ALBÓNDIGAS TAILANDESAS EN HOJAS DE LECHUGA

albóndigas tailandesas en hojas de lechuga

Esta receta de albóndigas tailandesas en hojas de lechuga, es el aperitivo perfecto. Las albóndigas tailandesas tienen una textura super suave gracias a la mezcla de carne de pollo y gambas. Su sabor es rico e intenso, rematado con el toque picante del chile y la textura crujiente de los cacahuetes.

Lo mejor es que pueden comerse con las manos, se envuelven en las hojas de lechuga y se les añaden las verduras encurtidas y el cilantro. La salsa de chile dulce es el remate final para este maravilloso plato tailandés!

Ingredientes:

  • 1 zanahoria cortada en forma de noodles con un spirelli

  • 1 pepino pequeño cortado en forma de noodles con un spirelli

  • 80 ml de vinagre de arroz

  • 2 chalotas picadas

  • 40 gr de cacahuetes

  • 1/3 de taza de hojas de cilantro

  • 1 chile rojo fresco

  • 1 diente de ajo

  • 2 cucharaditas de jengibre picado

  • 500 gr de gambas crudas peladas

  • 400 gr de carne de pollo picada

  • 2 cucharaditas de salsa de pescado

  • 2 cucharadas de aceite de cacahuete

  • 1 cogollo de lechuga

  • cilantro fresco

  • salsa de chile dulce

  • lima

Combinamos la zanahoria, el pepino, el vinagre y una pizca de sal en un tazón pequeño y dejamos reposar.

En un procesador de alimentos colocamos la chalota, los cacahuetes, el cilantro, el chile, el ajo y el jengibre y batimos hasta que estén finamente picados. Seguidamente agregamos los langostinos, la salsa de pescado y volvemos a batir hasta formar una pasta.

Colocamos la carne picada en un tazón grande y añadimos la mezcla de gambas. Mezclamos bien y usando las manos hacemos bolas con la mezcla, las colocamos en un plato y las metemos en la nevera durante 30 minutos para enfriarlas.

Pasado este tiempo calentamos el aceite en una sartén grande a fuego medio. Cocinamos las albóndigas durante 5 minutos o hasta que estén cocidas. Reservamos

Por otro lado escurrimos la zanahoria y el pepino en vinagre, desechando el líquido. Cubrimos las hojas de lechuga con dos albóndigas cada una y la verdura encurtida. Espolvoreamos con semillas de sésamo y hojas de cilantro. Las servimos con salsa de chile dulce y rodajas de lima.

Para comerlas, las envolvemos en la lechuga y para adentro! Que aproveche.

LA COCINA COREANA EN JAPÓN

la cocina coreana en Japón

LA COCINA COREANA EN JAPÓN

En la última década, Japón ha experimentado un “boom coreano” entre los jóvenes gracias a los artistas de K-pop, los K-dramas y la cocina coreana. Sin embargo, la relación entre Corea y Japón no es algo de ahora, son ya muchos los años y cada país influye en la comida y la cultura del otro.

En la antigüedad muchas prácticas tradicionales llegaron a Japón desde China a través de Corea. Ya en la era moderna, Corea fue anexionada por Japón y permaneció bajo el dominio japonés de 1910 a 1945 antes de recuperar su independencia.

Durante ese tiempo, los militares japoneses que estuvieron destinados en Corea llevaron platos como el arroz al curry al estilo japonés y el tonkatsu.

Del mismo modo, ingredientes coreanos como el mentaiko (huevas de abadejo picante) y el kimchi ganaron popularidad en Japón y en la actualidad están totalmente integrados en la dieta japonesa. Aunque muchos de los sabores se han modificado para el paladar japonés, volviéndose un poco más dulces y bastante menos picantes, estos alimentos aún son reconocidos en Japón como claramente coreanos.

Hoy en día, hay un gran número de “coreanos zainichi” o coreano-japoneses que han estado en Japón durante varias generaciones, de ahí que existan muchos lugares donde poder disfrutar de la cocina coreana en Japón. Algunas de las zonas más populares son el barrio Shin-Okubo de Tokio y el barrio Tsuruhashi de Osaka, pero incluso fuera de estos barrios, los restaurantes yakiniku (barbacoa japonesa) inspirados en la barbacoa de estilo coreano son prominentes en todo Japón. Además, muchos izakaya ofrecen platos coreanos como el kimchi y el “namul” en sus menús.

