ENSALADA THAI DE GAMBAS Y LEMONGRASS

Esta ensalada thai de gambas y lemongrass se ha convertido en uno de mis platos favoritos por varias razones:

Primero, porque su fragancia cítrica impregna los ingredientes de una forma maravillosamente refrescante. Cada bocado está lleno de sabor, desde las notas herbales del lemongrass y la menta a los sabores picantes y agrios del aderezo.

Segundo, es muy sencilla de preparar, prácticamente no requiere de cocción, solo mezclar los ingredientes del aderezo y cocer los langostinos.

INGREDIENTES
  • 400 gr de langostinos

  • 2 cucharaditas de sal marina disuelta en 1 taza de agua

  • 4 a 8 chiles tailandeses rojos frescos, picados

  • 1 cucharada de ajo picado

  • 3 cucharadas de salsa de pescado (preferiblemente tailandés nam pla)

  • 3 a 4 cucharadas de jugo de lima fresca

  • 2 a 3 cucharaditas de azúcar

  • 2 tallos de lemongrass fresco

  • 2 chalotes pequeñas, cortadas por la mitad a lo largo y cortados en rodajas finas (1/4 taza)

  • 2 cebolletas (partes blancas y la mitad de verdes), en rodajas finas

  • 1/2 taza de hojas de menta fresca, cortadas en pedazos

  • Acompañamientos: hojas de lechuga, rodajas de tomate y ramitas frescas de cilantro o menta

Preparación:

Para preparar nuestra ensalada thai de gambas y lemongrass, primero necesitamos cocer los langostinos en agua con sal hasta que cambien de color. Reservamos hasta que se enfríen.

Machacar en un mortero todos los chiles con el ajo hasta obtener una pasta gruesa, agregar la salsa de pescado, el jugo de lima y el azúcar al gusto. Transferir a un tazón grande.

Una vez fríos los langostinos, lo siguiente será pelarlos dejando la cola y desvenarlos. Reservamos.

Desechamos las hojas exteriores duras del lemongrass y cortamos las puntas de las raíces. Los picamos en rodajas muy finas y reservamos.

En un recipiente mezclamos, la salsa de pescado, azúcar y el zumo de lima. Removemos bien hasta que el azúcar se disuelva completamente, a este aderezo añadiremos los langostinos, la mezcla de chile, el lemongrass picado, las chalotas, las cebolletas, el cilantro y la menta.

Servir en una cama de lechuga y tomate con cilantro o menta.

ARROZ FRITO CON EDAMAME Y KALE

Durante años estuve intentando hacer arroz frito, ya sabéis, como el de los restaurantes y no se si a vosotros os ha pasado lo mismo, pero a mi siempre me quedaba super húmedo y pastoso, hasta que descubrí que el mejor arroz para hacer arroz frito es el cocido del día anterior. Desde que fui conocedora de este pequeño detalle mi arroz frito a mejorado muchísimo y ahora lo preparo cada dos por tres, me encanta.

A veces esos pequeños detalles son los que marcan la diferencia, es como cuando quieres preparar algún plato de cualquier otra cocina que no sea la española, pero utilizando ingredientes que, bueno, digamos que son similares o sustitutos de los originales y luego dices: “he seguido todos los pasos de la receta y no me queda igual” tal vez no hemos utilizado el ingrediente clave y por eso no sabe igual. Hay algunas recetas que encontramos en internet que sustituyen ingredientes por otros mas accesibles y puede que ese ingrediente funcione y que el plato este bueno, pero cuando viajas y pruebas esa receta en su país de origen, es entonces cuando te das cuenta de que no sabe igual. 

Pues eso mismo es lo que lleva años pasándome con los salteados tailandeses. Ya es la segunda vez que viajo a Tailandia y me encanta su cocina, me paso el día comiendo. Los salteados son de mis platos favoritos, arroces, fideos, carnes…lo pienso y se me hace la boca agua. Todos esos salteados tienen un ingrediente común y no es la salsa de soja, el ingrediente clave, el que hará que vuestros salteados sepan a Tailandia es…la salsa de aderezo tailandesa.

Y os preguntaréis ¿Qué salsa es esa? Pues una salsa indispensable en tu despensa si quieres preparar comida tailandesa. La descubrí gracias a un libro maravilloso que me compre -de cocina tailandesa, claro- que se llama NIGHT+MARKET, lo recomiendo 100%. En este libro te hablan de los principales ingredientes que se utilizan en la cocina tailandesa y esta salsa es uno de ellos.

