NAVIDADES ASIÁTICAS. ROLLITOS DE TERNERA TERIYAKI

No se si a vosotros os pasa, pero cada año que mi familia se reúne en navidad cenamos lo mismo. Además no falla, siempre cenamos pavo o pollo, acompañado como no, de una tabla de quesos, jamón, langostinos y coctel de marisco. Este menú es inmovible, como si estos platos estuviesen establecidos por contrato en la celebración de la navidad y el año nuevo. Que aburrimiento!!

Así que este año he pensado en los que como yo, estáis sometidos a la tiranía de los menús convencionales de navidad y he compilado una serie de recetas asiáticas para llenar vuestra mesa de colores y sabores un poco diferentes, pero igualmente deliciosos y válidos para comer en navidad.

Existen muchos platos que pueden sustituir a los entremeses rancios de todos los años, por ejemplo la receta que hoy os presento. Unos deliciosos rollos de ternera rellenos de verduritas y aderezados con una maravillosa salsa teriyaki. Estéticamente adornaran vuestra mesa y culinariamente deleitaran vuestros paladares.

Allá vamos!

Ingredientes para 8 personas:

  • 340 gr de zanahoria pelada y cortada en bastoncillos finos de 6 cm.

  • 340 gr de judías verdes redondas.

  • 350 gr de pimiento rojo cortado en bastoncillos finos de 6 cm.

  • 900 gr de carne de ternera picada

  • sal

  • pimienta recién molida

  • 8 cucharadas de sake

Salsa teriyaki

  • 12 cucharadas de salsa de soja

  • 8 cucharadas de azúcar

  • 8 cucharadas de sake

  • 4 cucharadas de mirin

Cortamos el pimiento en bastones de 6 cm, reservamos. Pelamos la zanahoria y la cortamos en bastones de 6 cm. En una cacerola pequeña, ponemos agua para cocer durante 1 o 2 minutos la zanahoria, luego agregamos las judías verdes y cocinamos durante un minuto más. El tiempo de cocción puede variar según la cantidad y el grosor de los vegetales. Escurrimos bien y dejamos reposar.

Por otro lado ponemos encima de una tabla un trozo de papel film, sobre este colocamos un poco de carne picada del tamaño de una pelota de tenis y la aplastamos formando un rectángulo de unos 11 cm de ancho , la capa de carne tiene que quedar fina. Sobre esta, en la mitad del rectángulo colocamos la verdura: un poco de zanahoria, pimiento y judías. La idea es hacer la misma operación que cuando preparamos un makizushi. Ayudándonos del papel film y con mucho cuidado vamos enrollando la carne, es importante que a la vez que enrollamos vayamos prensándola. Repetiremos la operación con el resto de la carne y la verdura. Una vez que tengamos todos los rollitos listos los meteremos en la nevera 30 minutos.

Mientras preparamos la salsa teriyaki. Combinamos todos los ingredientes en un bol y removemos para que el azúcar se disuelva.

En una sartén a fuego medio alto ponemos a calentar el aceite, una vez caliente, añadimos los rollitos, dejamos que se doren y los giramos para que se hagan uniformemente. Una vez que estén dorados por todos lados le añadimos el sake y dejamos que se evapore.

Añadimos entonces la salsa teriyaki, moviendo las sartén intentamos que los rollitos se embadurnen con la salsa, seguidamente los retiramos de la sartén y dejamos el resto de la salsa al fuego hasta que se espese, entonces la retiramos y la rociamos sobre los rollitos.

Por último los serviremos cortados en pequeños trozos de un bocado.

DESAYUNO JAPONÉS DE INVIERNO

Washoku Guide es una guía para encontrar la mejor opción de comida japonesa en las principales ciudades del mundo, pero también tienen un canal en youtube que me encanta ene l que puedes ver video recetas japonesas como la de este delicioso desayuno japonés de invierno.