Estos son algunos de los platos coreanos más populares en Japón:

Korean Bbq (barbacoa coreana)

En la barbacoa coreana se sirven carne de ternera, cerdo y pollo que normalmente se marinan y luego se asan sobre una llama de carbón o gas. La carne a la parrilla se come típicamente junto a una amplia variedad de platos de acompañamiento llamados “banchan“.

La barbacoa de estilo japonés “yakiniku” se inspiró en la barbacoa coreana, aunque con algunas diferencias como que la carne no está marinada y que en la yakiniku la carne está cortada en trozos más pequeños.

En la barbacoa japonesa la carne suele cortarse en trozos más finos y pequeños de un bocado -lista para comer- mientras que la barbacoa coreana pueden lanzarse a la parrilla trozos grandes de carne y luego cortarlos con una tijera cuando esté lista para comer.

Los restaurantes de barbacoa coreanos más auténticos usan palillos de estilo coreano, estos son de acero inoxidable, más cortos y de forma más plana, las puntas de los palillos tienen textura para poder coger mejor los alimentos.


Kimchi

   receta aquí   receta aquí

El kimchi es uno de los alimentos coreanos más famosos del mundo, incluso declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El kimchi es un plato de verduras fermentadas picantes y su variedad más común se hace con col china, pero el kimchi, como los encurtidos tsukemono japoneses, se pueden hacer con casi cualquier vegetal, como con rábano, pepino o daikon. En Japón, el kimchi tiende a ser más dulce y menos picante que el kimchi en Corea.


Bibimbap

   receta aquí   receta aquí

El bibimbap es un plato coreano muy popular de arroz cocido, cubierto con varias verduras y carne. Se sirve en un plato de piedra caliente y los ingredientes se mezclan rápidamente con una cuchara grande de acero inoxidable poco profunda hasta que estén tostados. El bibimbap es un plato coreano popular en Japón, tanto que incluso se puede encontrar en algunos restaurantes no coreanos, como en las cadenas japonesas de gyudon que ofrecen “bibin-don“.


Bulgogi

Bulgogi es una variedad de barbacoa coreana muy popular en Corea. Se prepara con carne de ternera cortada en rodajas finas y marinada en una salsa de soja dulce.


Japchae

 r  eceta aquí   r eceta aquí

El Japchae es un plato de fideos de vidrio salteados que se comen en Corea durante los días festivos y celebraciones. Los fideos se elaboran con boniato y se saltean con carne y verduras en juliana, normalmente se come como un plato de acompañamiento.


Gimbap

El Gimbap es un plato coreano similar a los maki sushi japoneses, y muy probablemente inspirada por ellos. Está hecho con arroz, verduras y carne envueltos en una lámina de alga nori y condimentados con aceite de sésamo. La principal diferencia entre los rollos de sushi japonés y gimbap es el uso de carne cocida, en lugar de pescado crudo.


Chijimi

Conocida como “pajeon” en coreano, la versión japonesa “chijimi” es un rico pancake hecho con nira y otras verduras. Puede prepararse con mariscos o carne mezclados y se come con una salsa a base de soja y sésamo.


Seolleongtang

Seolleongtang (sopa de hueso de buey) es una sopa coreana que se hace hirviendo huesos de buey durante muchas horas hasta que el caldo se vuelve turbio y lechoso de la rica gelatina de ternera. Por lo general, se come en Corea durante el invierno, servido con arroz y kimchi.


Sundubu Jjigae

Sundubu-jjigae, a menudo conocido solo como “sundubu”, es un guiso picante de tofu suave, verduras y pescado o marisco. Por lo general, se cocina y se sirve muy caliente en un recipiente de porcelana o cerámica de tamaño individual junto con arroz y numerosos acompañamientos banchan. Se le puede añadir un huevo crudo para escalfarlo en el caldo aún super caliente.


