SOPAS Y GUISOS POPULARES EN JAPÓN

Las sopas juegan un papel esencial en la cocina japonesa. Desde las comidas caseras hasta los menús teishoku que se ofrecen en los restaurantes.

La cocina tradicional japonesa se basa en los principios de una alimentación equilibrada, algunos de estos principios se conocen como ichiju issai (“una sopa, un plato”) y ichiju sansai (“una sopa, tres platos”). Esto se refiere a la estructura básica de una comida, con un tazón de arroz, una sopa y uno o tres platos pequeños para conseguir el mayor equilibrio nutricional. Las sopas, aunque simples, están hechas con dashi, un caldo de bonito seco base de casi toda la cocina japonesa, junto con ingredientes frescos que reflejan los sabores de la temporada.

Estos son los estofados y sopas japonesas más populares en Japón.

Shirumono (Sopas Japonesas Con Caldo Dashi)

Las shirumono son sopas que tienen una base de dashi, un caldo para cocinar esencial en la cocina japonesa que se obtiene de ingredientes como las algas kombu, las setas shiitake deshidratadas, sardinas secas y del katsuobushi (escamas de bonito seco).

Ramen

El ramen es una de las sopas japonesas más populares tanto dentro como fuera de Japón. Hecho con caldo dashi combinado con shio (sal), shoyu (salsa de soja), miso (pasta de soja) o tonkotsu (hueso de cerdo), el ramen tiene innumerables variedades regionales. Se sirve con fideos de huevo que pueden ser gruesos y ondulados o delgados y rectos y con coberturas que incluyen carne de cerdo, huevo cocido, brotes de bambú, wakame, brotes soja, alga nori y muchas más.

Sopa de miso

La sopa de miso es una sopa básica en la cocina japonesa. Está hecha con caldo dashi mezclado con pasta de miso. Junto con el dashi, el miso es un alimento tradicional y fundamental de la cocina japonesa. Se fabrica fermentando soja para hacer una pasta rica en umami que puede variar en sabor desde lo ligero y dulce del miso blanco hasta lo rico y salado del miso rojo. Ingredientes como el tofu seda, el puerro en rodajas o la cebolla verde, y las algas wakame pueden agregarse para conseguir una sopa aun más saludable.

Kenchinjiru

Kenchinjiru es una sopa vegana que se prepara con dashi a base de alga kombu o shiitake, lleva tofu y verduras. Esta sopa tiene su origen en el shojin ryori, la cocina tradicional budista, es consumida por los monjes budistas de la zona de Kioto. La kenchinjiru es una gran opción para veganos y vegetarianos en Japón.

Tonjiru

Tonjiru es una sopa similar a la sopa de miso, pero a esta se le añade cerdo, konjaku, zanahorias, raíz de loto y bardana. Puede servirse como complemento para platos de carne como el shogayaki y el tonkatsu o con platos de pescado y verduras para una comida bien equilibrada.

Guisos japoneses cremosos y sopas

Los ingredientes como el roux, la leche y la mantequilla no son tradicionales de la cocina japonesa, pero se incorporaron en base a la cocina europea. Las sopas cremosas y los guisos hechos con estos ingredientes se conocen comúnmente como yoshoku, o cocina occidental de estilo japonés.

Shichuu (Guiso De Crema)

Shichuu, también conocido como guiso de crema, es la versión japonesa de un guiso blanco occidental y se come con un poco de arroz o pan. Se elabora con pollo y verduras servidos en una cremosa salsa bechamel. Muchos hogares hacen estofado de crema utilizando un cubo de roux ya preparado en lugar de cocinar la salsa bechamel desde cero.

Potaje de maíz

El maíz, aunque no es originario de Japón, es un ingrediente común en la cocina japonesa, se utiliza en muchos platos, desde ensaladas hasta pizzas. También se utiliza en la popular sopa de maíz de invierno, una sopa cremosa hecha con una base de roux y maíz dulce. Durante los meses fríos de invierno del año, el potaje de maíz se puede encontrar en las máquinas expendedoras de todo Japón, se venden en latas precalentadas listas para beber.

Sopa de kabocha (calabaza)

La sopa de Kabocha (calabaza) es otra cremosa oferta de otoño hecha con calabaza japonesa y nata. La sopa de kabocha vegana se prepara con leche de soja en lugar de nata, es una sopa muy popular en la cocina budista.

