harumaki o rollitos de primavera fritos, son el equivalente japonés del chino chunjuan -el rollito de primavera de toda la vida- plato super popular de dim sum. Están rellenos con una mezcla de verduras y un poco de carne picada.

Gyoza

 Receta  Gyoza aquí  Receta Gyoza aquí

Las gyoza, son muy similares a los “gaau ji” chinos. Llegaron al Japón de la posguerra cuando los soldados regresaron a casa desde Manchuria y trataron de recrear las deliciosas empanadillas que habían comido allí. Estas tienen forma de media luna y contienen una mezcla de carne de cerdo, col y puerro. Se cuecen al vapor en la sartén con un poco de agua antes de freírlas para dar a la envoltura de la masa una textura suave pero crujiente.

Leer: Guía completa de variedades de gyoza

Nikuman

Los Nikuman son bollos redondos al vapor, basados en los bollos de cerdo chinos “cha siu bao”. Sin embargo, tienen algunas diferencias. Los nikuman japoneses tienden a tener una masa más fina y esponjosa y están rellenos de carne de cerdo y verduras, mientras que el cha siu bao tiene una textura más consistente y gruesa y están rellenos de carne de cerdo asada aderezada con una salsa espesa y dulce.

Recientemente en Japón, algunos sabores “bastante especiales” han ido ganando popularidad, como el nikuman de curry verde tailandés o el relleno de pizza con queso.

Ebi chili

El ebi chili, es uno de los platos más famosos del chuka ryori, fue inventado por un chef chino en Japón que buscaba dar a los clientes del restaurante una muestra de la cocina típica de Sichuan. El ebi chili esta basado en un plato llamado gan shao xia, o langostinos en salsa agridulce. La versión japonesa consiste en langostinos empanados en una salsa de chile dulce y salsa de tomate. El perfil de sabor del plato japonés es más dulce que el de la cocina de Sichuan y mucho menos picante, esto ayudó a popularizarlo entre los japoneses durante los años 50 y 60.

Nagasaki Kakuni Manju

 Receta  kakuni manju aquí  Receta kakuni manju aquí

En la prefectura de Nagasaki, los estilos de cocina china y japonesa se han unido para crear una serie de platos de fusión, incluyendo el nagasaki kakuni manju, una famosa comida local. Los manju de Kakuni son bollos de cerdo japoneses similares en algunos aspectos a los nikuman. La diferencia entre ambos es que el nagasaki kakuni manju no es redondo, su masa se dobla por la mitad alrededor de un tierno trozo de buta kakuni -panceta de cerdo japonesa estofada- similar al “hong shao rou” muy popular en Shanghai o a los bao taiwaneses.


Sopa Wonton

 receta  sopa wonton aquí  receta sopa wonton aquí

Los wontons se parecen mucho a las gyoza, pero estos se cuecen y se sirven en caldo. La masa se dobla en una forma triangular o en forma de flor en lugar de la forma de media luna. Además, estos tienen una masa más fina y delicada, y están rellenos con carne de cerdo y gambas.

Yakisoba

 receta  yakisoba aquí  receta yakisoba aquí

Los yakisoba son la versión japonesa de los “chow mein” chinos, siempre con algunas diferencias, claro. Los yakisoba se hacen con fideos cocidos salteados con carne de cerdo y col se aderezan una salsa yakisoba a base de soja, fruta y salsa worcestershire. Por el contrario los Chow mein se hacen con fideos frescos salteados con carne o mariscos, bok choy y salsa de soja china, que tiene un sabor menos salado que la salsa de soja japonesa.

Custard-man (bollos de natillas al vapor)

Contrariamente a lo que pueda parecer, custard-man no es un superhéroe japonés que extrae sus poderes de las natillas. Man (pronunciado “mahn“) es la abreviatura de manju, la palabra japonesa para cualquier tipo de bollo cocido al vapor, basada en las tradicionales bolas de bao. Con Custard-man nos referimos a unos bollos chinos rellenos de natillas al vapor, llamados “lai wong bao” o a veces, “nai wong bao”. Estos deliciosos dulces tienen un maravilloso aroma a leche y yema de huevo. La mayoría están disponibles en restaurantes especializados en dim sum en los barrios chinos de Japón (ubicados en Yokohama, Nagasaki y Kobe), o en tiendas de conveniencia locales.

Tartas de huevo

Las tartas de huevo chinas, o “daan taat”, son pasteles de dim sum elaborados con una base de hojaldre similar a la de una tartaleta y con un relleno a base de huevo muy cremoso. Se pueden encontrar en los distritos de Chinatown de Japón con el nombre de dan-ta o eggu taruto, pero la variedad japonesa de este pastelito está más influenciada por las tartas de crema portuguesas, que son más parecidas a las natillas que a las tartas de huevo chinas y por lo tanto saben menos a huevo.

Goma Dango

Los goma dango japoneses son pequeñas bolas de arroz fritas –mochi– , rellenas con una pasta de judías rojas –azuki– semidulce y cubiertas con semillas de sésamo tostadas. Estos dulces tienen su origen en el tradicional dulce chino de dim sum llamado “jian dui”, a menudo se venden en festivales al aire libre o durante todo el año en los distritos de Chinatown de Japón.

KABOCHA KOROKKE

En 1887, la croqueta francesa fue introducida en Japón. Se cree que las korokke con puré de patatas fueron inventadas porque la tecnología de procesamiento de lácteos no se había popularizado aun en Japón en esa época.

Las korokke son un plato tan popular en Japón que hay pequeñas tiendas donde son todo lo que venden, también están disponibles en tiendas de conveniencia -los omnipresentes konbini– y supermercados. Muchas carnicerías las venden recién fritas para los clientes.

Podemos encontrarlas en una gran variedad de sabores: con verduras, carne picada o marisco. En algunas partes de Japón tienen su propia variedad de korokke con los ingredientes locales más representativos de la región.

Las korokke son aderezadas con un tipo de salsa llamada tonkatsu, siempre la encontraremos en la mesa o barra del local donde las sirvan.

Ya sabemos que los japoneses dan mucha importancia a la etiqueta a la hora de comer, si comemos las korokke en un restaurante, utilizaremos los palillos para cortarla en trozos del tamaño de un bocado para comerlas. Menos elegante, también es aceptable coger la pieza entera con los palillos y tomar un mordisco. Si por el contrario la compramos en un puesto ambulante, las korokke vendrán envueltas en un papel, así que podremos comerlas con las manos.

Para esta receta vamos a utilizar calabaza, en Japón llamada kabocha. Las kabocha korokke son muy populares, esta variedad podemos encontrarla en cualquier tienda o restaurante.

Ingredientes para 2 personas:

  • 500 gr de calabaza

  • 1 cucharadita de aceite

  • 250 gr de ternera picada

  • 1/2 cebolla picada

  • 1/2 cucharadita de sal

  • pimienta negra al gusto

  • harina

  • huevo

  • panko

  • aceite para freír

  • salsa tonkatsu

En primer lugar pelamos y cortamos en dados la calabaza. en una olla con agua hirviendo la ponemos a cocer hasta que esté blanda. Una vez blanda la machacamos con un tenedor hasta conseguir un puré.

Por otro lado en una sartén salteamos la carne de ternera con un poco de aceite, cuando la carne se dore añadimos la cebolla bien picada y volvemos a saltear durante unos minutos hasta que la cebolla se vuelva transparente, salpimentamos.

Una vez lista la cebolla y la carne la mezclamos con el puré de calabaza y dejamos enfriar.

Cuando la mezcla esté fría la dividimos en 8 partes y con estas hacemos bolas. Dejamos las bolas en la nevera durante al menos una hora para que la masa se compacte.

Pasado ese tiempo las cubrimos con harina, las pasamos por huevo batido y luego las rebozamos con panko.

En una sartén profunda con bastante aceite y con este muy caliente, freímos las korokke hasta que estén doraditas y finalmente, las servimos con un poco de salsa tonkatsu.

MIE GORENG

Podría comer fideos a diario durante toda mi vida y sería feliz, los fideos son vida! Los mie goreng son fideos fritos al estilo indonesio y uno de mis platos favoritos. Mie goreng significa literalmente “fideos fritos”. Lo que hace especiales a estos fideos y los diferencia de cualquier otro fideos frito es su salsa. El sabor característico de los mie goreng proviene de la salsa kecap manis, un tipo de salsa de soja indonesia super dulce y pegajosa, casi parecida a la melaza. Super adictiva.

Durante el tiempo que viví en Indonesia y Malasia pude disfrutar casi a diario de este maravilloso plato, recuerdo que a veces los comía hasta para desayunar. A los fideos se les puede añadir: huevo, brotes de soja, gambas, tofu, carne, cebolleta…es un plato muy versátil.

¿Queréis conocer la receta de estos maravillosos fideos?

Ingredientes para 2 personas:

  • 220 gr de gambas crudas y peladas

  • 2 tazas de brotes de soja

  • cilantro

  • chalotas fritas

  • 2 dientes de ajo

  • 1 lima

  • 4 huevos

  • 450 gr de fideos de huevo

  • sal y pimienta

Para la salsa:

  • 1 cucharadita de salsa de chile

  • 3 cucharadas de kecap manis (salsa de soja indonesia)

  • 1 cucharada de ketchup

  • 1 cucharada de salsa de ostras

  • 1 cucharada de salsa de soja oscura

Elaboración:

En una olla con agua hervimos los fideos siguiendo las instrucciones del paquete; una vez cocidos los colamos y enfriamos bajo un chorro de agua fría. Una vez enfriados los reservamos.

En un wok calentamos aceite a fuego alto, cuando comience a humear añadimos el ajo, antes de que comience a dorarse añadimos las gambas, salteamos sin dejar de remover.

Añadimos los fideos y salteamos durante unos minutos, seguidamente añadimos los ingredientes de la salsa y removemos para que los fideos se impregnen de esta. Añadimos los brotes de soja y seguimos salteando durante 2 minutos. Apartamos del fuego.

En otra sartén freímos los huevos.

Para servir los fideos, los colocamos en un plato, junto un huevo, un poco de chalota frita, cilantro y lima.

10 PLATOS JAPONESES IDEALES PARA IR DE PICNIC

Las cajas bento son ideales para ir de picnic y además son fáciles de compartir. Los alimentos que metemos en nuestros bentos se eligen específicamente por su capacidad para mantenerse bien a temperatura ambiente durante todo el día, lo que los convierte en una opción perfecta para cualquier picnic. En este post os doy una lista de platos japoneses perfectos para disfrutar al aire libre. ¿Qué mejor forma hay para disfrutar de la naturaleza que disfrutando de deliciosa comida japonesa, una botella de mugicha y algunos amigos?

EDAMAME

Los edamame son vainas de soja que se cuecen al vapor y ligeramente saladas para una merienda saludable que es tan divertida de compartir como una bolsa de cacahuetes sin cáscara. Si bien están disponibles congelados durante todo el año, es mejor disfrutarlos en verano en su máxima frescura cuando se pueden encontrar en los supermercados, a menudo aún en el tallo, y como aperitivos en izakaya y restaurantes japoneses tradicionales.


KARAAGE

  receta karaage aquí

receta karaage aquí

El pollo frito es comida de picnic por excelencia para muchas culturas y Japón no es una excepción. El pollo frito al estilo japonés -llamado “kara-age”– está hecho con pedazos de pollo marinados en salsa de soja y jengibre y rebozados en fécula de patata antes de freírlos. Comúnmente se come con mayonesa japonesa y un toque fresco de limón.


REI SHABU

 pincha aquí para ver la  receta de rei shabu

pincha aquí para ver la receta de rei shabu

Rei-shabu es un plato frío de carne de cerdo en rodajas finas, ligeramente cocido a fuego lento en caldo shabu shabu, enfriado y servido con un aderezo de salsa ponzu o de salsa de sésamo (las dos salsas de inmersión principales utilizadas para el shabu shabu). Es una forma perfecta de disfrutar este delicioso plato de invierno durante el calor del verano.


TAMAGOYAKI

  pincha aquí para ver la receta de tamagoyaki

pincha aquí para ver la receta de tamagoyaki

Una comida de picnic muy popular en Japón es el Tamagoyaki, una tortilla enrollada al estilo japonés, aderezada con dashi y un poco de azúcar para conseguir un sabor más rico y ligeramente más dulce que las tortillas de estilo occidental. El tamagoyaki nunca puede faltar en las cajas bento, ideales para ir de picnic.


KOROKKE

  pincha aquí para ver la receta de korokke

pincha aquí para ver la receta de korokke

Las Korokke son croquetas de patata al estilo japonés, hechas con una mezcla de puré de patatas con forma redonda o ovalada, empanadas con panko y fritas. Además del relleno estándar de patata, en Hokkaido las korokke también pueden contener un relleno de bechamel con cangrejo, pollo o una mezcla de carne picada.


ENSALADAS JAPONESAS

  pincha aquí para ver la receta de ensalada de patata

pincha aquí para ver la receta de ensalada de patata

La cocina japonesa incluye muchos platos de ensaladas y guarniciones a base de vegetales como la goma-ae, con aderezo de sésamo; la ohitashi, verduras escaldadas aderezadas con salsa de soja y la namasu, daikon rábano y zanahoria encurtidas.

