MANGO STICKY RICE

MANGO STICKY RICE

El mango sticky rice es uno de los platos más populares de Tailandia. Es un postre super dulce, el arroz glutinoso se cuece y mezcla con una mezcla de leche de coco y azúcar y se acompaña de mango fresco cortado en láminas.

Además para esta receta me he tomado la libertad de añadir un puré de mango en la base. En realidad la receta original no lo lleva, pero en el formato en el cual lo he presentado, en una copa, me pareció interesante poder añadir una textura diferente y que potenciará aún más el sabor del mango.

Normalmente el mango sticky rice se sirve en un plato, con el mango a rodajas a un lado y una salsa espesa de coco. Así de simple.

Si os preguntáis como he hecho el puré de mango, simplemente lo he triturado con la batidora.

Para 6 personas:

INGREDIENTES
1 1/2 tazas de arroz glutinoso (dulce)
1 1/3 tazas de leche de coco en lata, sin azúcar
1/3 taza más 3 cucharadas de azúcar
1/4 cucharadita de sal
1 cucharada de semillas de sésamo, tostadas ligeramente
1 mango grande, pelado, sin hueso y cortado en rodajas finas

PREPARACIÓN

En un bol, lavar bien el arroz con agua fría. Cambiar el agua y repetir la operación hasta que el agua salga limpia. Dejar el arroz en remojo con agua fría toda la noche. Al día siguiente, escurrirlo bien.

Para cocer el arroz del mango sticky rice, colocaremos una rejilla para cocer al vapor en una olla con agua hirviendo. Para que el arroz se cueza, lo colocaremos dentro de la rejilla un trapo de gasa y pondremos hay el arroz. Tapamos la olla y cocemos durante 30-40 minutos.

Mientras se cocina el arroz, en una cacerola pequeña hervimos 1 taza de leche de coco, 1/3 taza de azúcar y una pizca de sal. Removemos hasta que el azúcar se disuelva y retiramos del fuego. Mantenemos la mezcla tibia.

El siguiente paso es transferir el arroz cocido a un tazón y agregar la mezcla de leche de coco. Dejaremos reposar el arroz durante 30 minutos o hasta que absorba la mezcla de leche de coco.

Mientras el arroz reposa, hervimos el resto de la leche de coco y 3 cucharadas de azúcar durante 1 minuto. Transferimos la salsa a un tazón pequeño y dejamos enfriar.
Para servir, colocamos porciones de 1/4 taza de arroz glutinoso en platos de postre, rociamos con salsa de coco y espolvoreamos con semillas de sésamo. Junto al arroz colocamos las rodajas de mango fresco.
 


 

GALLETAS AZUCARADAS DE UBE

GALLETAS DE UBE FILIPINO

Hace unos años cuando vivía en el barrio del Raval, era muy aficionada a la repostería filipina, allí hay tiendas en las que se puede encontrar y os aviso, los dulces filipinos están realmente buenos. Además creo que son unos grandes desconocidos.

Para su elaboración utilizan ingredientes como la leche de coco, la harina de arroz, la leche evaporada, el pandan y un ingredientes esencial: el ube, sabor representativo de la cocina de este país.

El ube es un tubérculo similar a un boniato pero de color violeta, es originario de Filipinas y tiene un sabor dulce y suave. Al ser morado, transfiere a los platos un maravilloso y vistoso color violeta.

El ube podemos encontrarlo fresco, o sea el tubérculo o la pulpa ya cocida y congelada, también en un líquido concentrado ya listo para añadir a la masa de nuestros pasteles. Yo prefiero utilizar el ube fresco, pero si no lo encuentras o no tienes tiempo de prepararlo, el concentrado de ube y la pulpa de ube congelada van muy bien.

Se pueden preparar un sin fin de pasteles y postres con ube, yo he elegido estas galletas crujientes con ube y azúcar glacé. Que no os engañen, el interior es super tierno y jugoso.

Para preparar estas galletas azucaradas de ube, primero tenemos que hacer una especie de pasta dulce llamada halaya, que puede utilizarse como mermelada/gelatina o añadirla a la masa de muffins o bizcochos.

Read More

PASTELITOS DE TÉ MATCHA AL VAPOR

Mushi Pan. Pastelitos de té matcha al vapor.