Nabemono (platos en olla caliente)

Con Nabemono nos referimos a los platos japoneses en hot pot, que también pueden considerarse como estofados japoneses, porque todos los ingredientes se cocinan juntos en una olla de barro (nabe). Hay innumerables variedades de nabe, hechas con todo tipo de ingredientes, desde carne de ternera, cerdo, pollo y mariscos hasta verduras y tofu. Si bien se puede disfrutar de un nabe durante todo el año, es más popular durante el invierno ya que es una comida caliente y abundante que para compartir entre amigos y familiares.

Chanko nabe

Chanko nabe es un estilo de hot pot popularizado por los luchadores de sumo en Japón. Es un alimento básico para los luchadores ya que aumenta su capacidad de entrenamiento y contiene mucha proteína. Se prepara con carne, pescado, verduras y tofu, es un plato ultraclórico. Se dice que cada lugar de entrenamiento tiene su propia receta de la casa, y muchos luchadores de sumo retirados abren sus propios restaurantes donde preparan sus recetas de chanko nabe.

Yudofu

Yudofu es el plato de hot pot mucho más simple, hecho con solo tres ingredientes: agua, kombu y tofu de seda. El tofu se hierve a fuego lento en un caldo de kombu dashi hasta que esta caliente y luego se sirve con salsa de soja o ponzu, rodajas de cebolla verde y sésamo molido. Debido a la simplicidad del plato, los ingredientes deben ser de la más alta calidad y en Kyoto, donde este plato se originó, es bien conocido por prepararse con agua de manantial y un tofu extremadamente fino.

Kimchi nabe

Kimchi nabe es un plato japonés de origen coreano, una hot pot con kimchi, tofu y carne de cerdo o marisco. Se basa en un plato coreano llamado kimchi jjigae, sin embargo, el kimchi nabe en Japón tiene un sabor ligeramente más dulce y menos picante que el estofado de kimchi coreano para adaptarse al paladar japonés.

FIDEOS SHIRATAKI SALTEADOS CON SALSA DE MISO PICANTE

Shirataki  (し ら た) es como se conoce a estos fideos japoneses delgados, translúcidos y gelatinosos hechos a partir del ñame konjac. La palabra “shirataki” significa cascada blanca, refiriéndose a su apariencia. Se componen principalmente de agua y glucomanano -un polisacárido extraído del konjac– son muy bajos en carbohidratos y calorías digeribles y tienen poco sabor propio, por no decir ninguno.

Los shirataki son perfectos para celíacos o para personas sujetas a dietas de adelgazamiento. En realidad estos fideos se han hecho super populares en occidente gracias a la dieta dunkan, una dieta hiperprotéica donde se evitan los carbohidratos, ya que los fideos shirataki prácticamente no contienen hidratos de carbono ni calorías.

Los fideos shirataki suelen venderse húmedos, envasados en líquido, en este formato es necesario lavarlos y escaldarlos antes de consumirlos ya que el líquido en el que se conservan huele bastante mal. Recuerdo la primera vez que los compré, no los herví y cuando los olí quise morirme, de hecho los tiré…jajajajaja.

Si os gustan los fideos picantes esta receta seguro que os encantará. El truco está en la combinación de la pasta de miso rica en umami y el chile. Podemos utilizar miso rojo o blanco, yo para esta receta he utilizado un miso de cerveza que compré en Tokio, parecido al rojo pero con un sabor mas dulce y rico en umami. 

Ingredientes:

  • 1 paquete de fideos shirataki
  • 1 chile 
  • 1 cucharada y media de miso rojo
  • 1 cucharada de sake para cocinar
  • 1 cucharada de aceite de sésamo

Instrucciones:

Escurrimos y enjuagamos los fideos shirataki, los coceremos durante 3 minutos, de esta forma eliminamos ese olor tan característico. Reservamos.

Por otro lado retiramos el tallo y las semillas de la guindilla. Mezclamos el miso con el sake y reservamos.
En una sartén o wok a fuego medio, calentamos el aceite de sésamo y el chile. Cuando el aceite desprenda un aroma tostado agregaremos los fideos shirataki y cocinaremos a fuego alto durante unos 2 minutos.
Añadimos entonces la mezcla de miso y sake y continuamos removiendo hasta que los fideos estén dorados e impregnados de la mezcla de miso. 