El desayuno japonés que preparan en este video se compone de una deliciosa sopa de miso con zanahoria y satoimo, tamagoyaki (tortilla japonesa), espinacas cocidas, arroz y tofu frito. Se me hace la boca agua!!!…

TSUKEMEN CON SALSA TANTANMEN

El tsukemen es una de las muchas variedades de ramen que existen. Es una de las menos comunes, son fideos ramen cocidos que se sumergen en un caldo a parte, una alternativa al ramen convencional – sobre todo en los meses de verano – de esta forma los fideos se enfrían ligeramente, se sumergen en un tazón de caldo y entre bocado y bocado se degustan el resto de ingredientes que lo acompañan. Lo aconsejable es coger solo dos o tres fideos con los palillos y mojarlos en la salsa para que el sabor de esta no llene del todo la boca y se puedan saborear mejor los fideos. Hay varias formas de comerlos, puedes sumergir los fideos en vinagre antes de volver a mojarlos en la salsa, podemos acabarla con un poco de zousui, una mezcla de queso, arroz y tres tipos de cebolla que se añade al caldo restante. El caldo que he preparado para esta receta es picante y sabroso, puede tomarse frio o caliente. Esta receta también podeis encontrarla en el número #14 la revista Eikyô. 

Ingredientes para 4 personas:

  • 12 tazas de caldo de pollo
  • 1 cucharada de aceite de sésamo tostado
  • 2 cucharadas de cebolleta picada
  • 1 cucharadita de jengibre picado
  • 200 gr de carne de cerdo picada
  • 1 cucharada de salsa tobanjan (pasta de judías picantes)
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1/4 de taza de pasta de sésamo (neri goma)
  • 2 cucharaditas de sal
  • 1 diente de ajo picado
  • 450 gr de fideo ramen fresco
  • bok choi
  • 2 huevos cocidos
  • aceite de chile (opcional)

El caldo de pollo podemos prepararlo nosotros o bien comprarlo ya hecho. En el caso de que queráis prepararlo vosotros mismos, en una olla añadiremos medio kilo de alitas de pollo a 3 litros de agua, cebolleta, ajo, jengibre y zanahoria y coceremos durante 3 horas a fuego lento, desespumando muy bien cuando comience a hervir. Pasadas las tres horas -una vez que se haya reducido al menos un cuarto del volumen-, lo retiraremos del fuego y colaremos para descartar los sólidos.

En una sartén calentamos aceite y añadimos la cebolleta, el ajo y el jengibre, salteamos a fuego medio/alto durante 2 minutos aproximadamente. Entonces añadimos el cerdo junto con la salsa tobanjan y cocinamos durante 3 o 4 minutos hasta que la carne este bien cocida. Lo siguiente es agregar el caldo de pollo, la salsa de soja, la pasta se sésamo y la sal; llevamos a ebullición y bajamos a fuego medio sin dejar de remover durante 4 minutos más.

Si no encontrais la salsa de sésamo podéis hacerla también vosotros mismos, yo la preparo en casa, solo tenéis que coger una 1/4 de taza de sésamo blanco tostado, luego en un mortero con un poquito de aceite de oliva lo majaremos hasta que quede una pasta. Podéis usar un mortero japonés, que tiene la base rugosa y facilita el trabajo a la hora de romper la cáscara del sésamo.

Mientras en una olla coceremos los fideos durante 2 o 3 minutos, los escurrimos muy bien y los dividimos en cuatro boles. Sobre los fideos colocamos medio huevo cocido y unas hojas de bok choi escaldadas y en otros cuatro boles la salsa tantanmen. La salsa puede servirse con un chorrito de aceite picante.

 

MISO RAMEN VEGANO

Este ramen vegano que hoy os presento no tiene absolutamente nada que envidiar al tradicional, a la hora de prepararlo en casa lo prefiero – tanta grasa en mi cocina me resulta un poco desagradable – este es sencillo de preparar y mas rápido que el tradicional. Es muy rico en sabor y texturas y además muy sano. Se de unos amigos que están esperando ansiosos una cenita de ramen vegano!.