También está la ensalada de patatas, una plato muy de picnic occidental que ha sido adoptada también como un plato de picnic en Japón. Elaborada con mayonesa japonesa y un poco de azúcar, el sabor ha sido modificado al paladar japonés para darle un sabor ligeramente más dulce que la ensalada de patata al estilo occidental, puede incluir trocitos de jamón, pepino y maíz troceados.


ONIGIRI

  para ver la receta de onigiri pincha aquí

para ver la receta de onigiri pincha aquí

Las bolas de arroz de Onigiri son un artículo favorito de la lonchera en Japón y una comida de picnic popular. Se elaboran formando arroz salado caliente en forma de bola, cilindro o triángulo con un envoltorio opcional de algas marinas tostadas. Los empastes comunes incluyen copos de salmón salado, ume (ciruela en escabeche) y ensalada de atún.


INARIZUSHI

  para ver la receta del inarizushi pincha aquí

para ver la receta del inarizushi pincha aquí

El inarizushi es un tipo de sushi del oeste de Japón, consiste en bolsas de tofu frito llamadas “abura-age” rellenas con arroz de sushi. Se mantiene bien a temperatura ambiente porque no incluye pescado crudo, lo que lo convierte en una excelente opción para las comidas campestres.


HIYA-YAKO

  para ver la receta de hiya-yako pincha aquí

para ver la receta de hiya-yako pincha aquí

Hiya-yakko es un plato de cremoso tofu de seda que se sirve frío con un aderezo ligero de salsa de soja. Por lo general, se adorna con jengibre recién rallado, cebolletas en rodajas y escamas de pescado bonito.


MUGICHA

El mugicha frío es una bebida japonesa muy popular en verano ya que se cree que previene de los efectos del agotamiento por calor. Se elabora remojando la cebada tostada en agua, lo que da como resultado un té sin azúcar y sin cafeína muy saludable y refrescante.

JAPCHAE. FIDEOS COREANOS DE BONIATO

El japchae es un plato de fideos de apariencia cristalina, salteados con verduras y con un toque dulce, es un plato muy popular en la cocina coreana. El Japchae se prepara típicamente con dangmyeon, un tipo de fideos grises, semi transparentes, masticables y elásticos hechos de almidón de boniato. También se los conoce como “fideos de vidrio“, “fideos de celofán” o “fideos de boniato“.

El surtido de verduras que se utilizan para el japchae puede variar, como ingredientes típicos tenemos: zanahorias, espinacas, cebollas y cebollinos. Las setas que comúnmente se utilizan son las oreja de madera, las shiitake y las setas de ostra. Tanto la carne de ternera como la de cerdo se usan comúnmente para el japchae. Cada ingrediente se sofríe por separado antes de mezclarlo con los fideos y se sazonan con salsa de soja, azúcar y aceite de sésamo.

En su día el japchae fue un plato de la realeza, a día de hoy es un plato que nunca puede faltar en cualquier celebración tradicional. Es un plato fácil de prepararque puede servirse caliente, a temperatura ambiente o frío y que también puede comerse recién hecho o el día siguiente.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1/4 de taza de salsa de soja

  • 2 cucharadas de miel

  • 230 gr de fideos de boniato

  • 120 gr de espinacas

  • 1 cucharada de aceite vegetal

  • 1 taza de cebolla picada en juliana

  • 2 dientes de ajo

  • 6 setas shiitake

  • 1/2 taza de zanahoria

  • 2 cebollinos

  • 1 cucharadita y media de aceite de sésamo

  • semillas de sésamo

Elaboración:

Poner una cacerola grande con agua con sal a hervir a fuego alto. Agregar los fideos, importante remover para separarlos. Los coceremos de acuerdo a las instrucciones del paquete. Una vez cocidos los escurrimos en un colador y los enjuagamos con agua fría hasta que se enfríen. Con los fideos todavía en el colador, los rociamos con 2 cucharaditas de aceite de sésamo y removemos para para que se impregnen del aceite uniformemente; reservamos.

Mezclamos la salsa de soja y la miel en un tazón pequeño hasta que la miel se haya disuelto; reservamos.

Calentamos el aceite en una sartén grande a fuego medio. Agregamos las zanahorias, la cebolla, la sal y la pimienta. Cocinamos, removiendo, hasta que la cebolla se haya ablandado, aproximadamente 8 minutos. Agregamos los champiñones y el ajo, cocinamos hasta que los champiñones estén tiernos, aproximadamente 3 minutos.

Subimos el fuego a medio alto. Agregamos la espinaca. Dejamos cocer hasta que se ablanden ligeramente, aproximadamente 1 minuto. Agregamos los fideos reservados y la mezcla de salsa de soja, mezclamos y cocinamos aproximadamente de 2 a 3 minutos. Retiramos la sartén del fuego, agregamos las 2 cucharaditas restantes de aceite de sésamo tostado. Comprobamos que están bien de sal y pimienta y rectificamos si fuera necesario. Servimos espolvoreando con el cebollino y las semillas de sésamo. Servir inmediatamente.

BROWNIE DE MISO ROJO Y CHOCOLATE

Me declaro una amante confesa del miso en todas sus variedades y usos. Pero bien es cierto que nunca habría pensado en incluirlo en un dulce hasta que vi una receta de galletas que una amiga subió a instagram. Hasta entonces para mi el miso solo tenía uso en sopas, salsas y salteados, por lo cual ha sido mas que una grata sorpresa, ha sido toda una revelación.

Por lo general el dulce y el salado siempre son una combinación ganadora, así que ¿por qué no probar a hacer un brownie con miso rojo? Me preocupaba un poco que el intenso sabor del miso eclipsara al resto de sabores pero sorprendentemente combina a la perfección con el chocolate!! El umami del miso aporta profundidad e intensifica su sabor. También hace que la textura sea mas suave y cremosa que la del clásico brownie.

Yo he utilizado un miso rojo de trigo artesanal que le compré en mi viaje a Tokyo a una señora muy maja, pensé que era perfecto porque de repente huele a frutas y tiene un matiz dulce muy pronunciado, además de mucho cuerpo, la verdad es que fue un acierto comprarlo y sobre todo utilizarlo en esta receta.

Por supuesto podríais utilizar también miso blanco ya que este también es dulce.

No voy a decir nada mas porque lo que en realidad quiero es que probéis a hacer esta receta, a mi me ha encantado y estoy segura de que a vosotros también os encantará!

Ingredientes:

  • 200 gr de chocolate negro

  • 250 gr de mantequilla

  • 265 gr de azúcar moreno

  • 90 gr de miso rojo

  • 4 huevos

  • 200 gr de harina

  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

  • 2 cucharaditas de cacao

  • 1/2 cucharadita de levadura

Elaboración:

Precalentar el horno a 160 grados. En un bol al baño maría colocamos el chocolate y la mantequilla troceados para que se derritan. Una vez se hayan derretido dejaremos que la mezcla se enfríe un poco. Por otro lado en otro bol añadimos el azúcar, los huevos, el miso y el extracto de vainilla, mezclamos bien todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea, añadimos entonces el chocolate con la mantequilla y volvemos a mezclar.

En otro bol añadimos la harina, la levadura y el cacao, mezclamos y añadimos a la mezcla de chocolate y huevos.

En un recipiente cuadrado para horno de al menos 20 cm -el cual previamente hemos engrasado con mantequilla- vertemos la mezcla de nuestro brownie y horneamos durante 40 minutos. Pasado este tiempo -para comprobar que está listo- pinchamos en el centro con una varilla o palito de bambú, si al pasar los dedos por la varilla la mezcla que queda adherida a esta está húmeda y forma una bola cuando la frotamos con los dedos juntos es que el brownie está listo.

Si queremos un brownie mas consistente podemos seguir horneándolo 10 minutos mas.

Una vez nuestro brownie esté listo, lo dejaremos enfriar y para servirlo lo cortamos en cuadrados que espolvorearemos con cacao.

BULGOGI BOWL

Esta receta se ha convertido en una de mis favoritas. Si alguna vez habéis comido en un restaurante coreano os sonará la ternera bulgogi ya que es un plato típico de su gastronomía. El bulgogi es un plato de ternera donde esta se marina en soja, azúcar, sésamo, ajo y es cocinada a la parrilla o a la brasa.

El bulgogi es un plato con mucha tradición, comenzó a cocinarse durante la era Goruryeo -el antiguo reino coreano que habitó el área norte y central de la península- allá por el 600 d.c, por aquel entonces se conocía como maekjeok y con el tiempo evolucionó en un plato de la realeza llamado neobani durante la dinastía Joseon.

A día de hoy además de ser un plato muy popular en Corea también esta ganando popularidad en Japón gracias al auge de la cocina coreana en este país, tanto es así que el bulgogi se ha convertido en un plato mas de la gastronomía japonesa que las amas de casa preparan en sus cocinas.

En esta receta se integra este plato coreano en un bol con muchos otros ingredientes, utilizaremos arroz integral cocido en la base de nuestro bol y sobre este las tiras de ternera bulgogi acompañadas de verduras crudas. Para que la salsa bulgogi nos quede perfecta y nuestra carne quede tierna y sabrosa, el secreto es añadirle a la marinada pera rallada, pero no cualquier pera, lo ideal es utilizar pera coreana. Esta pera es redonda y se asemeja a una manzana, algunos lo llaman pera de manzana. A diferencia de otras variedades de peras, la textura de la pera coreana es bastante firme como una manzana, pero contiene más humedad y jugo. Es dulce y realmente deliciosa.

La salsa bulgogi podemos hacerla en casa o comprarla ya lista para cocinar. Por supuesto siempre es mejor hacerla en casa, pero si no tenéis mucho tiempo para cocinar, comprarla ya hecha es una opción muy práctica.

Ingredientes:

  • 1 trozo de solomillo de ternera con poca grasa
  • 4 cucharadas de salsa bulgogi*
  • 250 gr de arroz integral
  • aceite de oliva
  • 1 zanahoria cortada en tiras finas
  • 1 pimiento rojo cortado en tiras finas
  • 2 cebollinos
  • 1 hoja de nori cortada en tiras
  • semillas de sésamo

Salsa bulgogi:

  • 4 cucharadas de salsa de soja coreana
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • 3 cucharadas de azúcar morena 
  • 8 dientes de ajo
  • ½ pera asiática 
  • Pimienta negra recién molida

Aderezo:

  • 1 cdta. gochujang
  • 1 cucharada salsa de soja
  • 1 cucharada vinagre de arroz
  • 1 cucharadita acéite de sésamo
  • 1/2 diente de ajo, aplastado
  • 1 cucharadita jengibre rallado

Elaboración:

Para empezar, cubriremos la ternera con la salsa bulgogi y un poco de pimienta negra. Lo dejaremos macerar durante 30 minutos a temperatura ambiente.

Coceremos el arroz siguiendo las instrucciones del paquete.

Pondremos un poco de aceite en una sartén a fuego alto. Sazonaremos la carne con sal y cuando la sartén este humeando echaremos el filete y cocinaremos durante 2-3 minutos por cada lado. Una vez listo lo apartaremos en un plato durante 2 minutos para que se enfríe un poco y poder así cortarlo en tiras finas.

Lo siguiente será mezclar todos los ingredientes del aderezo y agregar los jugos del filete.

Por último mezclaremos el arroz con las ¾ partes del aderezo y lo dividiremos entre los dos boles. Agregaremos las verduras, el alga nori y las tiras de filete. Terminaremos añadiendo el resto del aderezo sobre la carne y unas cuantas semillas de sésamo.

JUDÍAS CON SALSA GOMA-AE

Goma-ae es una salsa japonesa que se elabora a base de semillas de sésamo tostado, es muy popular en Japón como aderezo para consumir todo tipo de verduras. Las semillas de sésamo tostado realzan el umami de la verdura y aportan mas nutrientes que en cualquier otro plato vegetal.

Es una salsa muy versátil ya que una vez que se le pilla el punto a la receta básica, esta se puede adaptar a los diferentes tipos de verduras que utilicemos en la receta. Comúnmente en Japón, esta salsa se utiliza para aderezar espinacas y judías, pero también podemos utilizarla con espárragos, zanahorias y coles.

Para hacer goma-ae se utilizan muchas variedades de sésamo, como el blanco, el sésamo negro, el blanco y el negro tostado y la pasta de sésamo, cada uno crea un sabor y textura diferente. Por lo general, las semillas de sésamo blanco tostado son las que mas se utilizan porque contienen más grasa que el sésamo negro.

Para moler las semillas lo mas práctico es utilizar un suribachi. El suribachi es un mortero japonés especial para moler, su superficie está estriada lo que facilita esta tarea. Podemos conseguirlo en supermercados orientales o por internet, es muy práctico tenerlo si habitualmente cocinamos platos japoneses. Si no, siempre podemos utilizar nuestro mortero de toda la vida.

Esta receta es ideal como plato de acompañamiento o aperitivo y además se prepara en menos de 5 minutos.