POLLO CON PIMIENTOS Y MISO PICANTE

Quiero recomendaros una serie -que a los que os gusta comida japonesa seguramente os encantará- “Samurai Gourmet”. Esta serie de netflix esta basada en el cómic del mismo nombre y mola un montón, cuando el protagonista se jubila siente que su vida en cierto modo deja de tener un porqué y tiene comienza a disfrutar de pequeñas cosas que antes por su trabajo nunca hacía. Salir a comer mientras pasea tranquilamente por la calle es una se esas. Siempre se compara con un antiguo samurai. ¿Qué haría un samurai en mi lugar? ¿Haría esto o comería aquello?

La recomiendo por muchos motivos pero el principal es por como muestran la comida y el protagonismo de esta. Una maravilla.

En el primer capitulo entra en un restaurante de menús -shokudo- y pide un set con sopa de miso, arroz, encurtido de pepino y cerdo con pimientos y miso picante. Los planos de como preparan la comida son maravillosos, tanto que se te hace la boca agua nada mas con pensar en como tiene que saber ese plato de carne con miso…ummmm

El caso es que nada mas verlo quise prepararlo y lo hice, en mi receta utilice pollo en vez de cerdo pero por supuesto que podéis utilizar cerdo, la ejecución es la misma y el plato es super sencillo de preparar.

Ingredientes para dos personas:

  • 1 pechuga de pollo fileteada muy fina
  • 1 pimiento verde
  • 1 berenjena
  • 1 cucharada de mirin
  • 2 cucharadas de soja
  • 2 cucharadas de miso picante
  • un poco de agua

Elaboración:

En un wok calentamos un poco de aceite. Cortamos el pollo en trozos de un bocado y lo añadimos al wok junto con el pimiento verde cortado en tiras. Salteamos.

Mientras cortamos las berenjenas en cuadraditos y las añadimos al pollo y al pimiento. Saltearemos hasta que el pollo se dore un poco y añadimos el mirin y las salsa de soja. Salteamos un minuto mas y añadimos el miso y un poco de agua -como dos cucharadas mas o menos- para que el miso se disuelva e impregne las verduras y la carne. Por último seguiremos salteando sin dejar de remover hasta que el agua se evapore un poco, las verduras se ablanden y el miso se vuelva un poco espeso.

Serviremos junto con arroz y sopa de miso.

SOPA DE JENGIBRE Y CILANTRO CON BACALAO NEGRO

Esta deliciosa y aromática sopa mezcla ingredientes de la cocina japonesa y la tailandesa, una mezcla potente y rica en matices. El rico sabor del miso y el dulzor del mirin, la acidez de la lima, el agrio de la salsa de pescado y el aroma del jengibre y el cilantro dan como resultado una sopa maravillosa. A mi me ha sorprendido su sabor, os animo a que la preparéis y la probéis, Os gustará.

Ingredientes para 4 a 6 personas:

  • 1 manojo de cilantro
  • 1 cucharada de miso blanco
  • 4 tazas de caldo de verduras
  • el zumo de 1 lima y media
  • 1 cucharadita y media de salsa de soja
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 kg de bacalao negro (se quita la piel y se corta en trozos rectangulares de 7 cm) 
  • 2 dientes de ajo picados
  • 2 cucharadas de jengibre picado
  • 1/2 cucharadita de salsa Sriracha
  • 2 cucharaditas de mirin
  • 1 cucharadita de salsa de pescado
  • 2 pak choy baby
  • sal

Elaboración:

Primero, separamos las hojas del cilantro de los tallos y los reservamos por separado. Guardaremos las hojas en el refrigerador para su uso posterior. Por otro lado, cortamos los tallos como si fueran cebollinos, muy muy picaditos agrupándolos en un manojito. Pararemos cuando tengamos tres cucharadas de tallos de cilantro en rodajas finas. Los reservaremos.

En un bol mediano agregamos el miso y 1/2 taza del caldo de verduras. Batimos el miso hasta que esté completamente disuelto y se lo añadimos al resto de caldo.