Si os soy sincera me costó la vida encontrar la salsa en cuestión, ya os digo que no la encontraréis en ninguna tienda online de productos asiáticos española. La estuve buscando online y físicamente en un montón de tiendas en Madrid y finalmente la encontré en Sevilla, me pareció un sueño que esta salsa la vendiesen allí, para los interesados la tienda se llama HIPERORIENTE, en la calle Aponte, cerca de la Alameda de Hércules. Si no vivís cerca podéis conseguirla en Amazon, a precio de oro porque viene de Estados Unidos. Si tenéis la oportunidad compradla, sino un sustituto super válido se esta salsa es la salsa maggi de toda la vida. Tanto rollo para al final deciros que utilizando la salsa maggi podéis conseguir el mismo sabor, jajajajajaja.

Ahí va la receta de este riquísimo salteado de arroz frito con kale morado, huevo y edamame.

Ingredientes para 2 personas:

  • 3 cucharadas de aceite vegetal
  • 1/2 de cebolleta
  • 1 huevo
  • 3 hojas de kale morado
  • 3 tazas de arroz cocido del día anterior
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 50 gr de edamame pelado
  • 2 cucharadas de salsa para saltear*

Para servir:

  • salsa prik nam pla* (para servir)
  • pepino
  • cebolleta 
  • lima o limón

*Salsa para saltear (para 2 tazas y media):

  • 1 taza y media de salsa de aderezo tailandesa
  • 1 taza de salsa de ostras
  • 1 cucharada y media de azúcar

Poner todos los ingredientes en un bol y mezclarlos bien hasta conseguir una salsa uniforme.

*Salsa prik nam pla (para 1 1/4 taza de salsa)

  • 1 taza de salsa de pescado
  • 1/4 de taza de zumo de lima
  • 1 cucharada y media de chile rojo fresco
  • 3 cucharadas de ajo picado

Mezclar todos los ingredientes en un recipiente y remover para que los sabores se mezclen. Esta salsa podemos conservarla un mes en la nevera.

Elaboración:

Ponemos a calentar el wok, lo ideal es que esté super caliente, cuando lo veáis humear estará listo. Añadimos entonces el aceite, seguidamente la cebolla, la salteamos hasta que comience a dorarse sin dejar de remover, añadimos entonces el kale y seguimos salteando hasta que se ablande un poco, es el momento del huevo, echamos a un lado la cebolla y el kale y cascamos el huevo en el espacio vacío, lo removemos como si de un huevo revuelto se tratase y cuando esté cuajando lo mezclamos con el resto de ingredientes.

Una vez mezclados añadimos el arroz, el azúcar, la salsa y los edamame, removemos para que la salsa se distribuya bien. En este punto de la receta usad vuestro juicio, el arroz hay que saltearlo hasta que este pierda la mayor cantidad de humedad, pero no tanto como para que llegue a pegarse al wok, lo que queremos es que el arroz se fría y tome un color dorado, no quemado.

Una vez tengamos listo nuestro arroz, lo salpimentaremos y serviremos junto con un poco de pepino, lima y salsa prik nam pla, si se quiere, para aderezarlo un poco.

SOPA DE ARROZ TAILANDESA (KHAO TOM)

 © Carmen Martínez

© Carmen Martínez

Esta sencilla sopa de arroz es habitual en los desayunos tailandeses, está riquísima y es muy nutritiva, la verdad es que me aficioné a pedirla para desayunar, soy de las que le encanta desayunar salado y esta sopa sienta de maravilla, no dudéis en probar a hacerla porque es muy fácil y rápida de preparar y si además se acompaña de fruta fresca y un buen vaso de te tailandés con leche, mejor que mejor.

Ingredientes para 2 personas:

  • 1 1/2 taza de arroz cocido
  • 6 tazas de caldo de pollo
  • 1 cucharada de jengibre fresco
  • 3 cucharadas de ajo frito
  • 3 cucharadas de chalotas fritas
  • 2 cucharadas de salsa de pescado
  • 1 rama de apio picado
  • 6 langostinos
  • pimienta al gusto
  • cilantro fresco picado

Preparación:

Primero ponemos el caldo de pollo, el jengibre y el arroz en una olla, llevamos a ebullición y cocinamos a fuego lento durante 20 a 30 minutos hasta que la sopa adquiera consistencia, luego añadimos los langostinos, el apio y la salsa de pescado y seguimos cocinado durante 5 minutos mas. Retiramos del fuego y servimos junto con el cilantro, el ajo y la cebolla frita.