SOPA DASHI DE HUEVO Y TOFU

Una sopa elegante, con sabores sutiles. Esta receta aprendí a prepararla en un taller impartido por el chef del restaurante Wagokoro en Barcelona. Es perfecta como acompañamiento, o como plato principal.

Ingredientes para 2 o 3 personas:

Para la base de la sopa:

  • 400 ml de caldo dashi
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de sake

El resto de ingredientes:

  • 350 gr de tofu firme, cortado en dados
  • 1 puñado de espinacas baby
  • 3 huevos ligeramente batidos
  • 2 cebolletas tiernas

Elaboración:

Ponemos todos los ingredientes de la base de la sopa en un cazo y lo hervimos a fuego lento. Añadimos el tofu y dejamos hervir suavemente unos minutos. Añadimos las espinacas y el huevo , removiéndolo en círculos ayudándonos de unos palillos. Subimos a fuego medio y esperamos a que el huevo comience a flotar, entonces estará listo.

Serviremos en cuencos muy caliente con cebolla tierna por encima.

KENCHINJIRU

Cuando pensamos en sopas japonesas, la primera que nos viene a la cabeza es la sopa de miso. Pero en realidad existe una rica historia culinaria de sopas y guisos en Japón. La sopa era un plato muy socorrido que se consumía durante épocas de tremenda pobreza y duros inviernos.

Casi todas las sopas japonesas contienen caldo dashi, una contrariedad para vegetarianos y veganos, pero la sopa kenchinjiru puede ser la opción perfecta. La sopa kenchinjiru era originalmente un tipo de Shojin Ryori, consumida por monjes budistas que seguían una dieta vegana. El dashi de esta sopa se elabora con setas shiitake y alga kombu y dependiendo de en que parte de Japón nos encontremos estará aderezada con miso o salsa de soja. La salsa de soja le aporta un sabor salado mas limpio pero el miso le aporta cuerpo y riqueza. Así que para gustos…elegid la que mas os guste.

La kenchinjiru se cocina con tofu firme desmenuzado y se cuece hasta que las verduras liberan su dulzor y todo su sabor, es un caldo calmante que te deja con la sensación de haber hecho algo bueno para tu cuerpo sin dejarte hambriento.

En cuanto a las verduras, tradicionalmente incluye zanahorias, bardana (gobo), daikon y edamame, pero cualquier otra verdura que aporte textura, sabor o umami es una buena adición. Por ejemplo el gobo es un ingrediente que no es fácil de encontrar, de echo creo que nunca he conseguido comprarlo, es por eso que podemos sustituirlo por alguna otra verdura.

Ingredientes para 4 personas:

  • 3 setas shiitake deshidratadas grandes
  • 2 tazas y media de agua caliente
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 450 gr de verduras (shiitake, zanahoria, edamame, brotes de soja, daikon)
  • 1/3 taza de sake
  • 300 gr de tofu firme desmenuzado
  • 7 cm de alga kombu
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 1/2  cucharadita de Sal
  • shichimi toragashi

Elaboración:

Enjuagamos ligeramente las setas shiitake deshidratadas y las colocamos en un tazón con 2 tazas y media de agua hirviendo. Las dejamos en remojo durante 30 minutos. Guardamos el agua de las setas y las escurrimos para eliminar el exceso de agua, reservamos.

Picamos las verduras finamente para que se ablanden rápidamente y suelten todo su sabor. En una olla con un poco de aceite las salteamos hasta que desprendan todo su aroma, mas o menos durante 5 o 7 minutos y añadimos el agua de las setas. Por último agregamos el alga kombu y el tofu desmenuzado. Dejamos cocer durante 15 minutos y servimos inmediatamente con un poco de shichimi espolvoreado.

