GALLETAS DE MANTEQUILLA Y FLORES DE CEREZO

-Ya estamos en primavera y que mejor para celebrarlo que unas maravillosas galletas de mantequilla y flores de cerezo encurtidas en sal. –

Las flores las compré en el mercado de Tsukiji cuando estuve en Tokio, las vi y me parecieron super monas, al estar conservadas en sal aguantan bastante, hace un año ya de mi viaje y aún están perfectas.

Para utilizarlas en la cocina primero hay que ponerlas en remojo para eliminar la salinidad, pero aun así , estás aportan un toque salado a cualquier plato. En esta receta la sal realza el sabor de la mantequilla y el dulzor del azúcar y si a esto le sumamos el maravilloso sabor de las flores de cerezo, entonces tenemos un dulce bocadito de cielo con sabor a primavera japonesa.

Si os atrevéis a preparar las flores de cerezo encurtidas en casa aquí os dejo la manera de hacerlo:

Necesitaremos recoger cuidadosamente a mano las flores del árbol, lavarlas, escurrirlas y secarlas.

Rociaremos sal sobre las flores (alrededor de 1 taza de sal por 10 tazas de flores) y les pondremos un peso encima. Al día siguiente, las exprimiremos y tiraremos el líquido de la salmuera, sumergiremos las flores en vinagre de ume (ciruela) y las dejaremos reposar durante aproximadamente 3 días.

Finalmente, las dejaremos secar en una sola capa durante 3 días a la sombra o hasta que se sequen. Para conservarlas, las envasaremos en un frasco con sal (proporción de aproximadamente 1: 1). De esta manera, pueden mantenerse durante un año.

Read More

PANCAKE JAPONÉS

No sé si conocéis un postre japonés que se llama kasutera o castella (bizcocho de castilla). La castella es un bizcocho ultra esponjoso parecido a nuestro bizcocho de toda la vida, es de origen portugués y traído a Japón por mercaderes allá por le siglo XVI, de eso hace ya mucho tiempo y ahora la kasutera es una especialidad en la isla de Kyûshû y en Nagasaki. 

Os cuento esto porque estos pancakes japoneses son en apariencia versiones mini de la kasutera. A diferencia de los pancakes americanos estos son gorditos y esponjosos, el sabor puede resultar el mismo pero la textura es otra cosa. 

Estos pancakes se preparan utilizando un molde circular con algo de altura ya que la masa sube bastante. Son sencillos de hacer cuando se les pilla el truco, a mi el primero no me salió porque no controlé bien la temperatura de la sartén y puse demasiada masa en el molde. Así que animaos a prepararlos, están muy ricos y son muy bonitos. Ya me contaréis.

Ingredientes:

  • 2 yemas de huevo
  • 60 gr de azúcar
  • 120 ml de leche
  • 180 gr de mezcla para tortitas
  • 4 claras de huevo 

Elaboración:

Batimos las yemas de huevo y le añadimos el azúcar, mezclamos bien y agregamos la leche y la mezcla de tortitas. Lo batimos bien para eliminar cualquier grumo y reservamos.

Por otro lado vamos a montar las claras de huevo al punto de nieve, este paso es muy importante porque es lo que hará que nuestros pancake queden esponjosos. Una vez que tenemos las claras montadas las añadimos al resto de la mezcla con movimientos lentos circulares y ascendentes para que la masa se oxigene y no pierda el volumen.

En una sartén antihaderente colocamos dos moldes de anilla circulares de 9 cm de diámetro y al menos otros 8 cm de profundidad. Añadimos la mezcla hasta la mitad del molde porque a medida que se vaya haciendo poco a poco irá subiendo. Los tapamos y dejamos que se vayan habiendo a fuego lento durante 10 minutos. Pasado este tiempo ayudándonos de unas pinzas para sujetar el molde y de una espátula les damos la vuelta y dejamos que se hagan por el otro lado durante 5 minutos más.

Para servirlos los decoraremos con fruta fresca, en este caso he utilizado fresas, pero también podéis utilizar algún otro fruto rojo como la frambuesa o el arándano. Además podéis regarlos con sirope de arce. 

Espero que os gusten!