A estos pastelitos al vapor en Japón se les llama Mushi Pan (蒸 し パ). El mushi pan es un pastel ligero, esponjoso y suave. Como su nombre indica, se cuece al vapor en lugar de hornearse, y se tarda menos de 20 minutos en prepararse desde el principio hasta el final.

Los pasteles al vapor japoneses están hechos con ingredientes muy simples: harina, levadura en polvo, huevos, leche, azúcar y aceite.

Después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a importarse una gran cantidad de harina de trigo de los EE. UU y los japoneses comenzaron a comer más pan. Casi al mismo tiempo, los pasteles al vapor comenzaron a aparecer en las cocinas japonesas. Como el azúcar era caro en ese entonces, los japoneses incluían pequeños trozos de batatas japonesas –satsumaimo– para endulzar los pasteles. Los mushi pan de satsumaimo siguen siendo el sabor más popular a día de hoy en Japón.

Los pastelitos al vapor que hoy os presento son de té matcha, un sabor que me encanta. ¿Os animáis a prepararlos?

Ingredientes para 4 pastelitos:

  • 100 gr de harina de trigo

  • 2 cucharaditas de té matcha

  • 1 cucharadita de levadura

  • 1 pizca de sal

  • 60 gr de azúcar

  • 80 ml de leche de almendras

  • 1 huevo

Por un lado, mezclamos en un bol la yema del huevo junto con la leche y batimos, añadimos el azúcar y volvemos a mezclar. Reservamos.

Por otro lado montamos a punto de nieve la clara del huevo. Reservamos.

En un bol ponemos la harina junto con el té macha, la levadura y la sal, mezclamos todos los ingredientes y los tamizamos ayudándonos de un colador. Lo añadimos a la mezcla de huevo y leche y mezclamos bien con una espátula para eliminar cualquier grumo. Por último, poco a poco, añadimos el merengue. El merengue es lo que le dará al pastelito una textura más esponjosa, así que lo iremos mezclando suavemente para conservar el aire que hemos conseguido montando la clara.

Ponemos la mezcla en cápsulas de papel para muffins, pero antes pondremos cada cápsula dentro de algún recipiente de cristal o cerámica, como una taza o un pequeño bol, todos del mismo tamaño. Así los pastelitos no perderán la forma al cocerse.

Para cocer los pastelitos utilizaremos una olla con agua y una rejilla para cocer al vapor. Si queréis también podemos utilizar una arrocera.

Ponemos la olla con agua al fuego, con la rejilla dentro y la tapa envuelta en un trapo de cocina para que el vapor no se pierda. Una vez que el agua comience a hervir la apartaremos del fuego y pondremos nuestros recipientes con la masa sobre la rejilla dentro de la olla, la taparemos y volveremos a poner al fuego, una vez comience el agua de nuevo a hervir, dejaremos los pastelitos 13 minutos cociendo.

Pasado este tiempo, pincharemos cada pastel con un palillo de bambú, si el palillo sale limpio es que están listos.

Por último los sacamos de la olla para que se enfríen y desmoldamos.

BROWNIE DE MISO ROJO Y CHOCOLATE

brownie de miso rojo y chocolate

BROWNIE DE MISO ROJO Y CHOCOLATE

Me declaro una amante confesa del miso en todas sus variedades y usos. Pero bien es cierto que nunca habría pensado en incluirlo en un dulce hasta que vi una receta de galletas que una amiga subió a instagram. Hasta entonces para mi el miso solo tenía uso en sopas, salsas y salteados, por lo que ha sido más que una grata sorpresa, ha sido toda una revelación.

Por lo general el dulce y el salado siempre son una combinación ganadora, así que ¿por qué no probar a hacer un brownie con miso rojo? Me preocupaba un poco que el intenso sabor del miso eclipsara al resto de sabores pero sorprendentemente combina a la perfección con el chocolate!! El umami del miso aporta profundidad e intensifica su sabor. También hace que la textura sea más suave y cremosa que la del clásico brownie.

Yo he utilizado un miso rojo de trigo artesanal que le compré en mi viaje a Tokyo a una señora muy maja, pensé que era perfecto porque de repente huele a frutas y tiene un matiz dulce muy pronunciado, además de mucho cuerpo, la verdad es que fue un acierto comprarlo y sobre todo utilizarlo en esta receta.