SOPA TAN-MEN

Hace poco descubrí una serie japonesa en netflix que se llama ” Midnight Diner: Tokyo Stories” Una antología de historias de relaciones humanas conectadas por el único restaurante que abre de doce de la noche a siete de la mañana y que los personajes frecuentan. Durante este particular horario, el dueño y chef del restaurante cocinará cualquier cosa que le pidan sus clientes, siempre que cuente con los ingredientes necesarios y ayudará a resolver los problemas que se le presenten a su clientela. 

En el primer capítulo, al inicio de este, el cocinero prepara una sopa con fideos, verduras y cerdo, “Tan-Men” tenía tan buena pinta que he tenido que prepararla en casa, pero mi receta no lleva carne. 

Ingredientes para 2 personas:

  • 6 setas de oreja de madera
  • 3 cebolletas
  • 4-5 hojas de col
  • 5 cm de zanahoria
  • 114 g de brotes de soja
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 1 cucharada de sake
  • pimienta negra
  • sal marina
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo
  • agua (para cocer los fideos)
  • 240 g de fideos ramen cocidos
  • 800 ml de caldo de pollo

Elaboración:

Primero de todo pondremos en agua templada las setas de oreja de madera para que se hidraten. Cortaremos las verduras que utilizaremos para la sopa, cortaremos las zanahorias en láminas finas, la cebolla en juliana, lavaremos los brotes de soja, cortaremos las hojas de col en trozos pequeños y también las setas. Reservamos. 

En un cazo pondremos a calentar el caldo de pollo hasta que hierva y lo reservaremos hasta que las verduras estén listas.

En un wok saltearemos las verduras hasta que estén un poco blandas, salpimentaremos y añadiremos el caldo de pollo. Dejaremos cocer durante 10 minutos. 

Por último repartiremos los fideos en los boles y añadiremos un poco de las verduras y del caldo.

*Como he comentado al principio, la receta original lleva carne de cerdo, si queréis probar a hacerla con carne solo tenéis que añadir a la receta 114 gr de panceta de cerdo en lonchas muy finas, cortada en trocitos. Justo antes de añadir las verduras al wok, saltearemos la carne hasta dorarla y entonces añadiremos la verdura.

SOPA DE JENGIBRE Y CILANTRO CON BACALAO NEGRO

Esta deliciosa y aromática sopa mezcla ingredientes de la cocina japonesa y la tailandesa, una mezcla potente y rica en matices. El rico sabor del miso y el dulzor del mirin, la acidez de la lima, el agrio de la salsa de pescado y el aroma del jengibre y el cilantro dan como resultado una sopa maravillosa. A mi me ha sorprendido su sabor, os animo a que la preparéis y la probéis, Os gustará.

Ingredientes para 4 a 6 personas:

  • 1 manojo de cilantro
  • 1 cucharada de miso blanco
  • 4 tazas de caldo de verduras
  • el zumo de 1 lima y media
  • 1 cucharadita y media de salsa de soja
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 kg de bacalao negro (se quita la piel y se corta en trozos rectangulares de 7 cm) 
  • 2 dientes de ajo picados
  • 2 cucharadas de jengibre picado
  • 1/2 cucharadita de salsa Sriracha
  • 2 cucharaditas de mirin
  • 1 cucharadita de salsa de pescado
  • 2 pak choy baby
  • sal

Elaboración:

Primero, separamos las hojas del cilantro de los tallos y los reservamos por separado. Guardaremos las hojas en el refrigerador para su uso posterior. Por otro lado, cortamos los tallos como si fueran cebollinos, muy muy picaditos agrupándolos en un manojito. Pararemos cuando tengamos tres cucharadas de tallos de cilantro en rodajas finas. Los reservaremos.

En un bol mediano agregamos el miso y 1/2 taza del caldo de verduras. Batimos el miso hasta que esté completamente disuelto y se lo añadimos al resto de caldo.