Hotteok

El Hotteok es un plato de comida callejera muy popular en Corea. Se trata de un dulce panqueque relleno con una mezcla de azúcar morena, miel, canela y nueces picadas. En Japón no es común encontrarlo fuera de los distritos poblados por los coreanos como Shin-Okubo, por lo que si te encuentras con un puesto de comida en la calle hotteok, asegúrate de probarlo.

LUBINA TAILANDESA AL VAPOR.

NAVIDADES ASIÁTICAS. LUBINA TAILANDESA AL VAPOR

Un buen pescado al horno tampoco puede faltar en una mesa navideña, así que hoy os propongo una receta diferente con un toque tailandés. Nuestra lubina la haremos al horno, pero la vamos a cocinar al vapor, así quedará mucho más jugosa, más adelante os contaré cómo hacerlo. La vamos a aderezar con hierbas aromáticas y cítricos. Para ello utilizaremos: jengibre, cilantro, cebolleta verde, chile y lemongrass. Además la regaremos con zumo de lima, un poco de aceite de sésamo y soja.

Con todos estos ingredientes obtendremos unos matices asiáticos sutiles y ricos para nuestra lubina tailandesa al vapor, consiguiendo así un toque diferente en nuestro menú navideño.

Ingredientes:

  • 1 lubina de kilo y medio, sin escamas, destripada y sin agallas. (si es de pesca sostenible, mucho mejor)

  • 5 cebolletas

  • 1 chile rojo fresco

  • 1 varilla de lemongrass

  • 1 trozo de jengibre de 5 cm.

  • 1 manojo de cilantro fresco, (30 g)

  • 1 lima

  • salsa de soja baja en sal

  • aceite de sésamo

Primero marcamos la lubina por ambos lados a intervalos de 2 cm, cortando aproximadamente 1 cm de profundidad, luego la colocamos en una bandeja de cristal para el horno. Sazonamos ligeramente el interior y ambos lados del pescado.

Cortamos las cebolletas en tiras muy finas. Los chiles y el lemongrass en rodajas finas también. Pelamos y picamos el jengibre, por último picamos los tallos y las hojas de cilantro. Reservamos.

Mezclamos las cebolletas, el chile, el lemongrass, el jengibre, los tallos de cilantro y la mayoría de las hojas en un bol, con esta mezcla rellenamos la cavidad lateral de la lubina.

Exprimimos el zumo de limón sobre la lubina y añadimos a la bandeja las mitades de limón ya exprimidas. Regamos con un chorrito de salsa de soja, un poco de agua y cubrimos la bandeja con papel de aluminio lo más herméticamente posible.

Con el horno a 180 grados, cocinaremos la lubina durante media hora. Pasado este tiempo comprobaremos que está hecha y la sacaremos del horno.

Podemos servir el pescado sobre una una cama de arroz cocido, rociado con el jugo del fondo de la bandeja, un chorrito de aceite de sésamo y las hojas de cilantro restantes.

YUDOFU CON HUEVAS DE SALMÓN.

YUDOFU CON HUEVAS DE SALMÓN

Y seguimos con otra receta asiática para llenar nuestra mesa estas navidades. Hoy os propongo un platillo ideal como entrante o aperitivo, además muy fácil de preparar. Yudofu con huevas de salmón.

El yudofu es un plato ideal para días fríos como los de navidad. El tofu se cocina en un sabroso caldo a base de alga kombu, rica en umami. Al servirlo se le añade una salsa, hay varias que van muy bien con el tofu caliente, por ejemplo la salsa ponzu, la de sésamo o una salsa hecha con miso. La que he preparado para esta receta está hecha a partir de dashi, mirin, sake y salsa de soja, a esta salsa se le conoce como menstuyu.

Por último y como guarnición utilizaremos huevas de salmón, el sabor de las huevas junto con el caldo, complementa a la perfección el sabor del tofu.