Por supuesto podríais utilizar también miso blanco ya que este también es dulce.

No voy a decir nada más porque lo que en realidad quiero es que probéis a hacer esta receta, a mi me ha encantado y estoy segura de que a vosotros también os encantará!

Aquí tenéis la receta del brownie de miso rojo y chocolate.

Ingredientes:

  • 200 gr de chocolate negro

  • 250 gr de mantequilla

  • 265 gr de azúcar moreno

  • 90 gr de miso rojo

  • 4 huevos

  • 200 gr de harina

  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

  • 2 cucharaditas de cacao

  • 1/2 cucharadita de levadura

Elaboración:

Precalentar el horno a 160 grados. En un bol al baño maría colocamos el chocolate y la mantequilla troceados para que se derritan. Una vez se hayan derretido dejaremos que la mezcla se enfríe un poco. Por otro lado en otro bol añadimos el azúcar, los huevos, el miso y el extracto de vainilla, mezclamos bien todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea, añadimos entonces el chocolate con la mantequilla y volvemos a mezclar.

En otro bol añadimos la harina, la levadura y el cacao, mezclamos y añadimos a la mezcla de chocolate y huevos.

En un recipiente cuadrado para horno de al menos 20 cm -el cual previamente hemos engrasado con mantequilla- vertemos la mezcla de nuestro brownie y horneamos durante 40 minutos. Pasado este tiempo -para comprobar que está listo- pinchamos en el centro con una varilla o palito de bambú, si al pasar los dedos por la varilla la mezcla que queda adherida a esta está húmeda y forma una bola cuando la frotamos con los dedos juntos es que el brownie está listo.

Si queremos un brownie mas consistente podemos seguir horneándolo 10 minutos mas.

Una vez nuestro brownie esté listo, lo dejaremos enfriar y para servirlo lo cortamos en cuadrados que espolvorearemos con cacao.

PUDÍN JAPONÉS CON FLORES DE CEREZO

pudding japonés con flores de cerezo

Japón alberga un fuerte amor por los postres, tanto por los wagashi tradicionales como por los dulces occidentales. Incluso antes de que el azúcar se introdujese en Japón, la gente elaboraba postres con todo lo que tenían a mano, desde el arroz y las judías dulces –azuki– hasta la savia de las plantas o el néctar de las flores. Cuando el azúcar llegó a Japón desde Europa, este amor por los postres se intensificó y Japón experimentó un auge en la creación de dulces de estilo occidental, aunque con un poco menos de azúcar que los homólogos occidentales.

Este postre japonés que os presento es de influencia occidental.

El pudín se elabora con ingredientes muy sencillos: leche, crema espesa y yogurt, ingredientes no muy japoneses. Los japoneses y los asiáticos en general no son grandes consumidores de leche. Podemos probar a elaborar este postre utilizando leche y yogurt vegetales.

Este postre japonés se divide en dos capas, la inferior es de pudín de leche y la capa superior es de gelatina salada de flores de cerezo. Las flores de cerezo si que son un ingrediente 100% japonés. La combinación de esta gelatina salada de flor de cerezo y el suave dulzor del pudín de leche combinan perfectamente.

Las flores de cerezo encurtidas me las traje de Japón en mi último viaje, nunca las encontré en España antes de verlas allí, pero hay varias páginas donde podéis encontrarlas online. Aquí las venden y hacen envíos internacionales.

Si os animáis podéis prepararlas vosotros mismos, ya ha pasado la época de floración de los cerezos pero para el año que viene podéis hacerlas si tenéis cerezos cerca.

¿Cómo se preparan las flores de cerezo encurtidas?

Necesitaremos recoger cuidadosamente a mano las flores del árbol, lavarlas, escurrirlas y secarlas. Rociaremos sal sobre las flores (alrededor de 1 taza de sal por 10 tazas de flores) y les pondremos un peso encima. Al día siguiente, las exprimiremos y tiraremos el líquido de la salmuera, sumergiremos las flores en vinagre de ume (ciruela) y las dejaremos reposar durante aproximadamente 3 días. Finalmente, las dejaremos secar en una sola capa durante 3 días a la sombra o hasta que se sequen. Para conservarlas, las envasaremos en un frasco con sal (proporción de aproximadamente 1: 1). De esta manera, pueden mantenerse durante un año.

