11 PLATOS JAPONESES DE ORIGEN CHINO

11 PLATOS JAPONESES DE ORIGEN CHINO

11 PLATOS JAPONESES DE ORIGEN CHINO

Para muchos occidentales, los dim sum son unas pequeñas empanadillas chinas que se sirven al vapor. Pero en China el dim sum además es un popular brunch de fin de semana en el que los camareros de este tipo de restaurantes van de un lado a otro del local con carros de vaporeras de bambú llenas de sabrosos y dulces platos. Podemos encontrar locales de dim sum en Japón gracias a la popularidad del chuka ryori o la comida china de estilo japonés. Los restaurantes japoneses de dim sum más pequeños tienden a servir menús teishoku ya preparados, mientras que los restaurantes más grandes a menudo permiten que los comensales realicen sus pedidos a la carta.

Estos son algunos de los platos de origen chino más populares en Japón:

Shumai

 Receta  Shumai aquí  Receta Shumai aquí

Los shumai japoneses son empanadillas al vapor hechas con carne de cerdo y gambas. Se basan en el dim sum “shao mai”, tradicionalmente chino. La masa se envuelve alrededor de la carne picada como una bolsa que se abre ligeramente en la parte superior. Los shumai se pueden rematar con huevas de pescado o con un solo guisante verde. Podemos mojarlos en salsa de soja o aceite de chile con ajo.

Harumaki

 foto y receta:  Just one cookbook  foto y receta: Just one cookbook

Los harumaki o rollitos de primavera fritos, son el equivalente japonés del chino chunjuan -el rollito de primavera de toda la vida- plato super popular de dim sum. Están rellenos con una mezcla de verduras y un poco de carne picada.

Gyoza

 Receta  Gyoza aquí  Receta Gyoza aquí

Las gyoza, son muy similares a los “gaau ji” chinos. Llegaron al Japón de la posguerra cuando los soldados regresaron a casa desde Manchuria y trataron de recrear las deliciosas empanadillas que habían comido allí. Estas tienen forma de media luna y contienen una mezcla de carne de cerdo, col y puerro. Se cuecen al vapor en la sartén con un poco de agua antes de freírlas para dar a la envoltura de la masa una textura suave pero crujiente.

Leer: Guía completa de variedades de gyoza

Nikuman

Los Nikuman son bollos redondos al vapor, basados en los bollos de cerdo chinos “cha siu bao”. Sin embargo, tienen algunas diferencias. Los nikuman japoneses tienden a tener una masa más fina y esponjosa y están rellenos de carne de cerdo y verduras, mientras que el cha siu bao tiene una textura más consistente y gruesa y están rellenos de carne de cerdo asada aderezada con una salsa espesa y dulce.

Recientemente en Japón, algunos sabores “bastante especiales” han ido ganando popularidad, como el nikuman de curry verde tailandés o el relleno de pizza con queso.

Ebi chili

El ebi chili, es uno de los platos más famosos del chuka ryori, fue inventado por un chef chino en Japón que buscaba dar a los clientes del restaurante una muestra de la cocina típica de Sichuan. El ebi chili esta basado en un plato llamado gan shao xia, o langostinos en salsa agridulce. La versión japonesa consiste en langostinos empanados en una salsa de chile dulce y salsa de tomate. El perfil de sabor del plato japonés es más dulce que el de la cocina de Sichuan y mucho menos picante, esto ayudó a popularizarlo entre los japoneses durante los años 50 y 60.

Nagasaki Kakuni Manju

 Receta  kakuni manju aquí  Receta kakuni manju aquí

En la prefectura de Nagasaki, los estilos de cocina china y japonesa se han unido para crear una serie de platos de fusión, incluyendo el nagasaki kakuni manju, una famosa comida local. Los manju de Kakuni son bollos de cerdo japoneses similares en algunos aspectos a los nikuman. La diferencia entre ambos es que el nagasaki kakuni manju no es redondo, su masa se dobla por la mitad alrededor de un tierno trozo de buta kakuni -panceta de cerdo japonesa estofada- similar al “hong shao rou” muy popular en Shanghai o a los bao taiwaneses.