Ingredientes para 8 personas:

  • 1 kilo de tofu firme

  • cebolleta

  • alga kombu

  • 1 cucharada de sake

  • un poco de sal

  • agua

Para la salsa:

Para la guarnición:

  • huevas de salmón (ikura)

Primero de todo limpiaremos bien el alga kombu con un trapo, procuraremos no lavarla con agua ya que el polvo blanco que cubre el alga es el que contribuye al sabor umami del caldo. Una vez limpia la dejamos en remojo en una cazuela con bastante agua durante 2 horas, o si tienes mucha prisa y no puedes esperar a que se remoje durante tanto tiempo, puedes ponerla  a cocer a fuego muy bajo para que no hierva durante 15 minutos.

Mientras prepararemos la salsa mezclando todos los ingredientes en un cazo a fuego medio durante 2 minutos hasta que el dashi se disuelva. Pasado el tiempo de remojo del alga, llevaremos el agua a ebullición a fuego medio y una vez que hierva añadiremos el sake y la sal, cuando vuelva a hervir añadimos el tofu en trozos y la parte verde de las cebolletas. Dejaremos cocer unos 10 minutos y serviremos muy caliente, cada trozo en un bol, añadiéndole salsa al gusto y las huevas de salmón sobre cada trozo.

*Todos los ingredientes utilizados en esta receta podéis encontrarlos en grandes superficies, tiendas asiáticas y tiendas online de productos asiáticos.

NAVIDADES ASIÁTICAS. ROLLITOS DE TERNERA TERIYAKI

No se si a vosotros os pasa, pero cada año que mi familia se reúne en navidad cenamos lo mismo. Además no falla, siempre cenamos pavo o pollo, acompañado como no, de una tabla de quesos, jamón, langostinos y coctel de marisco. Este menú es inmovible, como si estos platos estuviesen establecidos por contrato en la celebración de la navidad y el año nuevo. Que aburrimiento!!

Así que este año he pensado en los que como yo, estáis sometidos a la tiranía de los menús convencionales de navidad y he compilado una serie de recetas asiáticas para llenar vuestra mesa de colores y sabores un poco diferentes, pero igualmente deliciosos y válidos para comer en navidad.

Existen muchos platos que pueden sustituir a los entremeses rancios de todos los años, por ejemplo la receta que hoy os presento. Unos deliciosos rollos de ternera rellenos de verduritas y aderezados con una maravillosa salsa teriyaki. Estéticamente adornaran vuestra mesa y culinariamente deleitaran vuestros paladares.

Allá vamos!

Ingredientes para 8 personas:

  • 340 gr de zanahoria pelada y cortada en bastoncillos finos de 6 cm.

  • 340 gr de judías verdes redondas.

  • 350 gr de pimiento rojo cortado en bastoncillos finos de 6 cm.

  • 900 gr de carne de ternera picada

  • sal

  • pimienta recién molida

  • 8 cucharadas de sake

Salsa teriyaki

  • 12 cucharadas de salsa de soja

  • 8 cucharadas de azúcar

  • 8 cucharadas de sake

  • 4 cucharadas de mirin

Cortamos el pimiento en bastones de 6 cm, reservamos. Pelamos la zanahoria y la cortamos en bastones de 6 cm. En una cacerola pequeña, ponemos agua para cocer durante 1 o 2 minutos la zanahoria, luego agregamos las judías verdes y cocinamos durante un minuto más. El tiempo de cocción puede variar según la cantidad y el grosor de los vegetales. Escurrimos bien y dejamos reposar.

Por otro lado ponemos encima de una tabla un trozo de papel film, sobre este colocamos un poco de carne picada del tamaño de una pelota de tenis y la aplastamos formando un rectángulo de unos 11 cm de ancho , la capa de carne tiene que quedar fina. Sobre esta, en la mitad del rectángulo colocamos la verdura: un poco de zanahoria, pimiento y judías. La idea es hacer la misma operación que cuando preparamos un makizushi. Ayudándonos del papel film y con mucho cuidado vamos enrollando la carne, es importante que a la vez que enrollamos vayamos prensándola. Repetiremos la operación con el resto de la carne y la verdura. Una vez que tengamos todos los rollitos listos los meteremos en la nevera 30 minutos.

Mientras preparamos la salsa teriyaki. Combinamos todos los ingredientes en un bol y removemos para que el azúcar se disuelva.