En otro bol mediano agregamos el jugo de 1 lima, la salsa de soja y 3 cucharadas de aceite de oliva. Añadimos una pequeña pizca de sal y lo batimos para mezclarlo todo bien. Agregamos el bacalao negro a la marinada y suavemente lo mezclamos para que se impregne de los sabores. Lo reservamos en el frigorífico y precalentamos el horno a 200 grados.

Agregamos el aceite restante -1 cucharada-  a una cacerola de tamaño mediano. Añadimos los tallos de cilantro junto con el ajo y el jengibre picados. Bajamos a fuego medio y cocinamos hasta que las verduras empiecen a chisporrotear y ablandarse, removiendo con regularidad. Agregamos el caldo y la salsa Sriracha y removemos para que ambos se mezclen bien. Llevamos el caldo a ebullición y reducimos a fuego lento, cocinaremos durante 30 minutos.

Cuando esté listo el caldo le bajaremos el fuego al mínimo. Sacaremos el bacalao negro de la marinada y lo colocaremos en una bandeja para hornear sobre papel de aluminio. Lo sazonaremos ligeramente y hornearemos durante 4 o 5 minutos, hasta que esté apenas cocido. Si pasado este tiempo el pescado no se desmenuza fácilmente, continuaremos cocinándolo. Si se desmenuza y el centro de la carne está completamente cocido, lo retiraremos inmediatamente del horno.

Por último añadiremos el jugo de medio lima al caldo junto con el mirin y la salsa de pescado. Añadiremos unos tallos de bok choy baby y removeremos suavemente. Probaremos el caldo y ajustaremos según sea necesario. Cortaremos aproximadamente dos puñados de las hojas de cilantro que reservamos.

Para servir, colaremos el caldo en cuencos. Cubriremos cada cuenco con unas cuantas piezas de bacalao negro. Adornaremos con hojas de cilantro picado y ahora sí, disfrutaremos de esta maravilla de plato.

Que aproveche!

DOBIN MUSHI

La sopa es un elemento muy importante de la cocina japonesa, siempre acompaña una comida junto a un bol de arroz. Si se toma como parte de una comida con varios platos, el arroz y la sopa se sirven al final de esta.

Hay dos tipos de sopa, la más conocida es la sopa de miso -esta es la sopa más casera, no falta en ningún hogar japonés- la otra es la o-suimono -una sopa clara que se sirve en restaurantes- entre este tipo de sopas se encuentra la dobin-mushi o la tokkuri-mushi, las cuales curiosamente no son consideradas estrictamente como sopas en Japón. Ambas son servidas en un recipiente especialmente diseñado para su uso y del cual derivan sus nombres, en este caso una tetera dobin o tokkuri.

La esencia del dobin-mushi reside en los ingredientes que se cuecen al vapor y se sirven en sopa, aunque la sopa es considerada como un mero acompañamiento de sus ingredientes en lugar de ser el foco principal del plato. Los ingredientes pueden incluir setas matsutake, brotes de bambú y varios tipos de pescado. 

Existe otro plato muy parecido por el recipiente en que se sirve y por ser cocinado al vapor, es el chawan-mushi, el cual contiene los mismos ingredientes pero cubiertos por una mezcla de huevo, este se sirve en tazas de té.

Ingredientes para dos teteras:

  • 1 paquete de setas shimeji
  • 1/2 cdta. de sake
  • 1 pechuga de pollo
  • 1 cdta. salsa de soja
  • 1 cdta. sake
  • 4 langostinos, pelados y limpios
  • 4 rebanadas kamaboko (pastel de pescado al vapor)
  • perejil
  • 1 1/2 tazas de dashi
  • 2/3 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 1 cda. sake
  • 1 cdta.sake
  • 1 limón cortado por la mitad

Primero de todo hay que limpiar las setas cuidadosamente con un paño suave. Las colocamos en un tazón pequeño y las regamos con media cucharadita de sake. Las dejamos a un lado. 

Cortamos la pechuga de pollo en trozos pequeños, la colocamos en un bol y las regamos también con 1 cucharadita de salsa de soja y de sake. Las apartamos.