Vamos allá con la receta!

Ingredientes para 4 vasitos de pudín:

Para el pudín de leche

  • 2 hojas de gelatina (5 g)
  • 3 cucharadas de agua caliente
  • 2/3 taza de leche entera ( 160 g)
  • 1/3 taza de azúcar  ( 70 g)
  • ½ taza de yogur natural ( 120 g)
  • ¾ taza de nata espesa o crema batida  ( 180 g)

Para la gelatina de flor de cerezo

  • 8 flores de cerezo encurtidas con sal
  • 1 lámina de gelatina ( 2.5 g)
  • 1½ cucharada de agua caliente
  • ½ taza de agua ( 120 g)
  • 2 cucharaditas de azúcar  ( 10 g)
  • Colorante rojo  (opcional)

Ponemos las flores de cerezo encurtidas con sal en un tazón pequeño y agregamos un poco de agua hasta cubrirlas. Las dejamos en remojo durante al menos 30 minutos para eliminar la salinidad de las flores.

Para hacer el pudín de leche cortamos 2 hojas de gelatina en tiras finas y las ponemos en un tazón pequeño. Vertemos 3 cucharadas de agua caliente y removemos hasta que la gelatina se haya disuelto por completo. Si no está completamente disuelta, le damos un toque en el microondas durante 30 segundos.

En una olla pequeña, calentamos la leche y el azúcar a fuego medio. Removemos continuamente hasta que el azúcar se disuelva.

Cuando la leche esté a punto de hervir, apagaremos el fuego – es muy importante que no hierva- y añadiremos la gelatina. Mezclamos bien y dejamos reposar. En un tazón mediano, combinamos el yogur natural y la nata espesa. Mezclamos bien para combinar.

Poco a poco vamos agregando la mezcla de leche a la mezcla de yogurt mientras removemos.

Seguidamente pasamos la mezcla a través de un colador o tamiz de malla fina para lograr una textura sedosa y suave. Para acelerar el proceso de solidificación del pudín, llenamos la mitad de un recipiente grande con agua helada, colocamos el recipiente con la mezcla dentro del recipiente con hielo. Tardará al menos 30 minutos hasta que la mezcla se vuelva más espesa y almibarada. Será entonces cuando la pongamos en los vasos y la refrigeremos de 30 a 60 minutos.

Para la gelatina de flor de cerezo. Comenzaremos este proceso una vez que el pudín de leche esté ya solido y frío. Entonces cortaremos 1 hoja de gelatina en tiras finas y la pondremos en un tazón pequeño. Añadiremos 1 ½ cucharada de agua caliente y removeremos hasta que la gelatina se disuelva por completo. Si no se disuelve, la metemos en el microondas durante 20 segundos y mezclaremos.

En una olla pequeña, calentamos el agua y 2 cucharaditas de azúcar a fuego medio. Batimos hasta que el azúcar se haya disuelto por completo.

Suavemente exprimimos el agua de las flores de cerezo y las ponemos en la cacerola. Retiramos del fuego. Agregamos la gelatina, mezclamos y luego agregamos un poco de colorante rojo para alimentos. Si queremos un bonito color rosa claro, agregaremos solo un poquito. Siempre podremos añadir un poco más si queremos que sea de un rojo más oscuro.

Mezclamos bien para que el color se distribuya uniformemente. Colocamos la cacerola sobre el agua con hielo y dejamos que la mezcla se enfríe. Al igual que con la mezcla de leche, esto hará que la esta se espese.

Una vez que la mezcla esté ligeramente más espesa, colocaremos las flores una a una, suavemente encima del budín de leche y añadiremos la mezcla de gelatina hasta cubrirlas.

Dejaremos el pudín en el refrigerador hasta que la capa superior esté lista (aproximadamente una hora). Lo serviremos frío.

GALLETAS OREO DE TÉ MATCHA

galletas oreo de té matcha

GALLETAS OREO DE TÉ MATCHA

Esta receta de galletas oreo de té matcha puedo colocarla en el ranking de las 10 que más me han gustado. Deliciosas galletitas de cacao rellenas de crema de té matcha, es que simplemente es imposible que no estén buenas!