Ingredientes:

  • 200 gr de judias verdes
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo tostado
  • 1 cucharada de mantequilla de cacahuete
  • 1/2 cucharada de azúcar
  • 1/2 cucharada de salsa de soja clara

Primero cortamos los extremos de las judías verdes y las cocemos durante 2 minutos.
Pasado este tiempo las retiramos del fuego y escurrimos, es conveniente enfriarlas bajo un chorro de agua fría para detener la cocción del todo, nos interesa que las judías estén un poco crujientes.
Lo siguiente será moler las semillas de sésamo, junto con la mantequilla de cacahuete, el azúcar y la salsa de soja utilizando un suribachi.
A esta mezcla le agregamos las judías verdes cocidas y mezclamos hasta que la salsa de sésamo  cubra bien las judías.
 

ENSALADA PICANTE DE FIDEOS SHIRATAKI

Utilizados en una gran variedad de platos tradicionales y algo mas modernos, estos fideos -expertos en absorber sabores- son el aliado perfecto si queremos mantener la linea en estos meses de verano en los que a veces nos pasamos comiendo ya que no contienen ninguna caloría.

La clave de esta receta es el aliño, este será el que impregne de sabor a los fideos, el resto de ingredientes son complementarios y en realidad pueden sustituirse por otros que nos gusten mas, hay recetas a las que se le añade jamón cocido, gambas, pollo…al gusto!

Esta es una ensalada fresca, que se prepara en menos de cinco minutos.

El toque picante se lo damos con el karashi, esta mostaza japonesa la podemos encontrar en tiendas especializadas en productos de alimentación asiática, mejor si se especializan en ingredientes japoneses. Podemos encontrarlo en polvo o en pasta. El karashi en polvo se usa mezclándolo con agua tibia para obtener una pasta y dejándolo reposar unos minutos antes de consumirlo, mas o menos igual que el wasabi en polvo. Esta mostaza suele utilizarse en platos como el oden, el tonkatsu, el natto o los shumai.

Un truco a la hora de preparar el aliño, antes de mezclar el mirin con el resto de ingredientes sería mejor hervirlo durante unos segundos para que el alcohol de evapore y la salsa gane en sabor.

Ingredientes

  • 1 paquete de fideos shirataki
  • 1/3 de pepino
  • 1 zanahoria pequeña
  • 6 tomates cherry

Para la salsa:

  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1/2 cucharada de aceite de sésamo
  • 1 cucharada de mirin
  • 1/3 cucharadita de polvo de mostaza karashi
  • semillas de sésamo 
  • 1/2 cucharadita de pasta gochujang (opcional)

Comenzamos mezclando todos los ingredientes de la salsa en un bol. Podemos ajustar la cantidad de mostaza karashi o gochujang en base a si nos gusta mas o menos picante.

A continuación, abrimos el paquete de los fideos shirataki y los escurrimos ayudándonos de un colador. Los enjuagaremos con agua limpia un par de veces antes de hervirlos en una olla con agua durante unos minutos.

Mientras hervimos los fideos, pelamos y cortamos la zanahoria en pequeñas tiras, hacemos lo mismo con el pepino. Por otro lado cortamos los tomates cherry por la mitad. Reservamos.

Una vez hervidos los fideos, los volvemos a escurrir y los dejamos enfriar durante unos minutos.

En un plato, mezclamos los shirataki con las verduras y la salsa, volvemos a mezclar para que los ingredientes se impregnen con la salsa y por último espolvoreamos con semillas de sésamo. 

CROQUETA JAPONESA DE QUESO (KOROKKE)

croqueta japonesa con queso. korokke

Las korokke son la versión japonesa de nuestras croquetas, pero estas se elaboran a partir de una base de patata en vez de bechamel junto con otros ingredientes como carne o verdura.
El origen de las korokke se remonta al 1887, cuando la croqueta francesa se introdujo en Japón. Se cree que se elaboraban con puré de patatas en aquella época porque la tecnología de procesamiento de lácteos no se había popularizado aún en Japón, por lo tanto la bechamel estaba totalmente descartada.

Se pueden encontrar en casi todos los supermercados y tiendas de Japón y además son super baratas. Por ejemplo, en FamilyMart una korokke se vende por 70 yenes! yo me las compraba de camino a casa, se me hace la boca agua nada mas de recordar su sabor….

Existen numerosas variedades dependiendo del ingrediente principal o el ingrediente con el que se mezcla. Por ejemplo:

  • Korokke de patatas – hechas con puré de patata
  • Korokke de queso- hechas con patata y queso
  • Korokke de carne – hechas con patata y carne picada
  • Korokke de atún – con patata y atún
  • Yasai Korokke –  con patata y verduras mixtas
  • Curry Korokke – con sabor a curry
  • Kabocha Korokke –  hechas con puré de calabaza
  • Okara Korokke – hechas usando sémola de soja
  • Crema Korokke – hechas con bechamel
  • Guratan Korokke –  con bechamel y macarrones

Un dato curioso! en Japón, MacDonald’s introdujo una nueva hamburguesa llamada Gurakoro. La peculiaridad de esta hamburguesa -que solo podemos encontrar en Japón- es que en vez de una hamburguesa de ternera, encontramos una deliciosa Gurantan korokke de bechamel, gambas y macarrones, casi nada!.
Estas hamburguesas no son exactamente “nuevas”, se sirven desde 1993, pero solo se ofrecen durante los meses de invierno. Que pena no haberla probado!

Hoy he decidido preparar las korokke de queso, que están buenísimas y son muy fáciles de preparar:

Ingredientes para 16 korokke:

  • 900 gr de patata
  • sal y pimienta
  • 15 gr de mantequilla
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • 1 cebolla grande
  • queso gouda o mozzarella
  • 3 huevos
  • 2 tazas de panko
  • 1/2 taza de harina
  • aceite para freir

Instrucciones:

Cocer las patatas en agua hirviendo o al vapor, una vez cocidas escurrirlas bien para eliminar cualquier exceso de agua y machacarlas hasta conseguir un puré suave junto con la sal, la pimienta y la mantequilla.

Por otro lado picamos finamente la cebolla y la salteamos con el aceite hasta que esté dorada y translucida. Retiramos del fuego y las dejamos enfriar. Una vez fría las añadimos al puré de patatas y mezclamos bien.

Mientras la mezcla este caliente -pero no super caliente!- comenzaremos a darle forma a nuestras koroke, colocando un trozo de queso en el centro y cubriéndolo con mas mezcla de patata hasta conseguir la forma deseada.

Las dejaremos reposar en la nevera entre 20 y 30 minutos antes de rebozarlas.

Para rebozarlas las pasaremos primero por harina, luego por huevo y por último por el panko, volveremos a meterlas en la nevera hasta que las vayamos a freír.

Las freiremos a fuego medio alto hasta que estén doradas, conforme vayamos friéndolas las transferiremos a un papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y serviremos inmediatamente acompañadas de un poco de salsa tonkatsu.

SOPA FRÍA DE PEPINO

Seguimos con este calor terrible y para mitigarlo os propongo esta sencilla  y refrescante sopa de pepino, con shiso, myoga y alga wakame. 

Ingredientes

  • 1 pepino (100 g)
  • 1 myoga
  • 3 hojas de shiso
  • alga wakame

Caldo de alga kombu

  • 1 pieza cuadrada de 10 cm de alga kombu
  • 400 ml de agua

Aderezo

  • 1 1/2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 cucharaditas de salsa de soja usukuchi

 

  • Sésamo blanco, para decorar
  • 1/3 cucharadita de sal

Cortamos el myoga y el shiso en tiras finas. Remojamos en agua durante varios minutos para eliminar el picor, luego escurrimos bien para eliminar el exceso de líquido. Cortamos el pepino en tiras finas y colocamos en un bol junto con el myoga y shiso. Espolvoreamos con 1/3 cucharadita de sal y mezclamos ligeramente. Lo dejamos reposar durante 3 minutos y luego lo colocamos en un colador para que vuelva a escurrir. En un bol con agua tibia ponemos a remojar durante 15 minutos media cucharadita de alga wakame deshidratada. Reservamos.
Para el caldo, infusionaremos el alga en agua durante 3 horas, pasado este tiempo, retiraremos la kombu del agua y le añadiremos los ingredientes del aderezo. 
Por último colocamos la mezcla de pepino y el alga wakame en cuencos de sopa individuales y cubrimos con sopa fría. Espolvoreamos con semillas de sésamo blanco para servir.

BLOODY MARY CON SALSA SRIRACHA

¿A quién no le gusta un coctel bien fresquito en verano?  Me encanta experimentar preparando cócteles clásicos utilizando ingredientes asiáticos. En este clásico bloody mary cambiamos el tabasco por salsa sriracha y voilá! Convertimos ese clásico en un coctel con aires orientales.

La salsa Sriracha procede de Tailandia. Su nombre hace referencia a la ciudad, donde esta se comenzó a producir, por aquel entonces casi como un producto local. Quien le hubiese dicho a su creador que esta se convertiría en una salsa tan popular que sería consumida en todo el mundo.

La salsa sriracha se elabora a partir de chile maduro, vinagre, ajo, azúcar y sal. Tiene un sabor dulce entre sabroso y picante, aunque su picor no es muy fuerte y tiene un aroma muy característico.

Ingredientes:

  • 3 partes de Vodka
  • 6 partes de jugo de tomate
  • Una pizca de sal y pimienta negra
  • 3 gotas de salsa Worcestershire o salsa inglesa
  • 8 gotas de salsa sriracha
  • 10ml de zumo de limón o de lima.

Mezclar todos los ingredientes en una coctelera y mezclar. Podemos servirlo mojando el borde de nuestro vaso en limón y sal y acompañarlo con gajos de limón, aceitunas, apio o banderillas.

A disfrutar!

SHABU SHABU FRÍO

¿Qué es el Shabu Shabu?

El shabu shabu es un plato japonés parecido a un guiso en el cual sumergimos trozos de carne y verdura en una olla con caldo dashi varias veces hasta que están cocidos. Los trozos de carne y verdura cocida se mojan en salsa ponzu o salsa de sésamo -según se prefiera- antes de comerlos y se acompañan de un cuenco de arroz cocido.

Tras comer la carne y la verdura, se mezclan el arroz y la sopa restantes y se comen para terminar con el plato.

El shabu shabu tiene su origen en los hot pot chinos, la forma en que se cocinan es la misma, en ambos se emplean carne y verdura cortadas finamente y suelen servirse con salsas para mojar. En Madrid hay algunos sitios muy interesantes para probar hot pots, ahora! os aviso de que uno puede reventar comiendo si se pasa pidiendo, a mi me ha pasado, las cantidades son exageradas! 

La carne que se utiliza para preparar el shabu shabu puede ser de cualquier tipo: pollo, ternera o cerdo, pero eso si, todo en rodajas muy finas, casi transparentes. También puede utilizarse pescado como por ejemplo el jurel y el pargo. Como ya he comentado, la carne tiene que estar cortada muy fina, así que os aconsejo que compréis por ejemplo carpaccio, por que no es muy común encontrar carne tan fina cortada en los supermercados. Si queréis utilizar carne que no sea ternera, otra opción es comprar carne de pollo o cerdo y congelarla, una vez congelada cortarla muy fina con un cuchillo que esté super afilado. Yo he utilizado carpaccio de ternera que es fácil de encontrar en los supermercados y no requiere de tanto lio.

Siempre he sentido curiosidad por el origen de la palabra Shabu Shabu, que en realidad es una palabra basada en una onomatopeya. “Shabu Shabu” es una imitación del sonido que hace la carne cortada en rodajas muy finas al contacto con el agua hirviendo de la sopa en la que se cocinan. Me encanta!

La receta que he preparado hoy es de shabu shabu, pero frío. Una variante veraniega en la que la carne se prepara de la misma forma que en el caliente pero una vez cocida se deja enfriar y las verduras no se cuecen, se dejan crudas. Se acompaña de salsa de sésamo.

Ingredientes para 2 personas: 

  • 250 g de fideos ramen
  • 1 taza de lechuga
  • 100 g de carne de ternera en rodajas finas
  • 1/2 cucharada de sake
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 tomate
  • 1/2 pepino
  • 1 cucharadita de semillas de sésamo blanco para rociar

Para la salsa de sésamo:

  • 1 cucharada de pasta de sésamo blanco
  • 1 cucharada de sake
  • 1 cucharada de mirin
  • 1/2 cucharada de salsa de soja
  • 1 taza de dashi
  • 1 cucharada de vinagre de arroz

Para preparar el aderezo de sésamo, colocamos la pasta de sésamo en un mortero, agregamos poco a poco el sake y mezclamos. Seguidamente añadimos el mirin también poco a poco y seguimos removiendo. Por último añadimos la soja y el dashi. Mezclamos bien para conseguir una salsa uniforme. Podemos meterlo en la nevera antes de consumirlo si queremos que este fresco.

Para el shabu shabu, ponemos a hervir agua en una olla mediana y le agregamos sake y sal. Una vez haya comenzado a hervir iremos sumergiendo la carne en el agua durante unos segundos hasta que cambie de color, el proceso es muy rápido. Repetiremos rodaja por rodaja. Una vez toda la carne este cocida la reservaremos en un plato que cubriremos con papel film y refrigeraremos hasta que montemos nuestro plato.

Para la ensalada, lavamos las hojas de lechuga y escurrimos bien para eliminar el exceso de agua. Cortamos el tomate en gajos y el pepino en rodajas, reservamos. Para cocinar los fideos seguiremos las instrucciones del paquete. Una vez cocidos, los escurriremos y lavaremos con agua fría hasta que se enfríen por completo y volveremos a escurrir.