PASTA DE MISO PICANTE

  • 130 gr de miso rojo
  • 40 gr de pasta de chile (douban)
  • 1/2 cebolla 
  • 3 dientes de ajo 
  • 1 cucharada y media de mirin
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/2 cucharada de aceite de sésamo
  • 1 cucharadita de tahina o pasta de sésamo
  • 15 gr de jengibre fresco

Combinar todos los ingredientes en un vaso de batidora, batirlos hasta conseguir una pasta cremosa y homogénea. En un cazo calentar la mezcla a fuego medio hasta que comience a hervir luego bajar  a fuego bajo y cocinar durante 5 minutos. Apartar y reservar para que se enfríe. 

ACEITE DE AJO Y TORAGASHI

  • 2 chalotas
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 cucharadita de semillas de sésamo tostado
  • 1/4 taza de aceite
  • 2 cucharadas y media de shichimi toragashi

Combinar todos los ingredientes en un cazo a fuego bajo, cocinar hasta que los ajos estén dorados y crujientes, aproximadamente 5 minutos, dejar la mezcla reposar y enfriar, para que los sabores se asienten.

MISO RAMEN VEGANO

  • 2 tazas de caldo de verduras
  • 1 taza de leche de soja (sin sabor añadido)
  • 1/2 + 1/4 de taza de pasta de miso picante
  • 1 cucharada de aceite de sésamo
  • 2 porciones de fideos ramen frescos
  • alga wakame
  • alga nori
  • tofu
  • maíz
  • cebolleta

En una cacerola poner  una cucharadita de aceite de ajo picante y un cuarto de taza de pasta de miso picante cocinar durante un minuto a fuego medio, añadir el caldo de verduras y la leche de soja – es importante que la leche de soja no tenga ningún sabor añadido, como estas que tienen sabor a vainilla, debe ser sin sabor alguno, solo el de la soja – una vez añadido el caldo, colocaremos el resto de la pasta de miso en un tamiz muy fino, la colaremos y desecharemos la mayor parte de los sólidos que esta contenga, desechando estos sólidos conseguiremos que el caldo sea mas líquido y no parezca mas una salsa que un caldo. Una vez hecho esto dejaremos cocer unos 5 minutos a fuego bajo.

Por otro lado coceremos los fideos siguiendo las instrucciones del paquete, una vez cocidos, en dos boles, pondremos una cucharadita de aceite picante, los fideos y el caldo, sobre estos añadiremos cebolleta picada, tofu en cuadros, alga wakame, maíz dulce y una tira de alga nori.

Ya me contareis que os parece, a mi me ha encantado!

SOPA FRÍA JAPONESA CON KIMCHI COREANO

Ya se huele, ya casi podemos tocar a la puerta del verano, a pocos días de que comience junio ya siento el gusanillo de mi estación favorita. Y como el calorcito ya aprieta que mejor que empezar a disfrutar de cosas fresquitas como este plato que hoy os presento, es conocido en Japón como Morioka Reimen y es de origen coreano. Fue servido por primera vez en 1954 por el propietario de un restaurante especializado en yakiniku. La característica mas representativa de este plato es que es una sopa de pollo o ternera que se sirve muy fría, casi helada, junto con col kimchi, huevo y alguna pieza de fruta, como pera, manzana o sandía. ¿Porqué fruta?. Para ayudar a calmar la boca si la sopa esta demasiado picante. Normalmente si pedís este plato en un restaurante podréis elegir entre tres niveles de picante y si no estas seguro de que nivel de picante coger siempre puedes optar por pedir “betsukara“, que quiere decir que la pasta de kimchi os la pongan por separado para que podíais ir añadiéndola vosotros mismos e ir ajustando la cantidad de picante.