Son fáciles de preparar y el resultado es maravilloso, son mantequillosas y suaves. El cacao combina armoniosamente con el sabor amargo del té matcha, una delicia!

galletas oreo de té matcha

Ingredientes para la masas de las galletas:

  • 2 tazas de harina de todo uso
  • 1 taza de cacao en polvo
  • 3/4 de cucharadita de sal
  • 1 1/4 de taza de mantequilla (ablandada)
  • 3/4 de taza de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

galletas oreo de té matcha

Precalentar el horno a 160 grados. En la bandeja del horno colocaremos una hoja de papel de hornear y la dejaremos a un lado hasta que vayamos a introducirla en el horno con las galletas.

En un tazón pequeño, batimos juntos la harina, el cacao en polvo y la sal.

En otro tazón mezclamos la mantequilla y el azúcar moreno hasta que estén completamente mezclados y formen una crema uniforme. Añadimos el extracto de vainilla. Lentamente agregamos la mezcla de ingredientes secos y batimos hasta que se combinen y formen la pasta de nuestras galletas.

Transferimos la mezcla a la superficie de trabajo y amasamos para compactar la masa. Si es necesario, espolvorearemos la superficie con cacao en polvo y / o azúcar en polvo y trabajaremos con rapidez y cuidado. Desplegamos la masa y cortamos en círculos de 2 pulgadas. Transferimos las galletas a la bandeja de hornear. Volvemos a amasar los recortes sobrantes junto con la masa restante.

Esta es una masa muy delicada, así que tratad de no manejarla más de lo que se necesita, y si se pone demasiado blanda, la metedla en la nevera o el congelador durante unos minutos para endurecerla.

Una vez las galletas cortadas las hornearemos durante unos 20 minutos y las dejaremos que se enfríen.

Ingredientes para el relleno:

  • 3/4 de taza de mantequilla sin sal, ablandada
  • 1 taza y 3/4 de azúcar glas
  • 1 cucharadita y media de té matcha
  • 3/4 de cucharadita de extracto de vainilla
  • Una pizca de sal

galletas oreo de té matcha

Batimos todos los ingredientes juntos y ajustamos la cantidad de matcha según la intensidad de sabor a té que queramos en nuestras galletas, pero sin pasarnos.

Para rellenar las galletas:

Metemos el relleno en una manga pastelera, si no tenemos manga pastelera podemos utilizar una bolsita de plástico cortando una de las esquinas. Colocamos una pequeña cantidad de relleno en el centro de la galleta y cubrimos colocando otra encima y presionado suavemente para que el relleno se esparza uniformemente hacia los bordes. Una vez todas las galletas rellenas las meteremos en la nevera unos minutos para que el relleno se endurezca un poco.

BRIOCHE DE TÉ MATCHA

brioche de té matcha

Soy muy fan del té matcha japonés, es un té que tiene una infinidad de propiedades para nuestro organismo y además está buenísimo, por eso esta receta de brioche me encanta.

El té matcha además tiene varios usos, uno de ellos es como ingrediente en postres y pasteles. Esta receta de brioche con matcha es un claro ejemplo del delicioso sabor que este té aporta a los pasteles.

El sabor dulce y la textura suave del brioche contrasta con el sabor amargo del matcha convirtiéndose en la mezcla perfecta.

Ingredientes para 12 brioches pequeños o para 6 brioches pequeños y un pan

Para la masa de brioche

  • 300g de harina de fuerza
  • 60 g de azúcar
  • Una cucharadita de levadura o la misma cantidad de levadura fresca (yo prefiero la fresca)
  • 125 g de leche entera
  • un huevo
  • 50 g de mantequilla, cortada en cubitos ya temperatura ambiente

En un tazón grande, combinamos todos los ingredientes excepto la mantequilla y mezclamos hasta que se forme una masa densa y espesa.
En una superficie lisa, comenzamos a amasar incorporando la mantequilla hasta que forme una bola suave; Alrededor de 8 minutos.
Colocamos la masa de nuevo en el recipiente y la cubrimos con un paño, la colocaremos en un lugar cálido durante al menos 2 horas para que suba o hasta que doble su tamaño.