Sopa Wonton

 receta  sopa wonton aquí  receta sopa wonton aquí

Los wontons se parecen mucho a las gyoza, pero estos se cuecen y se sirven en caldo. La masa se dobla en una forma triangular o en forma de flor en lugar de la forma de media luna. Además, estos tienen una masa más fina y delicada, y están rellenos con carne de cerdo y gambas.

Yakisoba

 receta  yakisoba aquí  receta yakisoba aquí

Los yakisoba son la versión japonesa de los “chow mein” chinos, siempre con algunas diferencias, claro. Los yakisoba se hacen con fideos cocidos salteados con carne de cerdo y col se aderezan una salsa yakisoba a base de soja, fruta y salsa worcestershire. Por el contrario los Chow mein se hacen con fideos frescos salteados con carne o mariscos, bok choy y salsa de soja china, que tiene un sabor menos salado que la salsa de soja japonesa.

Custard-man (bollos de natillas al vapor)

Contrariamente a lo que pueda parecer, custard-man no es un superhéroe japonés que extrae sus poderes de las natillas. Man (pronunciado “mahn“) es la abreviatura de manju, la palabra japonesa para cualquier tipo de bollo cocido al vapor, basada en las tradicionales bolas de bao. Con Custard-man nos referimos a unos bollos chinos rellenos de natillas al vapor, llamados “lai wong bao” o a veces, “nai wong bao”. Estos deliciosos dulces tienen un maravilloso aroma a leche y yema de huevo. La mayoría están disponibles en restaurantes especializados en dim sum en los barrios chinos de Japón (ubicados en Yokohama, Nagasaki y Kobe), o en tiendas de conveniencia locales.

Tartas de huevo

Las tartas de huevo chinas, o “daan taat”, son pasteles de dim sum elaborados con una base de hojaldre similar a la de una tartaleta y con un relleno a base de huevo muy cremoso. Se pueden encontrar en los distritos de Chinatown de Japón con el nombre de dan-ta o eggu taruto, pero la variedad japonesa de este pastelito está más influenciada por las tartas de crema portuguesas, que son más parecidas a las natillas que a las tartas de huevo chinas y por lo tanto saben menos a huevo.

Goma Dango

Los goma dango japoneses son pequeñas bolas de arroz fritas –mochi– , rellenas con una pasta de judías rojas –azuki– semidulce y cubiertas con semillas de sésamo tostadas. Estos dulces tienen su origen en el tradicional dulce chino de dim sum llamado “jian dui”, a menudo se venden en festivales al aire libre o durante todo el año en los distritos de Chinatown de Japón.

GUA BAO CON CERDO TAIWANES, KIMCHI Y PISTACHOS

El baozi, más conocido como bao, es un panecillo dulce y esponjoso cocido al vapor de origen taiwanés. Su aspecto es muy similar al tradicional mantou chino. A los asiáticos, en contraposición a nuestro gusto por el pan con corteza, les gustan los panes con textura muy esponjosas, que se consiguen con la cocción al vapor. Su singular forma plegada como un libro desde su centro es aprovechada para rellenarlos con diferentes ingredientes.

Los orígenes de esos baozi se remontan al período de los Tres Reinos (años 220-280). Zhuge Liang era un jefe militar que lideró el ejército del norte de China y venció a los bárbaros del sur. En el camino de vuelta a casa, las tropas debían cruzar un gran río y la tradición de la zona donde se encontraban marcaba que se sacrificasen a los hombres necesarios para arrojar sus cabezas al agua y apaciguar los espíritus. Zhuge Liang consideró aquello un exceso, y ordenó matar cincuenta animales del ganado y preparar con sus carnes unos bollos en forma de cabeza. De hecho “mantou”, como se denomina esta masa, significa también “cabezas de bárbaro”.

Mi receta de Bao es bastante tradicional, está relleno de cerdo taiwanés con un encurtido de kimchi, cilantro fresco y pistachos. Esta variedad de bao se llama Gua Bao.