Para terminar, colocamos los fideos bien escurridos en dos platos separados. Sobre los fideos, a un lado, ensalada verde, el tomate y el pepino. Cubrimos con la carne Shabu Shabu y sobre esta, justo antes de servir, verteremos el aderezo.

 

PUDÍN JAPONÉS CON DE FLORES DE CEREZO

Japón alberga un fuerte amor por los postres, tanto por los wagashi tradicionales como por los dulces occidentales. Incluso antes de que el azúcar se introdujese en Japón, la gente elaboraba postres con todo lo que tenían a mano, desde el arroz y las judías dulces –azuki– hasta la savia de las plantas o el néctar de las flores. Cuando el azúcar llegó a Japón desde Europa, este amor por los postres se intensificó y Japón experimentó un auge en la creación de dulces de estilo occidental, aunque con un poco menos de azúcar que los homólogos occidentales. 

Este postre japonés que os presento es de influencia occidental.

El pudín se elabora con ingredientes muy sencillos: leche, crema espesa y yogurt, ingredientes no muy japoneses. Los japoneses y los asiáticos en general no son grandes consumidores de leche. Podemos probar a elaborar este postre utilizando leche y yogurt vegetales. 

Este postre japonés se divide en dos capas, la inferior es de pudín de leche y la capa superior es de gelatina salada de flores de cerezo. Las flores de cerezo si que son un ingrediente 100% japonés. La combinación de esta gelatina salada de flor de cerezo y el suave dulzor del pudín de leche combinan perfectamente. 

Las flores de cerezo encurtidas me las traje de Japón en mi último viaje, nunca las encontré en España antes de verlas allí, pero hay varias páginas donde podéis encontrarlas online. Aquí las venden y hacen envíos internacionales.

Si os animáis podéis prepararlas vosotros mismos, ya ha pasado la época de floración de los cerezos pero para el año que viene podéis hacerlas si tenéis cerezos cerca.

¿Cómo se preparan las flores de cerezo encurtidas?

Necesitaremos recoger cuidadosamente a mano las flores del árbol, lavarlas, escurrirlas y secarlas. Rociaremos sal sobre las flores (alrededor de 1 taza de sal por 10 tazas de flores) y les pondremos un peso encima. Al día siguiente, las exprimiremos y tiraremos el líquido de la salmuera, sumergiremos las flores en vinagre de ume (ciruela) y las dejaremos reposar durante aproximadamente 3 días. Finalmente, las dejaremos secar en una sola capa durante 3 días a la sombra o hasta que se sequen. Para conservarlas, las envasaremos en un frasco con sal (proporción de aproximadamente 1: 1). De esta manera, pueden mantenerse durante un año.

Vamos allá con la receta!

Ingredientes para 4 vasitos de pudín:

Para el pudín de leche

  • 2 hojas de gelatina (5 g)
  • 3 cucharadas de agua caliente
  • 2/3 taza de leche entera ( 160 g)
  • 1/3 taza de azúcar  ( 70 g)
  • ½ taza de yogur natural ( 120 g) 
  • ¾ taza de nata espesa o crema batida  ( 180 g)

Para la gelatina de flor de cerezo

  • 8 flores de cerezo encurtidas con sal
  • 1 lámina de gelatina ( 2.5 g)
  • 1½ cucharada de agua caliente
  • ½ taza de agua ( 120 g)
  • 2 cucharaditas de azúcar  ( 10 g)
  • Colorante rojo  (opcional)

Ponemos las flores de cerezo encurtidas con sal en un tazón pequeño y agregamos un poco de agua hasta cubrirlas. Las dejamos en remojo durante al menos 30 minutos para eliminar la salinidad de las flores.

Para hacer el pudín de leche cortamos 2 hojas de gelatina en tiras finas y las ponemos en un tazón pequeño. Vertemos 3 cucharadas de agua caliente y removemos hasta que la gelatina se haya disuelto por completo. Si no está completamente disuelta, le damos un toque en el microondas durante 30 segundos.

En una olla pequeña, calentamos la leche y el azúcar a fuego medio. Removemos continuamente hasta que el azúcar se disuelva.

Cuando la leche esté a punto de hervir, apagaremos el fuego – es muy importante que no hierva- y añadiremos la gelatina. Mezclamos bien y dejamos reposar. En un tazón mediano, combinamos el yogur natural y la nata espesa. Mezclamos bien para combinar.

Poco a poco vamos agregando la mezcla de leche a la mezcla de yogurt mientras removemos.

Seguidamente pasamos la mezcla a través de un colador o tamiz de malla fina para lograr una textura sedosa y suave. Para acelerar el proceso de solidificación del pudín, llenamos la mitad de un recipiente grande con agua helada, colocamos el recipiente con la mezcla dentro del recipiente con hielo. Tardará al menos 30 minutos hasta que la mezcla se vuelva más espesa y almibarada. Será entonces cuando la pongamos en los vasos y la refrigeremos de 30 a 60 minutos.

Para la gelatina de flor de cerezo. Comenzaremos este proceso una vez que el pudín de leche esté ya solido y frío. Entonces cortaremos 1 hoja de gelatina en tiras finas y la pondremos en un tazón pequeño. Añadiremos 1 ½ cucharada de agua caliente y removeremos hasta que la gelatina se disuelva por completo. Si no se disuelve, la metemos en el microondas durante 20 segundos y mezclaremos.

En una olla pequeña, calentamos el agua y 2 cucharaditas de azúcar a fuego medio. Batimos hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.

Suavemente exprimimos el agua de las flores de cerezo y las ponemos en la cacerola. Retiramos del fuego. Agregamos la gelatina, mezclamos y luego agregamos un poco de colorante rojo para alimentos. Si queremos un bonito color rosa claro, agregaremos solo un poquito. Siempre podremos añadir un poco más si queremos que sea de un rojo más oscuro.

Mezclamos bien para que el color se distribuya uniformemente. Colocamos la cacerola sobre el agua con hielo y dejamos que la mezcla se enfríe. Al igual que con la mezcla de leche, esto hará que la esta se espese.

Una vez que la mezcla esté ligeramente más espesa, colocaremos las flores una a una, suavemente encima del budín de leche y añadiremos la mezcla de gelatina hasta cubrirlas.

Dejaremos el pudín en el refrigerador hasta que la capa superior esté lista (aproximadamente una hora). Lo serviremos frío.

RAMEN FRÍO CON ACEITE DE CHILE Y LECHE DE ARROZ.

A quién no le gusta el ramen. A dejado de ser un plato tradicional japonés para convertirse en algo global, conocido y consumido en todas partes del mundo.

Existen diferentes tipos de ramen según la región en la que se prepare, también hay otros tipos de ramen según el ingrediente que se utilice para elaborar el caldo y también dependiendo del método de elaboración. Existe el ramen caliente y el frío, con y sin caldo…la receta de hoy es fría y con caldo, pero un caldo muy especial, nada del tradicional caldo de pollo con el que se elabora habitualmente el ramen, en vez de caldo de pollo utilizaremos un tare de miso picante y leche de arroz. La leche vegetal se utiliza bastante cuando se quieren preparar recetas de ramen veganas y queremos darle al caldo algo mas de consistencia.

Esta receta en especial es muy interesante porque no lleva nada de caldo vegetal, solo la mezcla del tare y la leche de arroz.

Para los que no sepáis que es el tare. La función del tare es aportar salinidad al ramen con notas que pueden ser umami, saladas, dulces o picantes. Los tare mas utilizados son la salsa de soja, la sal y el miso. Por ejemplo, la soja y miso son salados, pero ambos son también fuentes de umami y cada uno aporta su propio perfil de sabor único al ramen.

Esta receta de ramen además de no llevar caldo de ningún tipo, es fría y contiene ingredientes tan peculiares como el pepino, los frutos secos, el pomelo o la albahaca, ingredientes que normalmente no se utilizan al preparar ramen. Son ingredientes refrescantes, que aportan notas especiales y texturas muy interesantes.

A los puristas del ramen os puede sonar raro lo de que en vez de caldo lleve leche, pero tenéis que probarlo, su sabor es rico y delicioso. Os animáis?!

Ingredientes:

Sichuan Chili Paste

  • 1 pedazo de jengibre de 2 cm, pelado y muy finamente picado
  • 1/4 de taza de aceite de sésamo tostado
  • 1/4 taza de aceite vegetal
  • 4 cucharaditas de copos de chile
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 4 cucharaditas de semillas de sésamo tostadas
  • 1 cucharada de mirin (vino dulce de arroz japonés)
  • 1 cucharada de azúcar 
  • 1 cucharada de miso rojo o blanco
  • 1 cucharada de sake
  • 1 cucharada de granos de pimienta de Sichuan

Miso tare

  • 2 cebolletas en rodajas finas
  • 1 trozo de jengibre de 3 cm, rallado
  • 1 cuña de manzana, pelada y finamente rallada
  • 2 dientes de ajo, finamente rallados
  • 2/3 taza de miso blanco, dulce, blanco y / o rojo
  • 1 cucharada de mirin (dulce vino de arroz japonés)
  • 1 cucharada de sake
  • 11/2 cucharaditas de tobanjan (pasta de frijoles de chile)
  • 1/2 cucharadita de hojuelas de pimiento rojo picado

Aceite de chile

  • 1/4 taza de aceite vegetal u otro aceite neutro
  • 2 cebollinos, en rodajas finas
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Sal kosher

Fideos

  • 350 gr de fideos ramen

toppings y aderezos

  • Sal 
  • 3 pepinos con peil, cortados en piezas de 1 cm
  • 1 pimiento rojo sin semillas en rodajas muy finas
  • 1/2 taza de rábanos en rodajas finas
  • 1/4 taza de albahaca picada fina
  • 4 tazas de leche de arroz
  • 1 ralladura de pomelo 
  • 2 cucharadas de salsa de soja clara
  • Granola sin endulzar natural o chalotas fritas, chips de ajo, cacahuetes tostados sin sal, y / o cualquier otro ingrediente crujiente comprado en la tienda que desee (para servir)

Preparación:
Pasta de chile
Ponemos el jengibre, el aceite de sésamo, el aceite vegetal, el pimiento rojo y el pimentón en una cacerola a fuego medio. Dejamos burbujear suavemente durante 30 segundos, luego lo retiramos del fuego. Agregamos las semillas de sésamo, el mirin, el azúcar sin refinar, el miso, el sake, los granos de pimienta de Sichuan y removemos hasta que el azúcar se disuelva. Volvemos a ponerlo a fuego lento unos minutos y dejamos enfriar.

Miso tare
Cocinamos las cebolletas, el jengibre, la manzana, el ajo, el miso, el mirin, el sake, la salsa tobanjan y el pimiento rojo en una cacerola pequeña a fuego medio, removiendo hasta que esté tibio -no hay que dejarlo hervir- pero el ajo no debe de quedar crudo, aproximadamente 5 minutos.

Aceite de chile
Calentar el aceite en una cacerola pequeña sobre fuego medio-alto hasta que esté muy caliente pero no humeante. Agregar las cebolletas y el pimentón; sazonar. Cocinar, removiendo a menudo, hasta que la cebolla esté dorada y el aceite esté rojo oscuro, aproximadamente 2 minutos. Dejar enfriar.

Fideos y montaje del plato
Cocinar los fideos en una olla grande de agua hirviendo con sal según las instrucciones del paquete hasta que estén al dente. Escurrir, luego enfriar de inmediato en un recipiente con agua helada. Volver a escurrir.
Mezcle los pepinos, el pimiento y los rábanos con 3 cucharadas de la pasta de chile. Salpimentar, mezclar y añadir la albahaca. Batir el miso tare con la leche de arroz en un tazón mediano, luego mezclar con la ralladura de pomelo y la salsa de soja.

Para servir dividiremos los fideos en los boles, luego le añadiremos a cada bol la mezcla de leche y las verduras. Mezclaremos en este caso, los pistachos – que son el elemento crujiente que he elegido para aportar textura crujiente al plato-  con un poco de aceite de chile y los esparciremos sobre los fideos junto con la chalota frita; para terminar rociaremos con más aceite de chile.

3 SOPAS JAPONESAS FRÍAS PARA EL VERANO

El verano ya está aquí y el calor aprieta, en Japón lo veranos son muy duros, debido a las altas temperaturas y a la humedad, por eso durante la estación estival los japoneses se alimentan con platos frescos que les ayuden a mitigar el calor. Como aquí también estamos bien servidos de calor, estas 3 tres sopas japonesas frías para el verano que os propongo, os van a venir de perlas.

Todas estas sopas son muy populares en Japón durante el verano, todas son frías y con ingredientes frescos.

3 sopas japonesas frías para el verano

La Morioka Ramen es una de los “Tres Grandes Tallarines” que se sirven en la ciudad Morioka, junto con el Wanko Soba y  el Jajamen. La característica más singular de este plato es la textura gomosa de los fideos, que se sirven en una sopa fría con carne de ternera, kimchi, pepino, huevo duro y una pieza de fruta como manzana, pera o sandía. Perfecta para el verano!

La Hiyajiru es una sopa fría muy rica y refrescante a base de dashi, miso blanco y sésamo, lleva como guarnición jurel a la plancha, tofu, pepino y hojas de shiso. Su sabor es suave y a la vez muy saboroso.