Para el relleno de matcha

  • 80g de leche
  • Una clara de huevo
  • 50 g de azúcar en polvo
  • 20 g de harina
  • 20 g de té verde matcha
  • 10 g de mantequilla

Llevar la leche a ebullición. Mientras se está calentando mezclamos la clara y el azúcar en un recipiente hasta que estén combinados. Mezclamos la harina y el té verde matcha y batimos conseguir una mezcla homogénea.
Cuando la leche esté hirviendo, la agregaremos a la mezcla de matcha sin parar de batir. Volvemos a colocar la mezcla en el fuego y cocinamos a fuego medio hasta que espese, agregamos entonces la mantequilla.
En una bandeja para hornear forrada con film, extendemos la mezcla formando un cuadrado de alrededor de 20x15cm. Dejamos enfriar.

brioche de té matcha

Para formar nuestro brioche

Quitamos el aire de la masa de brioche golpeándola suavemente, luego con un rodillo la extendemos formando en un rectángulo de 30x20cm. Colocamos el relleno de matcha en el medio, luego doblamos la masa sobre ella hacia el centro y sellamos las extremidades. volvemos a darle con el rodillo hasta formar en un rectángulo más largo, luego hacer un tour doble.

¿Qué es un tour doble? Es una forma específica de plegar la masa, aquí tenéis un esquema de como hacerlo.

Repetir el plegado una vez más y luego volver a extender la masa en rectángulo un 30x20cm.
Enrollamos la masa sobre sí misma para formar un tronco y cortamos los extremos, luego con un cuchillo afilado, cortamos en segmentos de 3 cm de grueso.
Si vamos a hacer brioches pequeños untamos con mantequilla los moldes que tendrán forma de anillos de 5,5 cm de ancho y colocamos las rodajas de masa en ellos con el corte hacia arriba. Si  por el contrario queremos hacer un pan de brioche, cogemos seis trozos de masa y los colocamos en un molde rectangular para pan untado con mantequilla y la masa restante en los anillos.
Una vez en los moldes cubrimos holgadamente con film y dejamos que crezca la masa durante 30 a 45 minutos.

Mientras, precalentamos el horno a 180 ° C y horneamos durante 15 a 20 minutos.

brioche de té matcha

Pasado este tiempo sacaremos los brioche del horno y los dejaremos enfriar. Ya solo queda disfrutar de estos maravillosos pastelitos franceses con el toque japonés del té matcha.

PANCAKE JAPONÉS CON FRESAS

No sé si conocéis un postre japonés que se llama kasutera o castella (bizcocho de castilla). La castella es un bizcocho ultra esponjoso parecido a nuestro bizcocho de toda la vida, es de origen portugués y traído a Japón por mercaderes allá por le siglo XVI, de eso hace ya mucho tiempo y ahora la kasutera es una especialidad en la isla de Kyûshû y en Nagasaki. 

Os cuento esto porque estos pancakes japoneses son en apariencia versiones mini de la kasutera. A diferencia de los pancakes americanos estos son gorditos y esponjosos, el sabor puede resultar el mismo pero la textura es otra cosa. 

Estos pancakes se preparan utilizando un molde circular con algo de altura ya que la masa sube bastante. Son sencillos de hacer cuando se les pilla el truco, a mi el primero no me salió porque no controlé bien la temperatura de la sartén y puse demasiada masa en el molde. Así que animaos a prepararlos, están muy ricos y son muy bonitos. Ya me contaréis.

Ingredientes:

  • 2 yemas de huevo
  • 60 gr de azúcar
  • 120 ml de leche
  • 180 gr de mezcla para tortitas
  • 4 claras de huevo 

Elaboración:

Batimos las yemas de huevo y le añadimos el azúcar, mezclamos bien y agregamos la leche y la mezcla de tortitas. Lo batimos bien para eliminar cualquier grumo y reservamos.

Por otro lado vamos a montar las claras de huevo al punto de nieve, este paso es muy importante porque es lo que hará que nuestros pancake queden esponjosos. Una vez que tenemos las claras montadas las añadimos al resto de la mezcla con movimientos lentos circulares y ascendentes para que la masa se oxigene y no pierda el volumen.