En una sartén a fuego medio alto ponemos a calentar el aceite, una vez caliente, añadimos los rollitos, dejamos que se doren y los giramos para que se hagan uniformemente. Una vez que estén dorados por todos lados le añadimos el sake y dejamos que se evapore.

Añadimos entonces la salsa teriyaki, moviendo las sartén intentamos que los rollitos se embadurnen con la salsa, seguidamente los retiramos de la sartén y dejamos el resto de la salsa al fuego hasta que se espese, entonces la retiramos y la rociamos sobre los rollitos.

Por último los serviremos cortados en pequeños trozos de un bocado.

3 RECETAS JAPONESAS PARA ARROCERA

3 recetas fáciles para hacer en una arrocera

3 RECETAS JAPONESAS PARA ARROCERA

Son ya muchos años cocinando platos japoneses y en mi cocina el utensilio que más he utilizado en todo este tiempo ha sido mi arrocera. Al principio siempre cocía el arroz en una olla, sobre todo para preparar el arroz para sushi, algo que se convirtió en una obsesión.

Conseguir el punto justo para cocer el arroz es un poco difícil, tienes que controlar muy bien los tiempos y la fuerza del fuego.

Yo pensaba que la única forma de cocer el arroz correctamente era haciéndolo con el método tradicional en la olla, pero entonces descubrí que 90% de la población de Japón utiliza arroceras para cocer el arroz, así que me compré una y mi vida cambió, porque cocer arroz en una arrocera es lo más práctico del mundo. Solo pones el arroz, el agua, le das a un botón y tachaaan!! consigues un arroz perfectamente cocido, sin estrés ni trabajo alguno.

Por si os interesa, yo utilizo una arrocera panasonic controlada por microordenador que es la bomba, os la recomiendo. Cuando compréis una arrocera mejor que el cierre sea de tapa con pulsador, de las que al cerrar hacen “click”. Hay otras muchas que tienen una tapa como las de las ollas, pero yo he probado algunas así y no van tan bien.

Además otra cosa que me gusta de las arroceras es que se pueden utilizar para cocinar otras muchos platos, además de cocer el arroz básico. En este post os propongo 3 recetas japonesas para arrocera:

KURIGOHAN

Ingredientes para 2-3 personas:

  • 125g (aproximadamente 5-6) castañas crudas en su cáscara

Para cocinar en la olla arrocera

  • 1 1/2 tazas (taza medidora de arroz) arroz blanco de grano corto o mediano

  • 1 1/5 tazas de agua.

  • 1 cucharadita mirin

  • 1/2 cucharadita de sal

Remojamos las castañas en agua caliente durante 30 minutos. Para pelarlas usaremos un cuchillo y haremos un corte alrededor de la castaña, comenzando desde la parte inferior, luego le quitaremos la cáscara dura y la piel.

Ponemos el arroz en el recipiente de cocción. Lo enjuagamos bajo el agua hasta que esta salga clara. Escurrimos bien el arroz y le añadimos el agua, el mirin y la sal.

Agregamos las castañas peladas y mezclamos bien. Cocinaremos el arroz hasta que esté listo. Si la arrocera es automática y salta antes de que el arroz esté listo volvemos a darle al modo cocción.

Cuando el arroz esté completamente hecho, abrimos la tapa y lo removemos para soltarlo y servir.

 kurigohan foto: Niki Nagata (bananagranola)


TARTA DE SÉSAMO NEGRO

tarta de sésamo negro

Ingredientes:

  • 1 taza de harina para todo uso (tamizada)

  • 4 huevos grandes (la clara separada de la yema)

  • 1/2 taza de azúcar

  • 1/3 taza de semillas de sésamo negro molidas

  • 4 cdas. leche de soja

  • 1/2 cucharada. aceite de sésamo

  • Extracto de vainilla al gusto.

  • Mantequilla (para cubrir la olla interior)

Engrasamos el interior de la olla de cocción ligera y uniformemente con mantequilla.

Batimos las claras de huevo en un tazón, agregando gradualmente el azúcar, hasta que estén bien mezcladas. Añadimos las yemas de huevo, el extracto de vainilla y batimos hasta que espese.