En otro bol mediano agregamos el jugo de 1 lima, la salsa de soja y 3 cucharadas de aceite de oliva. Añadimos una pequeña pizca de sal y lo batimos para mezclarlo todo bien. Agregamos el bacalao negro a la marinada y suavemente lo mezclamos para que se impregne de los sabores. Lo reservamos en el frigorífico y precalentamos el horno a 200 grados.

Agregamos el aceite restante -1 cucharada-  a una cacerola de tamaño mediano. Añadimos los tallos de cilantro junto con el ajo y el jengibre picados. Bajamos a fuego medio y cocinamos hasta que las verduras empiecen a chisporrotear y ablandarse, removiendo con regularidad. Agregamos el caldo y la salsa Sriracha y removemos para que ambos se mezclen bien. Llevamos el caldo a ebullición y reducimos a fuego lento, cocinaremos durante 30 minutos.

Cuando esté listo el caldo le bajaremos el fuego al mínimo. Sacaremos el bacalao negro de la marinada y lo colocaremos en una bandeja para hornear sobre papel de aluminio. Lo sazonaremos ligeramente y hornearemos durante 4 o 5 minutos, hasta que esté apenas cocido. Si pasado este tiempo el pescado no se desmenuza fácilmente, continuaremos cocinándolo. Si se desmenuza y el centro de la carne está completamente cocido, lo retiraremos inmediatamente del horno.

Por último añadiremos el jugo de medio lima al caldo junto con el mirin y la salsa de pescado. Añadiremos unos tallos de bok choy baby y removeremos suavemente. Probaremos el caldo y ajustaremos según sea necesario. Cortaremos aproximadamente dos puñados de las hojas de cilantro que reservamos.

Para servir, colaremos el caldo en cuencos. Cubriremos cada cuenco con unas cuantas piezas de bacalao negro. Adornaremos con hojas de cilantro picado y ahora sí, disfrutaremos de esta maravilla de plato.

Que aproveche!

SALMÓN GLASEADO CON MISO

El miso es uno de mis ingredientes favoritos, con su característico sabor, se convierte en un delicioso adobo para estas tiernas brochetas de salmón. Una pizca de shichimi toragashi y tenemos un aperitivo maravilloso!

Ingredientes:

  • 1/4 de taza de pasta de miso blanco
  • 2 cucharaditas de dashi en polvo
  • 2 cucharadas de mirin (vino de arroz japonés)
  • 2 cucharaditas de azúcar superfino
  • 3 filetes de salmón, en rodajas finas
  • Shichimi togarashi, para servir

Preparación:

Primero de todo precalentamos el horno. En un bol mezclamos el miso, con el dashi en polvo, el mirin y el azúcar. 
Ensartamos el salmón en las brochetas de metal y los colocamos en una bandeja de hornear forrada con papel de aluminio. Embadurnamos cada lado del salmón con la mezcla de miso. Horneamos durante 4 minutos al máximo o hasta que estén dorados y ligeramente carbonizados. Al servir el salmón lo espolvoreamos con un poco de shichimi togarashi.
 

VIEIRAS SALTEADAS CON SALSA DE MISO

Este plato puede ser un buen entrante o bien parte de una buena comida al estilo japonés, de todas las maneras este delicia embriagará vuestros paladares con su increible sabor.

  • 6 vieiras frescas
  • Sal y pimienta
  • 1 diente de ajo picado
  • Harina (para espolvorear las vieiras)
  • 1 o 2 cucharadas de aceite de girasol
  • 2 cucharadas de sake
  • 2 cucharadas de miso
  • 1 cucharada de mirin
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 o 2 cucharadas  de agua
  • 1/2 cucharadita de mostaza

Sazonaremos las vieiras con sal, pimienta y ajo y luegolas espolvoreamos con harina. Calentaremos el aceite en una sartén y freiremoslas vieiras por cada lado hasta que esten doradas por fuera pero aun poco hechas por dentro. Apartaremos las vieras de la sartén y en esta misma añadiremos el sake, el miso, el mirin, las salsa de soja, el azúcar y el agua, todos estos ingredientes ya los habremos mezclado en un bol para que el miso se disulva bien antes de agregarlo a la sartén. Llevaremos la mezcla a ebullición sin dejar de remover, en el momento en el que hierva lo apartaremos del fuego y lo vertiremos sobre las vieiras.

Podemos utilizar cebollino para decorar.

1 2 3 4 5