En una sartén antihaderente colocamos dos moldes de anilla circulares de 9 cm de diámetro y al menos otros 8 cm de profundidad. Añadimos la mezcla hasta la mitad del molde porque a medida que se vaya haciendo poco a poco irá subiendo. Los tapamos y dejamos que se vayan habiendo a fuego lento durante 10 minutos. Pasado este tiempo ayudándonos de unas pinzas para sujetar el molde y de una espátula les damos la vuelta y dejamos que se hagan por el otro lado durante 5 minutos más.

Para servirlos los decoraremos con fruta fresca, en este caso he utilizado fresas, pero también podéis utilizar algún otro fruto rojo como la frambuesa o el arándano. Además podéis regarlos con sirope de arce. 

Espero que os gusten!

DORAYAKI CON CREMA DE SÉSAMO NEGRO

dorayaki con crema de sésamo negro

Hoy os quiero enseñar a preparar unos dorayaki con crema de sésamo negro. Este postre japonés es muy fácil de preparar ya veréis.

El dorayaki es otro de los dulces japoneses más conocidos fuera de Japón, principalmente gracias a la serie de dibujos japonesa Doraemon, ya que era su dulce favorito. Consiste en dos bizcochos redondos rellenos de pasta de judías. En esta receta he utilizado crema de queso con sésamo negro en vez de la pasta de judías, no tan típico pero está igualmente delicioso.

dorayaki con crema de sésamo negro

Ingredientes para 10-12 uds:

  • 200g de Harina
  • 4 Huevos
  • 100g de azúcar
  • 2 cucharadas de Miel
  • 8g de levadura (medio sobre)
  • 160ml de agua

Para el relleno:

  • 1/2 taza de mantequilla ablandada
  • 230g de crema de queso
  • 2 tazas de azúcar glas
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 1 1/2 de sésamo negro molido

Elaboración:

Batir los huevos con el azúcar y la miel. Mezclar la levadura con el agua y añadir a la mezcla anterior, agregar la harina y cuando esté bien mezclado dejar reposar 30 min. En una sartén echar unas gotas de aceite -si es antiadherente no hace falta- y con un cucharón, verter un poco del preparado justo en el centro de la sartén poco a poco hasta obtener un circulo perfecto. Dejar cocer a fuego medio hasta que burbujee, con una espátula, dar la vuelta con cuidado, y retirar a los pocos minutos. Saldrán unos 20-24 piezas.

Para el relleno de crema de sésamo negro mezclamos todo los ingredientes utilizando una batidora de varillas hasta conseguir una crema uniforme y suave. Es importante que la mantequilla este un poco derretida, si está muy fría dejará grumos en la mezcla.

Para rellenar nuestros dorayakis cogemos un circulo y ponemos una cucharada de crema en el centro, tapamos con otro círculo y apretamos los bordes para cerrarlos.

TARTA DE QUESO JAPONESA

tarta de queso japonesa

Dentro de la repostería japonesa podemos encontrar dulces típicamente japoneses y otros más bien “heredados” originarios del continente europeo. Los dulces típicos japoneses tienen como base la harina de arroz glutinoso y el anko – pasta de judías dulces azuki- por otro lado tenemos dulces como la kasutera que es muy similar a nuestro bizcocho o la tarta de queso.

Esta es una receta especial de la tradicionalmente americana tarta de queso pero “made in japan”. En Japón se la llama sufure chizu keki (souflé japonés), su consistencia es espectacular, es suave y delicada, no se parece mucho a la receta americana pero está francamente deliciosa.

Ingredientes:

  • 100 g de crema de queso a temperatura ambiente
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 130 g de azúcar
  • 130 ml de leche
  • 8 yemas
  • 13 claras
  • 60 g de harina para todo uso
  • 60 g de harina de maíz
  • Azúcar glas

tarta de queso japonesa

Preparación:

Primero de todo calentamos en un cazo a fuego medio la mantequilla, el queso y la leche. Una vez derretidos lo mezclamos utilizando una varilla y reservamos.

Por otro lado separamos las claras de las yemas colocándolas en boles diferentes. Batimos las yemas y agregamos la mezcla de queso, seguidamente incorporamos poco a poco las dos harinas tamizándolas.

Las claras que tenemos reservadas las batimos hasta montarlas, añadimos el azúcar y continuamos batiendo hasta conseguir el punto de nieve. Poco a poco vamos añadiendo las claras batidas al resto de la mezcla, con una espátula removemos con movimientos circulares suaves para que ambas se liguen.