En esta receta no he incluido la fruta porque no los he preparado demasiado picantes, pero seguro que la sandía o la pera le tiene que ir super bien. Además he añadido unas brochetas de pollo marinadas que sinceramente están deliciosas. Vamos con la receta, es muy sencilla!.

  • Para el caldo:
    • 500 ml caldo de pollo o de ternera
    • 200 gr de col kimchi
    • 3 cucharadas de vinagre de arroz
    • 1/2 cucharadita de sal
  • Para la pasta de kimchi:
    • 3 cucharadas de pasta de chile corenana – gochujang
    • 2 cucharadas de manzana rallada
    • 1 cucharada de semillas de sésamo tostadas
    • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • Para las brochetas de pollo:
    • 250 gr pechuga de pollo
    • 1 diente de ajo rallado
    • 1 cucharada de jengibre rallado
    • 1 cucharada de manzana rallada
    • 1 cucharada y media de salsa de soja
    • 1/2 cucharada de aceite de sésamo
    • pimienta molida
    • sal
  • 2 porciones de fideos somen o soba
  • cebolleta
  • 1 huevo medio cocido

Preparación:

Para hacer el caldo:  en un vaso de batidora o en un procesador de alimentos ponemos el caldo de pollo junto con la col kimchi y batimos hasta que quede una mezcla suave.  Luego esa mezcla la pasamos por un colador de tela o uno que sea de rejilla muy fina y separamos el caldo del resto de kimchi, así obtendremos por un lado en un bol el caldo que meteremos en el congelador hasta que casi comience a congelarse y la pasta sobrante de kimchi la cual pondremos en otro bol.

Para hacer la pasta de kimchi:  Mezclamos la pasta de kimchi que nos ha sobrado de colar el caldo junto con el resto de los ingredientes y la reservamos.

Para las brochetas: cortar la pechuga de pollo en trozos del mismo tamaño y mezclar con el resto de ingredientes, reservar en la nevera al menos 4 horas. 

Nuestro plato completo quedaría de la siguiente manera:

  • cocemos el huevo durante 7 minutos y justo después de apartarlo del fuego lo sumergimos en agua helada para detener la cocción.
  • por otro lado cocemos los fideos siguiendo las instrucciones del paquete
  • sacamos el caldo del congelador
  • en un bol colocamos los fideos junto con el caldo, el huevo, la pasta de kimchi y la cebolleta picada.
  • hacemos las brochetas y las servimos a parte para acompañar la sopa.

A disfrutar!!!

FIDEOS SOMEN CON SALSA COREANA

Siento debilidad por algunos sabores de la cocina coreana como el kimchi, lo adoro, por eso he pensado en utilizar una pasta de chile coreana para aderezar la salsa de este plato frío de fideos somen, junto con el frescor del pepino y el sabor que adquiere el huevo junto a esta salsa tenemos un plato que deleitará vuestros paladares, además es un plato muy fácil de preparar.

Ingredientes para 2 personas:

  • 1 pepino holandés
  • 200 gr de fideos somen
  • para la salsa 
    • 3 cucharadas de salsa de soja
    • 2 cucharadas de azúcar
    • 1 cucharada de pasta de chile coreana
    • 1 cucharada de vinagre de arroz
    • 1 cucharada de semillas de sésamo
    • 1 cucharadita de ajo picado
  • 1 huevo cocido

Para elaborar este plato lo primero que haremos es preparar la salsa mezclando todos los ingredientes en un bol, mientras que hacemos la salsa pondremos a cocer el huevo. Una vez que tengamos la salsa preparada y el huevo cocido, pelado y cortado por la mitad, nos pondremos con los fideos, los somen se cuecen en 4 minutos, mientras se cuecen podemos ir cortando el pepino. Una vez cocidos los fideos los sumergiremos en agua fría y los escurriremos. 

En cada plato pondremos la mitad de los fideos, junto con el medio huevo, el pepino y la salsa, la cantidad de salsa es al gusto.

1 2 3 4 5