Por último una deliciosa y refrescante sopa de pepino, esta receta es muy sencilla y ligera. Se prepara con una base de infusión de alga kombu, aderezada con soja, vinagre y azúcar, acompañada de pepino, shiso y myoga. Espectacular!

Aquí os dejo las recetas:

MORIOKA RAMEN

Ingredientes:

Para el caldo:

  • 500 ml caldo de pollo o de ternera
  • 200 gr de col kimchi
  • 3 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1/2 cucharadita de sal

Para la pasta de kimchi:

  • 3 cucharadas de pasta de chile corenana – gochujang
  • 2 cucharadas de manzana rallada
  • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 2 porciones de fideos somen o soba
  • cebolleta
  • 1 huevo cocido

Preparación:

Para hacer el caldo:  en un vaso de batidora o en un procesador de alimentos ponemos el caldo de pollo junto con la col kimchi y batimos hasta que quede una mezcla suave.  Luego esa mezcla la pasamos por un colador de tela o uno que sea de rejilla muy fina y separamos el caldo del resto de kimchi, así obtendremos por un lado en un bol el caldo que meteremos en el congelador hasta que casi comience a congelarse y la pasta sobrante de kimchi la cual pondremos en otro bol.

Para hacer la pasta de kimchi:  Mezclamos la pasta de kimchi que nos ha sobrado de colar el caldo junto con el resto de los ingredientes y la reservamos.

Cocemos el huevo durante 7 minutos y justo después de apartarlo del fuego lo sumergimos en agua helada para detener la cocción. Por otro lado cocemos los fideos siguiendo las instrucciones del paquete y sacamos el caldo del congelador.

En un bol colocamos los fideos junto con el caldo, el huevo, la pasta de kimchi y la cebolleta picada.


HIYAJIRU

Para dos personas necesitaremos:

  • 1 jurel
  • tofu firme
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo tostadas
  • 2 cucharadas de pasta de miso blanco
  • 1/2 pepino
  • 5 hojas de shiso
  • cebolleta
  • jengibre rallado
  • 400 ml de agua con hielo
  • 1/2 cucharadita de dashi granulado

La preparación es muy sencilla, primero de todo cocinaremos el jurel, en la pescadería pediremos que nos lo abran por la mitad y así lo pondremos en la plancha muy caliente con un poco de aceite hasta que se haga por ambos lados. Una vez hecho lo reservaremos, dejaremos que se enfríe un poco y le quitaremos la piel y las espinas, dejándolo desmenuzado en trocitos.

Por otro lado tostaremos el sésamo cuidando que no se queme porque entonces amargará, una vez tostado lo majaremos en un mortero japonés.

Este tipo de mortero se llama suribachiy tiene la superficie interior estriada para que los ingredientes se deshagan mejor, pero vamos que si no tenéis no pasa nada porque podéis utilizar uno normal, solo que este va mejor.

Cómo preparar la pasta de miso y sésamo.

Seguimos!, una vez majado el sésamo añadiremos a esto el miso, pero antes tenemos que tostarlo un poco.

Para hacer esto cogeremos una cuchara de cocina de madera y la envolveremos con papel de aluminio, sobre la base de la cuchara extenderemos la pasta de miso y la pondremos al fuego durante un minuto hasta que se tueste un poco. Si tienes vitrocerámica será lo mismo, solo que tal vez tendrás que dejarlo un poco más.

Una vez hecho esto despegamos el miso de la cuchara y lo incorporamos al suribachi para que se mezcle con el sésamo hasta formar una pasta.

Lo siguiente es añadirle el agua con el dashi granulado, en un bol pequeñito añadimos un poco de agua caliente para que el dashi se deshaga, ahora lo añadimos al resto de agua fría y lo vertemos en el suribachi junto con la pasta, removemos bien para que el miso se deshaga.

A partir de aquí ya solo tenemos que añadir el pepino cortado en rodajas finas, el tofu desmenuzado en trozos, el jurel y las hojas de shiso picadas. También podemos añadirle cebolleta picada y jengibre rallado al gusto. Y sobre todo servirla bien fría!!!


SOPA JAPONESA FRÍA DE PEPINO

Ingredientes para 2 personas:

Para la infusión de kombu:

  • 1 alga kombu (una pieza cuadrada de 10 cm)
  • 400 ml de agua

Aderezo:

  • 1 cucharada y media de vinagre de arroz
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 cucharaditas de salsa de soja usukuchi
  • Semillas de sésamo blanco (al gusto)
  • 1/3 cucharadita de sal

Poner el alga kombu en agua y dejar al menos una hora para que esta desprenda su sabor.

Cortar el myoga y el shiso en tiras finas. Poner el myoga en remojo durante varios minutos para eliminar el picor, escurrir y eliminar el exceso de agua. Cortar el pepino en tiras finas y colocar en un bol junto con el myoga y el shiso. Espolvorear con 1/3 de cucharadita de sal y mezclar ligeramente. Lo dejaremos reposar durante 3 minutos y luego lo colaremos y escurriremos.

Retirar el konbu del agua. Añadir el aderezo y dejar enfriar.

Para servir la sopa colocaremos la mezcla de pepino en cuencos de sopa individuales y la cubriremos con la sopa fría. Por último espolvorearemos con semillas de sésamo blanco.

3 FORMAS DE PREPARAR CALDO DASHI

Podríamos afirmar que el Dashi (だ し) es el ingredientes base más utilizado para la cocina japonesa. Francamente, si tratáis de preparar comida japonesa sin dashi, no tendrá un sabor auténtico. No se puede reemplazar al dashi por caldo de pollo o vegetal. Si no utilizamos dashi, simplemente el plato resultante no tendrá un verdadero sabor japonés.

En la cocina japonesa se utiliza el dashi constantemente. Para quien cocina a diario platos japoneses, lo mas práctico es preparar una gran olla de dashi y así tenerlo ya listo para su uso. Yo cada semana preparo dos litros de dashi porque tomo mucha sopa de miso. 

Existen 4 tipos diferentes de dashi: el Awase Dashi (el más básico, con bonito seco), el Kombu Dashi (Vegetariano/Vegano), el Iriko Dashi (a base de anchoas secas), y el Shiitake Dashi (elaborado con setas shiitake)

En este post vamos a aprender a preparar el awase dashi con tres métodos diferentes: estos tres métodos incluyen la bolsita de dashi para infusionar, el dashi en polvo, ideal si tienes prisa y finalmente el dashi casero, la opción mas deliciosa.

BOLSITAS DE DASHI

Este tipo de Dashi viene en formato bolsita de té, esta bolsita contiene una mezcla de todos los ingredientes para hacer dashi. Es una opción práctica porque así no tenemos que comprar todos los ingredientes por separado, todo está ya mezclado en su interior, así que lo único que tenemos que hacer es dejarlo en agua y hervir. No necesitamos colarlo, en su lugar, simplemente lo retiramos después de que este haya liberado todos sus sabores en el caldo.

Este es un método rápido pero efectivo, el sabor que conseguiremos con las bolsitas estará muy cerca de el del dashi casero, ya que en su interior las bolsitas contienen los ingredientes tal cual, estos no están procesados. Cuando estuve en Japón compré un cargamento de bolsitas en el mercado de Tsukiji porque aquí en España no lo venden, pero podéis pillarlo en la página de Japan Center lo único es que os va a salir un poco caro.

DASHI EN POLVO

Si os estáis iniciando en la cocina japonesa y de vez en cuando cocináis algún plato, seguramente al principio muchos de vosotros comencéis utilizando dashi en polvo.

¿Por qué? Porque el dashi en polvo es fácil de conseguir en los supermercados asiáticos. Además es muy fácil de preparar, solo hay que añadir agua hirviendo y remover. Se prepara en un minuto.

Si no cocináis a menudo comida japonesa, el dashi en polvo es la mejor opción porque solo necesitáis tener una caja de dashi en polvo a mano, en vez de comprar todos los ingredientes necesarios para hacer dashi.

AWASE DASHI O DASHI CASERO

Está claro que nada puede compararse al delicioso sabor de lo casero. Lo mismo ocurre con el dashi. Comparado con el caldo de pollo, de carne o de verduras, el dashi japonés es mucho más fácil y rápido de preparar. Los métodos son simples y solo necesitáis unos pocos ingredientes, dependiendo del tipo de dashi que queráis hacer.

Aquí las instrucciones para preparar cada versión:

Para las bolsas de dashi:

  • 2-3 tazas de agua  (420-720 ml)
  • 1 bolsita de dashi ( 9 g)

Poner el agua a calentar a fuego medio junto con la bolsita de dashi. Hervir durante unos 4-5 minutos. Pasado ese tiempo retirar la bolsa. Listo! 

Para el dashi en polvo:

  • 2-3 tazas de agua (420-720 ml)
  • 1 cucharadita de dashi en polvo ( 6 g)

Calentar agua en un cazo, una vez que hierva, añadir el dashi en polvo y remover. 

Para el dashi casero:

  • 20 g de alga kombu (20 g)
  • 4 tazas de agua ( 960 ml)
  • 3 tazas de katsuobushi (virutas de bonito seco) (30 g)

Ponemos el agua y el kombu en una cacerola y dejamos reposar a temperatura ambiente durante 30 minutos. Ponemos la cacerola al fuego y cuando empiece a calentarse, justo antes de que comience a hervir, retiramos el kombu de la olla (es importante que el agua no hierva con el kombu dentro ya que eso podria hacer que el caldo se volviese amargo), con esto lo que hacemos es extraer el sabor del kombu.

Cuando el agua empiece a hervir apagamos el fuego y retiramos la espuma que se halla acumulado en la superficie, ya que esa espuma se forma de las impurezas del kombu y agregamos dos cucharadas de agua fría para que el agua de la olla se enfríe, si el agua está demasiado caliente cuando se agrega el katsuobushi podemos liberar las  impurezas y dañar en el sabor, necesitamos que la temperatura del agua sea de 70 grados, podemos utilizar un termómetro o simplemente estimar la temperatura dejando que pase un minuto desde que añadimos el agua fría.

Una vez hecho esto agregamos el katsuobushi y dejamos que se concentre en el fondo de la cacerola sin removerlo, lo colamos en un colador de tela y es importante que no presionemos al katsuobushi contra el colador, dejaremos que el caldo se filtre sin mas.

MORIOKA RAMEN

El Morioka Ramen es uno de los “Tres Grandes Tallarines” que se sirven en la ciudad Morioka, junto con el Wanko Soba y  el Jajamen. Este plato de ramen es originario de Corea y fue servido por primera vez en 1954 por el propietario de un restaurante de yakiniku. La característica más singular de este ramen es la textura gomosa de los fideos, que se sirven en una sopa fría con carne de ternera, kimchi, pepino, huevo duro y una pieza de fruta como manzana, pera o sandía.

La fruta ayuda a calmar la boca si la sopa es demasiado picante. Al pedir los morioka ramen en un restaurante podemos elegir entre tres niveles de picante. Si uno no está seguro de que nivel pedir, entonces pediremos “betsukara“, lo que significa que el kimchi que se añade a la sopa se sirve por separado para que podamos ajustar el picante nosotros mismos. Podemos probar los Morioka Ramen básicamente en cualquier restaurante de yakiniku en la ciudad de Morioka.

Ingredientes:

Para el caldo:

  • 500 ml caldo de pollo o de ternera
  • 200 gr de col kimchi
  • 3 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1/2 cucharadita de sal

Para la pasta de kimchi:

  • 3 cucharadas de pasta de chile corenana – gochujang
  • 2 cucharadas de manzana rallada
  • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 2 porciones de fideos somen o soba
  • cebolleta
  • 1 huevo cocido

Preparación:

Para hacer el caldo:  en un vaso de batidora o en un procesador de alimentos ponemos el caldo de pollo junto con la col kimchi y batimos hasta que quede una mezcla suave.  Luego esa mezcla la pasamos por un colador de tela o uno que sea de rejilla muy fina y separamos el caldo del resto de kimchi, así obtendremos por un lado en un bol el caldo que meteremos en el congelador hasta que casi comience a congelarse y la pasta sobrante de kimchi la cual pondremos en otro bol.

Para hacer la pasta de kimchi:  Mezclamos la pasta de kimchi que nos ha sobrado de colar el caldo junto con el resto de los ingredientes y la reservamos.

Cocemos el huevo durante 7 minutos y justo después de apartarlo del fuego lo sumergimos en agua helada para detener la cocción. Por otro lado cocemos los fideos siguiendo las instrucciones del paquete y sacamos el caldo del congelador.

En un bol colocamos los fideos junto con el caldo, el huevo, la pasta de kimchi y la cebolleta picada.

CEVICHE DE SALMÓN TAILANDÉS

El Koies el ceviche del sudeste asiático, es típico en Laos y la región tailandesa de Isan, al nordeste del país. El koi consiste en carne cruda macerada generalmente con jugo de limón o lima. Existen diferentes variedades de este plato, las mas comunes incluyen al koi kung, elaborado con langostinos o gambas como ingrediente principal y al koi pla, con pescado crudo picado o finamente picado aderezado con chile. Para esta receta he elegido un pescado poco convencional en Tailándia, pero muy consumido aquí, el salmón. La grasa del salmón le va a dar un toque único a este plato. Lo marinaremos con zumo de lima y lo aderezaremos con deliciosas hierbas aromáticas, chile y salsa de pescado. Todos ingredientes muy típicos en la cocina tailandesa.