En un molde -no desmontable- colocamos papel de hornear en la base y en las paredes y añadimos la masa de nuestro pastel. Este molde lo colocaremos dentro de otro recipiente al que añadiremos agua caliente. Ambos los introduciremos en el horno que previamente habremos precalentado a una temperatura de 160 grados. Hornearemos durante 25 minutos a esa misma temperatura y pasado ese tiempo bajaremos a 140 grados y continuaremos horneando durante 55 minutos más.

Dejamos que se enfríe y la desmoldamos con cuidado para que no se nos rompa, por último la decoramos cubriendola con azúcar glas y frutos rojos.

CREPES DE PANDANG RELLENOS DE COCO

crepes de pandang rellenos de coco

CREPES DE PANDANG RELLENOS DE COCO 

Los crepes de pandang rellenos de coco tostado son un postre típico balinés, delicioso crepe de hojas de pandan -de ahí su color verde brillante- relleno de coco tostado con azúcar moreno y hojas de pandan. Al tostar el coco con el azúcar éste adquiere un sabor como a cacahuete. Es muy fácil de preparar y está delicioso.

Ingredientes:

  • 150gr de harina de trigo
  • 50gr de harina de maíz
  • 1 huevo
  • 50gr de azúcar
  • 2gr de sal
  • 100ml de agua de hoja de pandan

Para el relleno:

  • 100gr de coco rallado
  • 50gr de azúcar moreno
  • 3 trocitos de hoja de pandan
  • 1gr de sal

Para elaborar el relleno, en una sartén ponemos el coco rallado junto con el azúcar moreno, la sal y las hojas de pandan, añadimos un poco de agua y salteamos hasta que el azúcar esté completamente disuelta, el agua se haya evaporado y la mezcla adquiera un color tostado.

Para hacer la masa de los crepes, mezclamos la harina, el huevo, el azúcar, la sal y el agua de pandan hasta tener una masa ligera y sin grumos. Para conseguir el agua de pandan solo hay que meter las hojas en una licuadora, igual que si hiciésemos zumo, hasta obtener la cantidad de líquido necesaria, en España pueden conseguirse estas hojas pero congeladas, sobre todo en tiendas orientales.

Calentaremos una sartén con un poco de mantequilla para preparar nuestros crepes, cuando este lo suficientemente caliente añadiremos un poco de masa, la extenderemos por toda la sartén y cuando empiece a cuajar le daremos la vuelta con mucho cuidado de no romperlo, una vez listo lo retiraremos del fuego y repetiremos la operación con el resto de la masa, preparados todos los crepes rellenaremos con la mezcla de coco y los envolveremos en forma de canutillos, como si fuesen unas fajitas. Listo!

RECETA DE MOCHI DE FRESA. ICHIGO DAIFUKU

RECETA DE MOCHI DE FRESA. ICHIGO DAIFUKU

Hacía ya tiempo que quería preparar esta receta de mochi de fresa “ichigo daifuku” Este postre, es algo dulce y perfecto para recibir la primavera.

Preparar dulces japoneses es todo un arte, hay cosas realmente maravillosas. A los pastelitos japoneses se les denomina wagashi, yo he comenzado preparando estos riquísimos mochi de fresa o como se llaman en japonés, ichigo daifuku, se trata de bolitas de pasta de arroz glutinoso rellenas de fresas frescas, comúnmente se preparan con pasta de alubias rojas azuki -llamada anko- cubriendo la fresa y luego cubiertas por la pasta de arroz, yo hoy las he preparado sin, porque a mis compañeras de trabajo, para las que los he preparado, no les gusta la pasta de alubias, pero os digo que esta muy buena.

Para 6 mochis:

  • 150 gr de harina de arroz glutinoso
  • 125 /150 ml de agua
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 200gr de anko (pasta dulce de judías rojas)
  • harina de maíz
  • 6 fresas no muy grandes.

Para explicar su elaboración os dejo un video donde lo explican de forma muy clara esta receta de mochi de fresa “ichigo daifuku”,además el video está presentado por un perro, “cooking with dog”.

Tenéis que ver este canal, en él explican muchísimas de las recetas más populares de la cocina japonesa, de una manera muy clara. Con estos videos no tendréis problemas a la hora de prepararlas en casa.