La panceta se guisa con diferentes salsas, setas shitake, cebolla frita y especias, su sabor es intenso y delicioso, el kimchi le da el toque picante, el cilantro la frescura y los pistachos le aportan una textura crujiente. Podemos acompañarla de una salsa picante, para los que os guste un poco mas de picante en vuestro bao. Qué más se le puede pedir a un panecillo del tamaño de un bocado. Maravilloso!

Ingredientes para la masa de 8 baos:

  • 2 tazas de harina para todo uso
  • 125 ml de agua templada
  • 2 cucharaditas de levadura húmeda
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva 

En un robot para amasar mezclamos todos los ingredientes y amasamos durante 9-12 minutos a velocidad baja hasta obtener una masa elástica y suave. Transferimos la masa a un bol formando una bola y cubrimos con un paño húmedo. Dejamos reposar alrededor de 1 hora hasta que la masa doble su tamaño.

Cuando la masa haya doblado su tamaño, la pasamos a una superficie plana y volvemos a amasar. Dividimos la masa en ocho porciones formando bolitas. Amasamos cada una de las bolas durante 1 o 2 minutos hasta que queden suaves y con un rodillo rodamos las bolitas de masa hasta conseguir una forma ovalada como la de una lengua. 

Cada lengua la plegaremos por el centro poniendo un trozo de papel de hornear para que no se pegue.

Colocamos papel de hornear en la vaporera de bambú para que los bao no se peguen a la superficie. Ponemos la vaporera sobre una olla con agua a fuego medio, queremos que el agua comience a evaporarse pero no que hierva. Una vez que haya comenzado a desprender vapor colocamos los baos en los compartimentos de la vaporera y cocemos durante 12 minutos, pasado este tiempo la retiramos de la olla y dejamos los baos reposar dentro de la vaporera 5 minutos más.

Ingredientes para nuestro cerdo taiwanés:

  • 500 gr de panceta (ya sea con piel o con piel)
  • 2 chalotas medianas, peladas y picadas en juliana
  • 3 setas secas shiitake (hidratadas)
  • 15g de azúcar de moreno
  • 2 cucharadas de salsa de soja ligera
  • 1 cucharadas de salsa de soja espesa
  • 2 cucharadas de vino Shaoxing o vino blanco seco
  • 3 dientes de ajo, cortados en rodajas
  • ¼ de cucharadita de pimienta blanca en polvo
  • 1 cebolleta verdes
  • Especias (o puede usar 1 cucharadita de polvo de especias chinas cinco)
  • 1 Anís estrellado
  • 1 hojas de laurel
  • 5 granos de pimienta de Sichuan (opcional)
  • 1 rebanada de jengibre

Elaboración:

Primero de todo pondremos las setas shiitake en remojo en agua templada. Por otro lado picamos la chalota en juliana y la freimos en aceite vegetal hasta que esté dorada, la escurrimos y reservamos.

En la misma sartén retirando el exceso de aceite salteamos la panceta hasta que se dore, la transferimos a una olla y añadimos la salsa de soja, el vino, la salsa de soja espesa, el azúcar, las especias, el ajo picado en láminas, las setas shitake picadas y el agua donde hemos hidratado las setas. Además salpimentaremos, añadiremos una cebolleta y agregaremos 2 cm mas de agua a la olla. 

Lo llevamos todo a ebullición y dejamos cocer durante 15 minutos a fuego lento. Pasados los 15 minutos agregamos la cebolla frita picada y seguimos cociendo durante 30 o 40 minutos más. En los últimos cinco minutos subiremos a fuego alto para que la salsa se espese y los ingredientes frían.

Ingredientes para rellenar nuestros baos:

  • cerdo taiwanés
  • col kimchi
  • cilantro fresco
  • pistachos

Para rellenar nuestros baos retiramos el papel del interior del bao, rellenamos con la panceta de cerdo, la col kimchi picada, algunas hojas de cilantro y los pistachos picados.