Ingredientes:

  • 500 gr de salmón de grado para sushi
  • 1 cucharada y media de salsa de pescado
  • 1/2 taza de cebolla roja, en juliana
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de chile tostado en polvo
  • 1/2 taza de cilantro fresco picado
  • 12 hojas de menta
  • 2 cucharadas de lemongrass picado
  • 1 cucharada y media de zumo de lima

Elaboración:

La elaboración es super sencilla. Cortamos el salmón en cubos de 2 cm, descartando las espinas, la piel y la parte grasa. Reservamos.

Por otro lado en un bol, añadimos el resto de ingredientes, mezclamos y añadimos el salmón. Lo mezclamos todo bien para que los sabores se integren y dejamos reposar en el frigorífico al menos una hora antes de servirlo.

MAKI DE QUINOA, PERA ASADA Y AGUACATE

En 1899 desembarcaron 790 japoneses en la costa peruana tras una larga travesía desde Japón. Estos emigrantes compartían la esperanza de encontrar nuevas opciones laborales en Perú. A día de hoy los descendientes de aquellos emigrantes defienden su identidad peruana pero siguen siendo fieles a las tradiciones y los conocimientos de sus predecesores. Para hablar con propiedad deberíamos referirnos a ellos como nikkei, término derivado de nikkeijin, que define por igual a todos los emigrantes japoneses.

Como nikkei también nos referimos a la fusión de ambas cocinas, la japonesa y la peruana. Esta receta que os presento es un claro ejemplo del estilo nikkei, sushi elaborado con quinoa, cereal originario de Perú. Estos makis de quinoa van rellenos de pera y aguacate, una opción al pescado muy sana y deliciosa.

Ingredientes para 2-3 personas:

  • 200gr de quinoa
  • 3 cucharadas de mango hecho puré
  • 1 cucharadita de vinagre de arroz
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 1 pera conferencia mediana
  • 4-5 hojas de alga nori
  • 1 aguacate en láminas
  • una pizca de sal marina

Lo primero que tenemos que hacer es lavar la quinoa con agua fría, una vez limpia la colocamos en una olla junto con 400 ml de agua y la cocemos a fuego medio. Cuando comience a hervir le bajamos el fuego y la dejamos cocer durante 15 minutos hasta que esté blanda, removiendo de vez en cuando. Una vez cocida la escurrimos para eliminar cualquier exceso de agua.

Lo siguiente es extenderla en una bandeja unos minutos para que se temple, entonces le añadiremos el puré de mango, el vinagre, el zumo de limón y la sal mientras aun este caliente para que la quinoa se impregne de los sabores. Dejamos que se enfríe.

Mientras tanto ponemos a calentar el grill del horno. Cortamos la pera en rodajas finas y las tostamos dos o tres minutos por casa lado.

Colocamos el alga nori en una esterilla para sushi con la parte rugosa para arriba. Extendemos entre una cuarta y una quinta parte de la quinoa desde el extremo inferior hasta dos tercios de la hoja. Colocamos cuatro rodajas de aguacate y tres rodajas de pera en el centro de la quinoa que hemos extendido en el alga. Enrollamos y dejamos reposar dos o tres minutos para que el alga se ablande.

Repetimos hasta que alguno de los ingredientes se acabe. Cortamos cada rollo en seis piezas y servimos.

 

 

BIBIMBAP VEGANO

El bibimbap es un plato coreano muy popular que consiste en una base de arroz y sobre esta una mezcla de vegetales, carne y huevo. Para comerlo, sus ingredientes se remueven y se mezclan. Yo he hecho una versión de un bibimbap tradicional cambiando algunos ingredientes para hacerlo vegano.

Este bibimbap vegano se compone de arroz crujiente, verduras al grill y kimchi, todo aderezado con deliciosa salsa sriracha.

  • 1 pimiento rojo
  • 1 calabacín pequeño
  • 1 cebolla roja
  • 1 mazorca de maíz 
  • 2 cucharadas de aceite vegetal
  • Una pizca de sal 
  • pimienta 
  • 725 gramos de arroz blanco cocido 
  • 60 gramos de kimchi vegano
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo. 
  • Una pizca de semillas de sésamo (opcional) 
  • Sriracha, al gusto (ver nota a continuación) 

Calentamos una plancha a fuego medio-alto. Mezclamos el pimiento, el calabacín, la cebolla roja y el maíz junto con una cucharada de aceite, salpimentamos y las colocamos en la plancha. Las iremos volteando de vez en cuando, hasta que estén blanditas y con las marcas de parrilla. Es posible que tengamos que hacerlas en dos veces si nuestra plancha no es muy grande. Cortamos la mazorca de maíz en trozos más pequeños y la pasamos también por la plancha hasta que se dore.

Por otro lado cocemos el arroz. Podemos cocer el arroz al momento pero deberíamos dejarlo al menos una hora enfriando para que al freírlo quede perfecto, mi consejo es que utilicéis arroz del día cocido del día anterior.

En una sartén calentamos la cucharada restante de aceite vegetal junto con la cucharadita de aceite de sésamo a fuego medio-alto. Una vez caliente el aceite, añadimos el arroz extendiéndolo como una capa por la sartén, lo dejaremos freír sin moverlo durante 4-5 minutos, con cuidado que no se nos queme. Con una cuchara levantaremos una parte del arroz para ver si este está dorado y crujiente por la base, entonces lo removeremos y retiraremos del fuego.
Por último dividimos el arroz entre 4 tazones y lo cubrimos con las verduras a la parrilla, el kimchi, las semillas de sésamo y la salsa sriracha.

NOTAS
Sriracha es la opción rápida. Si tenéis salsa gochujang, podéis hacer una salsa con 4 cucharadas de gochujang, 1 cucharada de azúcar moreno, 1 cucharada de vinagre de arroz, 2 cucharaditas de aceite de sésamo y 1 cucharada de agua.
 

POKE BOWL DE VERDURAS MORADAS

De origen hawaiano y con toque japonés, los poke bowls saltaron a la fama en California, siendo a día de hoy un plato muy popular en todo el mundo. Los poke bowl vienen a ser la versión hawaiana del chirashizushi japonés, pero con una variedad de ingredientes un poco diferente, el factor común en ambos es el pescado crudo, pero los poke añaden verduras y superalimentos a la mezcla.  

Esta receta de poke bowl no tiene pescado y además es vegana. Los ingredientes seleccionados para este poke son una mezcla de verduras moradas encurtidas, como la remolacha, la col lombarda y la zanahoria morada. Una mezcla un tanto especial para un poke bowl, pero super deliciosa y sin pescado, que al fin y al cabo es el objetivo principal de la receta.

Ingredientes:

Para las remolachas:

  • 2 o 3 remolachas medianas (alrededor de 300 g)
  • 3 cucharadas (45 ml) de salsa de soja tamari
  • 1 cucharada (15 ml) de aceite de sésamo tostado 
  • 1 cucharada (15 ml) de vinagre de arroz
  • ½ cucharadita de pasta de wasabi
  • ½ cucharadita de salsa sriracha

Para el arroz:

  • ¾ de taza (175 g) de arroz de sushi 
  • ¾ de tazas de agua
  • 2/3 de taza de vinagre de arroz
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1 1/2 cucharaditas de sal

Para las zanahoria encurtidas:

  • 2 zanahorias medianas
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz (30 ml)
  • ½ cucharadita de azúcar
  • ¼ cucharadita de sal marina fina

Para la col lombarda:

  • 2 tazas de col lombarda cortada en juliana (150 g)
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz (30 ml)
  • ½ cucharadita de azúcar
  • ¼ cucharadita de sal marina fina

Para servir junto a las verduras y el arroz:

  • Rábano en rodajas finas, daikon rosado o morado, y / o rábano  
  • 1 aguacate maduro firme grande, sin hueso, pelado y rebanado
  • togarashi (mezcla de especias japonesas)
  • alga nori tostadas

Elaboración:

Para las remolachas:
Colocamos las remolachas en una olla pequeña, cubrimos con unos cinco centímetros de agua y hervimos a fuego alto. Reducimos el fuego y cocinamos a fuego lento hasta que las remolachas estén lo suficientemente tiernas como para ser fácilmente perforadas con un cuchillo, de entre 25 a 35 minutos. Escurrimos las remolachas y las cubrimos con agua fría, dejándolas reposar hasta que estén lo suficientemente frías para manipularlas. Pelamos y cortamos las remolachas en cubos de dos centímetros.
En un tazón mediano, mezclamos el tamari, el aceite de sésamo, el vinagre de arroz, la pasta de wasabi y la sriracha. Reservamos unas pocas cucharadas de la mezcla de la salsa para servir y el resto para agregarlas a las remolachas. Enfriamos y dejamos que marinen de 30 minutos a 1 día.

Para cocinar el arroz:
Colocar el arroz en un cuenco con agua y lavarlo con las manos para después escurrirlo con un colador. El agua a de salir blanquecina al principio; deberemos lavar el arroz hasta que el agua salga transparente. Hay que pasarlo de arriba a abajo y luego presionarlo ligeramente con la palma de la mano. Repetiremos la misma acción unas veinte veces: escurrir, añadir mas agua y volver a hacerlo hasta que el agua salga transparente. Lavarlo de media os llevara entre dos y tres minutos, en cuanto el agua salga transparente, colar y dejar reposar durante veinte minutos antes de cocerlo, en este tiempo el arroz se inflará considerablemente.

Para la cocción intentaremos usar una olla de fondo grueso, en ella pondremos agua fría y el arroz. La cantidad de agua ha de ser ligeramente superior a la de arroz, no le añadimos sal. Cubrimos la olla con una tapa que ajuste perfectamente y llevamos a ebullición, cuando lo oigamos hervir bajamos el fuego al mínimo y lo dejamos hervir otros quince minutos, apagamos el fuego pasado ese tiempo y lo dejamos reposar otros diez minutos, no saquéis la tapa en ningún momento. En cuanto hayan pasado los diez minutos destapar y remover el arroz, con una cuchara de madera traspasar el arroz que esta debajo hacia arriba, no lo toquéis demasiado, la idea es que no se forme una pasta sólida, pero no separar los granos. Por último lo colocamos en una bandeja extendiéndolo.

Para preparar el aliño ponemos el vinagre, el azúcar y la sale en un cazo a fuego bajo hasta que la sal y el azúcar se disuelvan totalmente y luego añadirla al arroz aun caliente, removerlo con una espátula con cuidado de no partir el grano y dejar enfriar tapándolo con un trapo de algodón un poco húmedo.

Para preparar la col:
En un tazón mediano, mezclamos la col, el vinagre, el azúcar y la sal. Dejamos reposar hasta que se ablande, 10 minutos o hasta una hora o dos y escurrimos.
 

Para la zanahoria encurtida:
Use un pelador de verduras para pelar la zanahoria en cintas largas y anchas. Mezcle con el vinagre, el azúcar y la sal. Deje reposar hasta que se ablande, 10-30 minutos.

Servir:
Dividimos el arroz entre dos cuencos anchos y poco profundos. Cubrimos con las remolachas marinadas y el jugo de la marinada. Escurrimos las zanahorias y la col lombarda por separado y las colocamos sobre el arroz. Añadimos el aguacate y el rábano en rodajas. Rociamos con la salsa de marinar la remolacha que reservamos anteriormente, agregando más aceite de sésamo si así lo queremos. Por último espolvoreamos con un poco de togarashi y servimos con alga nori tostada en el lateral del bowl.

NIGIRI DE PIMIENTOS ASADOS

Comienza el mes del sushi vegetariano!

Esta es la primera de las cuatro recetas de sushi vegetariano que compartiré a lo largo de este mes en el blog. Los nigiri de pimiento asado son super sencillos de hacer y además están riquísimos. Solo tenemos que preparar el arroz para sushi y asar los pimientos. Una super receta de sushi como alternativa al pescado.

Ingredientes para 12 piezas de nigiri:

  • 2 pimientos, 1 rojo y 1 amarillo
  • 240 gr de arroz blanco para sushi cocido y aliñado con vinagre para sushi
  • 1 alga nori
  • salsa de soja

Asamos los pimientos en el horno, dándole la vuelta de vez en cuando para que la piel se tueste por todos lados. Dejamos que se enfríen y los pelamos, les quitamos los nervios, el tallo y las semillas, cortamos cada uno en seis tiras limpias de 6×3 cm.

Tendremos que hacer 12 bolitas con el arroz procurando darles forma ovalada. A cada bola le pondremos un poco de wasabi en la parte sobre la que pondremos las tiras de pimiento y ayudándonos de una brocha los pintaremos el pimiento con salsa de soja.

Por último cortamos en tiras de 1 cm el alga nori y enrollamos cada nigiri con una tira de alga para mantener el pimiento en su sitio.

 

ARROZ FRITO CON EDAMAME Y KALE

Durante años estuve intentando hacer arroz frito, ya sabéis, como el de los restaurantes y no se si a vosotros os ha pasado lo mismo, pero a mi siempre me quedaba super húmedo y pastoso, hasta que descubrí que el mejor arroz para hacer arroz frito es el cocido del día anterior. Desde que fui conocedora de este pequeño detalle mi arroz frito a mejorado muchísimo y ahora lo preparo cada dos por tres, me encanta.