DORAYAKI CON CREMA DE SÉSAMO NEGRO

El dorayaki es otro de los dulces japoneses más conocidos fuera de Japón, principalmente gracias a la serie de dibujos japonesa Doraemon, ya que era su dulce favorito. Consiste en dos bizcochos redondos rellenos de pasta de judías. En esta receta he utilizado crema de queso con sésamo negro en vez de la pasta de judías, no tan típico pero esta igualmente delicioso.

Ingredientes para 10-12 uds: 

  • 200g de Harina
  • 4 Huevos
  • 100g de azúcar
  • 2 cucharadas de Miel
  • 8g de levadura (medio sobre)
  • 160ml de agua

Para el relleno:

  • 1/2 taza de mantequilla ablandada
  • 230g de crema de queso 
  • 2 tazas de azúcar glas 
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla 
  • 1 1/2 de sésamo negro molido

Elaboración:

Batir los huevos con el azúcar y la miel. Mezclar la levadura con el agua y añadir a la mezcla anterior, agregar la harina y cuando este bien mezclado dejar reposar 30 min. En una sartén echar unas gotas de aceite -si es antihaderente no hace falta- y con un cucharón, verter un poco del preparado justo en el centro de la sartén poco a poco hasta obtener un circulo perfecto. Dejar cocer a fuego medio hasta que burbujee, con una espátula, dar la vuelta con cuidado, y retirar a los pocos minutos. Saldrán unos 20-24 piezas.

Para el relleno de crema de sésamo negro mezclamos todo los ingredientes utilizando una batidora de varillas hasta conseguir una crema uniforme y suave. Es importante que la mantequilla este un poco derretida, si está muy fría dejará grumos en la mezcla.

Para rellenar nuestros dorayakis cogemos un circulo y ponemos una cucharada de crema en el centro, tapamos con otro círculo y apretamos los bordes para cerrarlos.

TARTA DE QUESO JAPONESA

Dentro de la repostería japonesa podemos encontrar dulces típicamente japoneses y otros más bien “heredados” originarios del continente europeo. Los dulces típicos japoneses tienen como base la harina de arroz glutinoso y el anko – pasta de judías dulces azuki- por otro lado tenemos dulces como la kasutera que es muy similar a nuestro bizcocho o la tarta de queso. 

Esta es una receta especial de la tradicionalmente americana tarta de queso pero “made in japan”. En Japón se la llama sufure chizu keki (souflé japonés), su consistencia es espectacular, es suave y delicada, no se parece mucho a la receta americana pero está francamente deliciosa.

Ingredientes:

  • 100 g de crema de queso a temperatura ambiente
  • 100 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 130 g de azúcar
  • 130 ml de leche
  • 8 yemas 
  • 13 claras
  • 60 g de harina para todo uso
  • 60 g de harina de maíz
  • Azúcar glas

Preparación:

Primero de todo calentamos en un cazo a fuego medio la mantequilla, el queso y la leche. Una vez derretidos lo mezclamos utilizando una varilla y reservamos.

Por otro lado separamos las claras de las yemas colocándolas en boles diferentes. Batimos las yemas y agregamos la mezcla de queso, seguidamente incorporamos poco a poco las dos harinas tamizándolas.

Las claras que tenemos reservadas las batimos hasta montarlas, añadimos el azúcar y continuamos batiendo hasta conseguir el punto de nieve. Poco a poco vamos añadiendo las claras batidas al resto de la mezcla, con una espátula removemos con movimientos circulares suaves para que ambas se liguen.

En un molde -no desmontable- colocamos papel de hornear en la base y en las paredes y añadimos la masa de nuestro pastel. Este molde lo colocaremos dentro de otro recipiente al que añadiremos agua caliente. Ambos los introduciremos en el horno que previamente habremos precalentado a una temperatura de 160 grados. Hornearemos durante 25 minutos a esa misma temperatura y pasado ese tiempo bajaremos a 140 grados y continuaremos horneando durante 55 minutos más.

Dejamos que se enfríe y la desmoldamos con cuidado para que no se nos rompa, por último la decoramos cubriendola con azúcar glas y frutos rojos.