Hervimos los langostino durante unos minutos en agua con sal hasta que estén cocidos. Enfriamos y reservamos. Llevamos a ebullición el dashi, le añadimos sal y el sake y la salsa de soja restante.

Colocamos 2 rebanadas de kamaboko en cada tetera. Dividimos el pollo y lo colocamos sobre el kamaboko, de esta manera impediremos que el pollo se pegue al fondo de la tetera. Dividimos todos los ingredientes restantes, excepto el perejil en cada tetera y cubrimos con el caldo caliente.

Colocamos las teteras al fuego depende del tipo de tetera que sea o en una olla al baño maria. Cuando el caldo empiece a hervir y el pollo esté cocido, retiramos del fuego. Añadimos 1/2 cucharadita de sake para cada tetera y decoramos con hojas frescas de perejil, las tapamos y las servimos junto con medio limón.

Podéis encontrar esta deliciosa receta también en la revista Eikyô !

 

 

HIYAJIRU

Oficialmente el verano ya se fue pero como hoy hace un día cálido y luminoso he preparado este maravilloso plato para decir adios a mi estación favorita. Hiyajiru es una sopa fría muy rica y refrescante a base de dashi, miso blanco y sésamo, lleva como guarnición jurel a la plancha, tofu, pepino y hojas de shiso. Al principio el concepto de sopa fría no me convencía mucho pero la verdad es que ha sido todo un descubrimiento porque esta verdaderamente deliciosa, su sabor es suave y a la vez muy sabroso, se ha convertido en uno de mis platos japoneses favoritos.

Para dos personas necesitaremos:

  • 1 jurel
  • tofu firme
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo tostadas
  • 2 cucharadas de pasta de miso blanco
  • 1/2 pepino
  • 5 hojas de shiso
  • cebolleta
  • jengibre rallado
  • 400 ml de agua con hielo
  • 1/2 cucharadita de dashi granulado

La preparación es muy sencilla, primero de todo cocinaremos el jurel, en la pescadería pediremos que nos lo abran por la mitad y así lo pondremos en la plancha muy caliente con un poco de aceite hasta que se haga por ambos lados. Una vez hecho lo reservaremos, dejaremos que se enfríe un poco y le quitaremos la piel y las espinas, dejándolo desmenuzado en trocitos.

Por otro lado tostaremos el sésamo cuidando que no se queme porque entonces amargará, una vez tostado lo majaremos en un mortero japonés, este tipo de mortero se llama suribachiy tiene la superficie interior estriada para que los ingredientes se deshagan mejor, pero vamos que si no tenéis no pasa nada porque podéis utilizar uno normal, solo que este va mejor. Seguimos!, una vez majado el sésamo añadiremos a esto el miso, pero antes tenemos que tostarlo un poco. Para hacer esto cogeremos una cuchara de cocina de madera y la envolveremos con papel de aluminio, sobre la base de la cuchara extenderemos la pasta de miso y la pondremos al fuego durante un minuto hasta que se tueste un poco, si tienes vitrocerámica será lo mismo, solo que tal vez tendrás que dejarlo un poco mas. Una vez hecho esto despegamos el miso de la cuchara y lo incorporamos al suribachi para que se mezcle con el sésamo hasta formar una pasta.

Lo siguiente es añadirle el agua con el dashi granulado, en un bol pequeñito añadimos un poco de agua caliente para que el dashi se deshaga, ahora lo añadimos al resto de agua fría y lo vertemos en el suribachi junto con la pasta, removemos bien para que el miso se deshaga.

A partir de aquí ya solo tenemos que añadir el pepino cortado en rodajas finas, el tofu desmenuzado en trozos, el jurel y las hojas de shiso picadas. También podemos añadirle cebolleta picada y jengibre rallado al gusto. Y sobre todo servirla bien fría!!!