A veces esos pequeños detalles son los que marcan la diferencia, es como cuando quieres preparar algún plato de cualquier otra cocina que no sea la española, pero utilizando ingredientes que, bueno, digamos que son similares o sustitutos de los originales y luego dices: “he seguido todos los pasos de la receta y no me queda igual” tal vez no hemos utilizado el ingrediente clave y por eso no sabe igual. Hay algunas recetas que encontramos en internet que sustituyen ingredientes por otros mas accesibles y puede que ese ingrediente funcione y que el plato este bueno, pero cuando viajas y pruebas esa receta en su país de origen, es entonces cuando te das cuenta de que no sabe igual. 

Pues eso mismo es lo que lleva años pasándome con los salteados tailandeses. Ya es la segunda vez que viajo a Tailandia y me encanta su cocina, me paso el día comiendo. Los salteados son de mis platos favoritos, arroces, fideos, carnes…lo pienso y se me hace la boca agua. Todos esos salteados tienen un ingrediente común y no es la salsa de soja, el ingrediente clave, el que hará que vuestros salteados sepan a Tailandia es…la salsa de aderezo tailandesa.

Y os preguntaréis ¿Qué salsa es esa? Pues una salsa indispensable en tu despensa si quieres preparar comida tailandesa. La descubrí gracias a un libro maravilloso que me compre -de cocina tailandesa, claro- que se llama NIGHT+MARKET, lo recomiendo 100%. En este libro te hablan de los principales ingredientes que se utilizan en la cocina tailandesa y esta salsa es uno de ellos.

Si os soy sincera me costó la vida encontrar la salsa en cuestión, ya os digo que no la encontraréis en ninguna tienda online de productos asiáticos española. La estuve buscando online y físicamente en un montón de tiendas en Madrid y finalmente la encontré en Sevilla, me pareció un sueño que esta salsa la vendiesen allí, para los interesados la tienda se llama HIPERORIENTE, en la calle Aponte, cerca de la Alameda de Hércules. Si no vivís cerca podéis conseguirla en Amazon, a precio de oro porque viene de Estados Unidos. Si tenéis la oportunidad compradla, sino un sustituto super válido se esta salsa es la salsa maggi de toda la vida. Tanto rollo para al final deciros que utilizando la salsa maggi podéis conseguir el mismo sabor, jajajajajaja.

Ahí va la receta de este riquísimo salteado de arroz frito con kale morado, huevo y edamame.

Ingredientes para 2 personas:

  • 3 cucharadas de aceite vegetal
  • 1/2 de cebolleta
  • 1 huevo
  • 3 hojas de kale morado
  • 3 tazas de arroz cocido del día anterior
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 50 gr de edamame pelado
  • 2 cucharadas de salsa para saltear*

Para servir:

  • salsa prik nam pla* (para servir)
  • pepino
  • cebolleta 
  • lima o limón

*Salsa para saltear (para 2 tazas y media):

  • 1 taza y media de salsa de aderezo tailandesa
  • 1 taza de salsa de ostras
  • 1 cucharada y media de azúcar

Poner todos los ingredientes en un bol y mezclarlos bien hasta conseguir una salsa uniforme.

*Salsa prik nam pla (para 1 1/4 taza de salsa)

  • 1 taza de salsa de pescado
  • 1/4 de taza de zumo de lima
  • 1 cucharada y media de chile rojo fresco
  • 3 cucharadas de ajo picado

Mezclar todos los ingredientes en un recipiente y remover para que los sabores se mezclen. Esta salsa podemos conservarla un mes en la nevera.

Elaboración:

Ponemos a calentar el wok, lo ideal es que esté super caliente, cuando lo veáis humear estará listo. Añadimos entonces el aceite, seguidamente la cebolla, la salteamos hasta que comience a dorarse sin dejar de remover, añadimos entonces el kale y seguimos salteando hasta que se ablande un poco, es el momento del huevo, echamos a un lado la cebolla y el kale y cascamos el huevo en el espacio vacío, lo removemos como si de un huevo revuelto se tratase y cuando esté cuajando lo mezclamos con el resto de ingredientes.

Una vez mezclados añadimos el arroz, el azúcar, la salsa y los edamame, removemos para que la salsa se distribuya bien. En este punto de la receta usad vuestro juicio, el arroz hay que saltearlo hasta que este pierda la mayor cantidad de humedad, pero no tanto como para que llegue a pegarse al wok, lo que queremos es que el arroz se fría y tome un color dorado, no quemado.

Una vez tengamos listo nuestro arroz, lo salpimentaremos y serviremos junto con un poco de pepino, lima y salsa prik nam pla, si se quiere, para aderezarlo un poco.

EASY PICKELS

Me encantan lo encurtidos porque se pueden comer con cualquier cosa, acompañando una sopa, arroz cocido y además refrescan el paladar. Hay noches que no se que hacer para cenar y solo pongo a cocer un poco de arroz, una sopita de miso calentita y unos encurtidos, cena resuelta!

Esta receta de encurtidos en muy sencilla, la he sacado de un libro que me encanta -Shoku iku, cocina japonesa para una vida larga y saludable- pero me he fijado que en la receta los encurtidos no llevan sal. Yo se la he añadido, porque creo que la sal le da un super punto a la verdura y además hace que esta suelte el agua, con lo cual nos quedan unos encurtidos más crujientes.

Ingredientes para 5-6 raciones:

  • 5 hojas de col china, cortada en tiras
  • 1 pepino sin pelar, en rodajas de 1 cm
  • 2 nabos blancos cortados en cuartos
  • 8 rabanitos cortados en por la mitad
  • 1 cucharadita de sal

Para la salsa:

  • 2 cucharaditas de vinagre de arroz
  • 2 cucharaditas de aceite de sésamo
  • 2 cucharaditas de salsa de soja

Elaboración:

Meteremos todas las verduras en una bolsa con cierre hermético junto con la sal y removeremos muy bien para que todo se mezcle. Luego colocaremos un peso sobre la bolsa y esperaremos una hora. Pasado este tiempo sacaremos las verduras de la bolsa y con las manos las escurriremos para que suelten la mayoría del líquido restante. Lo siguiente será mezclar las verduras con el resto de ingredientes de la salsa y en un recipiente cerrado, refrigerarlas durante una hora. Pasado este tiempo estarán listas para comer. Si han seguido soltando líquido, solo tendremos que escurrirlas antes de servir.

ENSALADA JAPONESA DE COL KALE

Últimamente estoy cambiando mi dieta hacía una ingesta de alimentos más sostenible, con esto quiero decir que estoy aumentando el número de vegetales en mi dieta – además de ser vegetales de proximidad, lo cual es bastante importante- y dejando a un lado cualquier tipo de carne y lácteos. Quiero recomendaros un documental muy chulo que se llama “Food Choices“.

En este documental nos hablan del impacto que los alimentos que elegimos comer tienen en la salud de las personas, la salud de nuestro planeta y en las vidas de otras especies vivas. También se discuten varios conceptos erróneos sobre los alimentos y sobre algunos tipos de dieta, ofreciéndonos una perspectiva sobre estos temas bastante interesante. Es 100% recomendable si como yo, os importa la salud de nuestro planeta y el bienestar de los seres vivos que nos rodean.

En fin, que si cada persona cambiase su dieta a una basada en vegetales, solucionaríamos algunos de los problemas graves con los que tendremos que lidiar en un futuro cercano.

Así que aquí os dejo una receta vegetariana con un toque japonés que es muy sencillita de preparar, muy rica y buena para nuestra salud. Ensalada de col kale o con rizada.

La col kale es un alimento con muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo, entre ellas destaca su bajo valor calórico debido a que posee una elevada proporción de agua en su composición, su riqueza en minerales, calcio, hierro en altas proporciones, magnesio, potasio y zinc además de un alto contenido proteico de aproximadamente 10% con un inferior aporte de hidratos y alrededor de 3% de fibra. Un super alimento!

Allá va la receta!

Ingredientes para 3-4 personas:

  • 8 hojas de col kale, sin los nervios duros del centro
  • 1 cucharada de semillas de sésamo machacadas
  • 1 cucharada de salsa de soja clara
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo

Echamos la col rizada en una cazuela y añadimos 50 ml de agua. Tapamos y hervimos a fuego lento durante 4 minutos y escurrimos.

Colocamos la col en el plato donde vayamos a servirla y añadimos el resto de ingredientes del aliño. Puede servirse fría o caliente, pero preferiblemente fría y como acompañamiento.

 

EDAMAME PICANTE

Las judías edamame son un alimento rico en hidratos de carbono, proteínas, fibra, ácidos grasos omega y micronutrientes, en particular ácido fólico, manganeso y vitamina K, una maravilla de alimento vamos!  Los edamame podemos encontrarlos en cualquier tienda de alimentación oriental en la sección de congelados, podemos adquirirlos pelados o con piel.

Aquí os dejo una forma sencilla y rica de prepararlos, ideal para acompañar una cervecita bien fría.

Ingredientes para 2 personas:

Para la salsa:

  • 2 cucharadas de salsa de soja clara 
  • 1 diente de ajo rallado
  • 1 trocito de jengibre de 2 cm también rallado
  • 1 chile rojo finamente picado
  • 1 cucharada y media de aceite de sésamo

Para las edamame:

  • 1 cucharadita de sal marina
  • 250 gr de edamame 

Elaboración:

Mezclamos todos los ingredientes de la salsa en un bol.

Por otro lado tenemos que descongelar los edamame ya que como he dicho antes el formato en el que se venden es congelado. Ponemos en un cazo agua con sal y la llevamos a ebullición, una vez que hierva añadimos los edamame y dejamos cocer unos cinco minutos.

Ahora ya solo tenemos que añadir las judías de edamame -peladas en el caso de tenerlas con piel- a la salsa y mezclar bien.

SUSHI CAKE

Llevaba un montón de tiempo queriendo hacer esta receta, pero siempre la iba postergando, hoy por fin he conseguido hacerla. Además mira que es fácil, pero nada, se me resistía. Esta sushi cake es una receta de sushi muy sencilla si se controla poco el tema del corte del pescado, porque aquí el salmón va en trocitos muy pequeños, casi picado. Yo lo que hago es que lo corto en trozos pequeños y luego voy dandole golpes con la hoja del cuchillo, así se consigue una textura picada.

En fin, vamos allá con nuestra receta de sushi cake!

Ingredientes para 2 porciones:

  • 160 gr de arroz para sushi, cocido y aliñado
  • 1 aguacate picado en dados
  • 100 gr de salmón fresco cortado en trozos pequeños
  • 50 gr de huevas de salmón

Tenemos todos los ingredientes preparados, el arroz, el aguacate, el salmón y las huevas. Ayudándonos de un molde circular, lo colocamos sobre el plato donde lo serviremos.

Con una cuchara añadimos un poco de arroz, casi por la mitad del molde y lo prensamos un poco, sobre el arroz colocamos el aguacate picado, intentaremos cubrir toda la superficie del arroz.

Sobre el aguacate el salmón picado, igual que en el anterior paso, intentaremos que el salmón cubra toda la superficie, prensamos suavemente los ingredientes y por último lo cubrimos con mas arroz.

Con cuidado desmoldamos y colocamos las huevas de salmón coronando nuestra tarta de sushi.

4 ENSALADAS JAPONESAS FÁCILES DE PREPARAR


En un bol grande, combinaremos la lechuga con los tomates, los rabanitos, las zanahorias y el pepino. Con un cuchillo, cortaremos finamente el chile desde la punta, al llegar a las semillas, dejaremos de cortar y guardaremos el chile restante para otro uso. Añadiremos el chile en rodajas a los ingredientes del bol y removeremos para que todo se mezcle.

En un tazón pequeño, mezclaremos el aceite de oliva con el zumo de limón, el vinagre de arroz, la salsa de soja, la pasta de miso, el aceite de sésamo y el azúcar. Usaremos un rallador muy fino para el jengibre, separando la parte solida del jugo que se desprenda al rallarlo. Utilizaremos una cucharadita del jugo de jengibre en el aliño. Salpimentaremos y batiremos hasta que emulsione. Por ultimo espolvorearemos con unas semillas de sésamo tostado.

En una olla grande con agua hirviendo, coceremos los fideos de soba hasta que estén al dente, aproximadamente 3 o 4 minutos. Los escurriremos en un colador y los enjuagaremos con agua fría hasta que el agua salga clara. Escurriremos los fideos de nuevo y los dividiremos en 4 platos. Añadiremos las lechugas y verduras sobre los fideos y espolvorear con las semillas de sésamo restantes, serviremos inmediatamente junto con el aliño.