Mezclamos la harina, las semillas de sésamo negras molidas y la leche de soja. Añadimos el aceite de sésamo y mezclamos suavemente.

Ponemos la mezcla en la olla de cocción engrasada dando unos golpecitos en el fondo de la olla para liberar el exceso de aire. Colocamos la olla en la arrocera. Si la arrocera es automática simplemente iremos dándole al botón cuando vaya saltando, una y otra vez hasta que la tarta este hecha, alrededor de 45 minutos. Con un palillo de bambú la pincharemos para saber si está lista. Una vez cocida la retiramos de la arrocera y dejamos enfriar.


TAKIKOMI GOHAN

 takikomi gohan takikomi gohan

ingredientes para 4 personas:

  • 2 tazas de medida de la arrocera, de arroz de grano corto japonés sin cocer (2 tazas de la olla arrocera = 1 ½ taza = 360 ml)

  • 3 setas shiitake secas

  • 120 ml de agua

  • 85 gr de konnyaku

  • 20 gr de aburaage (tofu frito)

  • 60 gr de zanahoria de 3 pulgadas

  • 1 muslo de pollo deshuesado y sin piel

  • 350 ml de caldo dashi

  • 1 ½ cucharada de mirin

  • 1 ½ cucharada de salsa de soja

  • Mitsuba (perejil japonés) (o 1 cebolla verde)

Ponemos el arroz en un recipiente grande y bajo el chorro de agua del grifo lo vamos lavando con movimientos suaves y circulares utilizando las manos, hasta que el agua salga clara, repitiendo el proceso unas 4 o 5 veces más o menos.

Una vez lavado lo dejaremos en agua durante 30-60 minutos. Esto ayudará al arroz a absorber el sabor de los condimentos más adelante, además quedará más tierno y jugoso. Colamos el arroz y lo escurrimos por completo durante al menos 15 minutos. Por último ponemos el arroz en la arrocera.

Mientras tanto, preparamos los otros ingredientes. Ponemos en remojo 3 setas shiitake secas en ½ taza de agua durante 15 minutos. Colocamos un tazón más pequeño encima para mantener las shiitake sumergidas en el agua.

En una cacerola pequeña, ponemos a hervir 2 tazas de agua. Añadimos ⅓ del konnyaku y cocinamos durante 1 minuto para deshacernos del olor. Transferimos el konnyaku a un plato para que se enfríe. Agregamos el aburaage a la misma olla de agua y cocine durante 1 minuto. Esto elimina el exceso de aceite. Ponemos el aburaage a un plato para que se enfríe y desechamos el agua.

Tanto el aburaage, como el konnyaku podemos comprarlos online o en tiendas asiáticas.

Cortamos la zanahoria en diagonal y en rodajas finas, luego cortaremos las rodajas en juliana o piezas más pequeñas. También el aburaage y el konnyaku en pequeñas tiras delgadas.

Cortamos el muslo de pollo en trozos de 2 cm. Escurrimos las setas shiitake y reservamos el agua donde las hemos tenido en remojo, a este agua se le llama shiitake dashi. Retiramos el tronco y las cortamos en rebanadas finas.

Volvemos a colar el Shiitake Dashi en un recipiente con un colador de malla fina para eliminar las partículas sucias. Reservamos.

Ayudándonos de una taza medidora, añadimos a la arrocera 350 ml de dashi, el resto de ingredientes y los condimentos

Importante, NO mezclar el arroz con los ingredientes. El arroz no podrá absorber suficiente agua para cocinarse y terminará con una textura dura. Así que iremos añadiendo los ingredientes de más duros a más tiernos. Sin mezclar, empezamos a cocinar el arroz.

Una vez que el arroz haya terminado de cocerse, usaremos una paleta para revolver el arroz y las verduras y así distribuir los ingredientes de manera uniforme. La parte inferior del arroz se carameliza ligeramente, y esta parte se llama Okoge y es especialmente sabrosa.

Serviremos el arroz caliente o a temperatura ambiente. Lo espolvorearemos con mitsuba picada o cebolla verde en la parte superior.

1 2 3 4 5 6 7 74