Ingredientes para 4 personas:

  • 2 hojas pequeñas de radicchio
  • 2 hojas pequeñas de escarola
  • 16 tomates cherry
  • 8 rabanitos
  • 2 zanahorias pequeñas, cortadas en tiras
  • 1 pepino holandes, en rodajas finas
  • 1 Chile rojo
  • 400 gr de fideos soba secos

Para el aliño:

  • aceite de oliva 1/3 taza extra virgen
  • 3 cdas. de jugo de limón fresco
  • 1 1/2 cdas. de vinagre de arroz
  • 1 1/2 cdas. de salsa de soja
  • 1 cucharada de pasta de miso blanco
  • 2 cucharaditas de aceite de sésamo tostado
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • 1 pedacito de jengibre, pelado
  • sal y pimienta negra recién molida 
  • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas

Cocinamos los fideos de arroz según las instrucciones del paquete y una vez cocidos los enjuagamos rápidamente con agua fría y los colamos.
Para el aliño, mezclamos la pasta de miso, el vinagre de arroz, el jarabe de arroz y el aceite de sésamo en un bol.

Cortamos la mitad el melón y ayudándonos con un “parisien” – así es como se llama el instrumento para hacer las bolitas-  vamos sacando bolitas como si de helado se tratase del interior de nuestro melón. Alternativamente, si no queremos hacer bolas o no tenemos el utensilio para hacerlas podemos simplemente pelar el melón y cortarlo en cubos.

Por otro lado corte el pepino en rodajas finas. Picamos los cacahuetes tostados y cilantro.
Mezclamos todos los ingredientes y termine con el aderezo y sal al gusto.

Ingredientes para 2 personas:

  • 150 g de fideos de arroz
  • 4 cucharaditas de pasta de miso blanco
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 2 cucharadas de sirope de arroz (opcional)
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo tostado
  • 1 melón cantaloop
  • 1/2 pepino
  • rúcula
  • 1 puñado de cacahuetes
  • 1/2 manojo de cilantro
  • sal marina

Ingredientes para 6 personas:

  • 2 patatas
  • ½ cucharadita de sal 
  • 1 huevo cocido
  • 1/2 zanahoria cocida
  • ¼ taza de maíz dulce
  • 1/2 pepino 
  • ⅓ taza de mayonesa japonesa* (ver nota)
  • Pimienta negra recién molida

*NOTA: Si no tenemos mayonesa japonesa podemos sustituirla por la siguiente mezcla:

MAYONESA JAPONESA CASERA

  • 1 taza de mayonesa hellmann’s
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • 1 cucharada de azúcar.

Lo mezclamos todo hasta que el azúcar se disuelva por completo

 

 

 

 

 

 

 

 

Pelamos las patatas y las cortamos en trozos de 2 cm. Deben ser más o menos del mismo tamaño para que al cocerlas se hagan al mismo tiempo. Las ponemos en una olla junto con agua fría para que se calienten lentamente y se cocinen uniformemente. 

Cocemos las patatas a fuego alto. Después de que el agua hierva, bajamos el fuego a medio y cocinamos hasta que al clavar un tenedor, este atraviese la patata sin problemas, aproximadamente 10 minutos. Una vez cocidas las escurrimos y las volvemos a poner en la olla a fuego medio durante un minuto moviéndolas en sentido circular para que no se quemen, de esta forma eliminaremos el exceso de agua que pueda quedar en las patatas.

Machacamos las patatas hasta conseguir un puré, pero dejando algunos trozos pequeños para aportar textura. Espolvoreamos con sal y las transferimos a un recipiente grande donde lo dejaremos enfriar a temperatura ambiente.

Mientras tanto preparamos el huevo cocido. Retiramos la cáscara y con un tenedor, en un tazón pequeño, lo machacamos hasta conseguir un puré. Reservamos.

Por otro lado cortamos la zanahoria  por la mitas y la picamos en medias rodajas finas y lo mismo con el pepino.

Por último lo mezclamos todo en un bol y añadimos la mayonesa. Removemos bien para que los ingredientes y la salsa se mezclen bien. Dejamos que se enfríe en la nevera hasta el momento de servirla.

Ingredientes para 4 personas:

  • 15 gr de alga wakame
  • 500 gr de brotes de espinacas
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 250 ml de dashi
  • 1 cucharaditas de virutas de bonito
  • 2 cucharaditas de semillas de sésamo tostadas

 

 

 

Sumergir las algas 10 minutos en un cuenco con agua fría, después escurrirlas y picarlas finamente.

Cocinar las espinacas 5 minutos al vapor, después introducirlas de inmediato en agua helada. Dejar que se enfríen antes de escurrirlas para eliminar la mayor cantidad de agua posible. Mezclar las espinacas y las algas wakame. A continuación, repartirlas en montones en 4 platos.

Calentar un poco la salsa de soja y el dashi, después verter esta mezcla sobre las espinacas. Espolvorear las virutas de bonito y las semillas de sésamo. Servir inmediatamente.

SOPA DASHI DE HUEVO Y TOFU

Una sopa elegante, con sabores sutiles. Esta receta aprendí a prepararla en un taller impartido por el chef del restaurante Wagokoro en Barcelona. Es perfecta como acompañamiento, o como plato principal.

Ingredientes para 2 o 3 personas:

Para la base de la sopa:

  • 400 ml de caldo dashi
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de sake

El resto de ingredientes:

  • 350 gr de tofu firme, cortado en dados
  • 1 puñado de espinacas baby
  • 3 huevos ligeramente batidos
  • 2 cebolletas tiernas

Elaboración:

Ponemos todos los ingredientes de la base de la sopa en un cazo y lo hervimos a fuego lento. Añadimos el tofu y dejamos hervir suavemente unos minutos. Añadimos las espinacas y el huevo , removiéndolo en círculos ayudándonos de unos palillos. Subimos a fuego medio y esperamos a que el huevo comience a flotar, entonces estará listo.

Serviremos en cuencos muy caliente con cebolla tierna por encima.

SHIO YAKISOBA

Esta es la versión menos conocida de los famosos fideos yakisoba. En esta receta los fideos se aderezan solo con un poco de soja, sal y aceite de sésamo, de ahí su nombre “Shio, 塩” lo que viene a significar sal.

Podría decirse que estos son un poco mas ligeros que los tradicionales que se aderezan con una salsa mas espesa. Probadlos y decidir. A mi los shio yakisoba me gustan, pero tengo que confesar que los tradicionales me chiflan, con una buena cerveza fría y un plato de gyozas para acompañar…que delicia!!!!!

Ingredientes:

  • 150 g de carne de cerdo, cortada lonchas finas
  • 2 tazas de brotes de soja
  • 3 cebolletas verdes
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 1/2 diente de ajo, picado
  • 2 paquetes de fideos Chuka Men
  • 80 ml de agua
  • 1/2 cucharadita de sal
  • Pimienta al gusto
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 2 cucharaditas de Sake
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo

Elaboración:

Cortar la carne de cerdo en trozos pequeños. Lavar los brotes de soja y escurrirlos bien. Cortar las cebolletas verdes en trozos en diagonal. Reservar.
En un wok o sartén, calentar el aceite a fuego medio-alto. Agregar el ajo y la carne de cerdo y saltear por un par de minutos. Agregar los brotes de soja y remover para que los sabores se mezclen. Luego agregar los fideos y el agua en la sartén, tapar y cocinar durante 30 segundos. Separar los fideos y remover. Sazonamos con sal, pimienta, salsa de soja y sake. Agregamos las cebolletas y finalmente el aceite de sésamo, salteamos durante unos segundos y servimos espolvoreando los fideos con alga nori y semillas de sésamo.

ENSALADA DE ESPINACAS Y ALGA WAKAME

Esta ensalada templada de color verde esmeralda, tiene un sabor super japonés, la combinación de espinaca y alga wakame sobre caldo dashi es un deleite para nuestro paladar. Es un plato redondo y con una gran profundidad de sabores. Además es una de esas recetas que se preparan en un momento, si ya cuentas con los ingredientes principales en la despensa, puede convertirse en una ensalada habitual en vuestro menú.

Es un plato con un gran aporte vitamínico y bajo en calorías, ideal para acompañar un bol de arroz y una sopa de miso calentita. Cocinar con ingredientes frescos y saludables en ningún caso tiene porque ser algo insulso. Comer sano es un placer!

Ingredientes para 4 personas:

  • 15 gr de alga wakame
  • 500 gr de brotes de espinacas
  • 3 cucharadas de salsa de soja
  • 250 ml de dashi
  • 1 cucharaditas de virutas de bonito
  • 2 cucharaditas de semillas de sésamo tostadas

Sumergir las algas 10 minutos en un cuenco con agua fría, después escurrirlas y picarlas finamente.

Cocinar las espinacas 5 minutos al vapor, después introducirlas de inmediato en agua helada. Dejar que se enfríen antes de escurrirlas para eliminar la mayor cantidad de agua posible. Mezclar las espinacas y las algas wakame. A continuación, repartirlas en montones en 4 platos.

Calentar un poco la salsa de soja y el dashi, después verter esta mezcla sobre las espinacas. Espolvorear las virutas de bonito y las semillas de sésamo. Servir inmediatamente.

KENCHINJIRU

Cuando pensamos en sopas japonesas, la primera que nos viene a la cabeza es la sopa de miso. Pero en realidad existe una rica historia culinaria de sopas y guisos en Japón. La sopa era un plato muy socorrido que se consumía durante épocas de tremenda pobreza y duros inviernos.

Casi todas las sopas japonesas contienen caldo dashi, una contrariedad para vegetarianos y veganos, pero la sopa kenchinjiru puede ser la opción perfecta. La sopa kenchinjiru era originalmente un tipo de Shojin Ryori, consumida por monjes budistas que seguían una dieta vegana. El dashi de esta sopa se elabora con setas shiitake y alga kombu y dependiendo de en que parte de Japón nos encontremos estará aderezada con miso o salsa de soja. La salsa de soja le aporta un sabor salado mas limpio pero el miso le aporta cuerpo y riqueza. Así que para gustos…elegid la que mas os guste.

La kenchinjiru se cocina con tofu firme desmenuzado y se cuece hasta que las verduras liberan su dulzor y todo su sabor, es un caldo calmante que te deja con la sensación de haber hecho algo bueno para tu cuerpo sin dejarte hambriento.

En cuanto a las verduras, tradicionalmente incluye zanahorias, bardana (gobo), daikon y edamame, pero cualquier otra verdura que aporte textura, sabor o umami es una buena adición. Por ejemplo el gobo es un ingrediente que no es fácil de encontrar, de echo creo que nunca he conseguido comprarlo, es por eso que podemos sustituirlo por alguna otra verdura.

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 setas shiitake deshidratadas grandes
  • 2 tazas y media de agua caliente
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 450 gr de verduras (shiitake, zanahoria, edamame, brotes de soja, daikon)
  • 1/3 taza de sake
  • 300 gr de tofu firme desmenuzado
  • 7 cm de alga kombu
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1/2  cucharadita de Sal
  • shichimi toragashi

Elaboración:

Enjuagamos ligeramente las setas shiitake deshidratadas y las colocamos en un tazón con 2 tazas y media de agua hirviendo. Las dejamos en remojo durante 30 minutos. Guardamos el agua de las setas y las escurrimos para eliminar el exceso de agua, reservamos.

Picamos las verduras finamente para que se ablanden rápidamente y suelten todo su sabor. En una olla con un poco de aceite las salteamos hasta que desprendan todo su aroma, mas o menos durante 5 o 7 minutos y añadimos el agua de las setas. Por último agregamos el alga kombu y el tofu desmenuzado. Dejamos cocer durante 15 minutos y servimos inmediatamente con un poco de shichimi espolvoreado.

ENSALADA FRESCA DE TOFU Y SÉSAMO

Esta es una ensalada muy fresca, ideal como acompañamiento y además se prepara en un momento. La salsa de sésamo aporta un toque cremoso y tostado al plato y además podemos utilizarla como aliño para otras muchas ensaladas.

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 pepinos
  • sal gorda
  • 200 gr de tofu firme
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 100 gr de brotes de soja

Para la salsa de sésamo:

  • 6 cucharadas de semillas de sésamo
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de mirin
  • 1 cucharada de azúcar en polvo
  • 1/2 cucharada de vinagre de arroz
  • 1-2 cucharaditas de pasta de guindila

Cortar los en tiras finas ayudándonos con un pelador, ponerlas en una fuente, salpimentar y dejar reposar durante 30 minutos para que suelte en agua. Pasado este tiempo aclarar y secar con papel absorbente.

Eliminar el exceso de líquido del tofu envolviéndolo en papel de cocina y colocándole un peso encima, lo dejaremos que drene al menos 15 minutos, luego lo cortaremos en cuadraditos y reservaremos.

Para la salsa, tenemos que tostar las semillas de sésamo en una sartén. Después pasarlas a un mortero japonés (suribachi) y triturarlas. Reservaremos la mitad, después continuaremos machacando el resto hasta obtener una pasta.

El siguiente paso es echar la pasta de sésamo en un tarro con 60 ml de agua, la salsa de soja, el mirin, el azúcar, el vinagre de arroz y la pasta de guindilla. Lo agitamos con fuerza y vertemos la salsa en una cacerola donde la herviremos durante 3 minutos, después bajaremos el fuego y dejaremos en ebullición 5 minutos mas para que la salsa espese un poco. Si queda demasiado espesa, puede diluirse en 2 cucharadas de agua.

En un bol colocaremos el pepino, los brotes de soja y el tofu sobre estos, regaremos con la salsa de sésamo y espolvorearemos con el resto del sésamo que reservamos al principio.

 

1 2 3 4 5