ALMEJAS CON CHILE Y ALBAHACA TAILANDESA

Esta receta tailandesa de almejas con salsa de chile y albahaca tailandesa no os va a dejar indiferentes, os va a encantar!

Las almejas están buenas siempre, da igual como se cocinen, pero creo que suben un nivel cuando se cocinan al estilo tailandés. El ingrediente estrella de esta receta es la salsa de chile asado Nam Prik Pao.

Esta sala de elabora con chiles suaves asados al fuego, ajo, chalotas, tamarindo y azúcar de coco.

El sabor de la salsa prik pao tiene matices a tierra y a ahumado, a la vez que es dulce y ligeramente picante. Las almejas se saltean en la salsa junto con un poco de chile rojo y un puñado de albahaca dulce tailandesa.

El nam prik pao se puede comprar en muchos supermercados, pero siempre se hace mejor en casa.

Aquí os dejo la receta por si queréis prepararla vosotros mismos.

Y ahora vamos a empezar con nuestra receta de almejas thai con chile y lemongrass!

Read More

ENSALADA THAI DE GAMBAS Y LEMONGRASS

Esta ensalada thai de gambas y lemongrass se ha convertido en uno de mis platos favoritos por varias razones:

Primero, porque su fragancia cítrica impregna los ingredientes de una forma maravillosamente refrescante. Cada bocado está lleno de sabor, desde las notas herbales del lemongrass y la menta a los sabores picantes y agrios del aderezo.

Segundo, es muy sencilla de preparar, prácticamente no requiere de cocción, solo mezclar los ingredientes del aderezo y cocer los langostinos.

INGREDIENTES
  • 400 gr de langostinos

  • 2 cucharaditas de sal marina disuelta en 1 taza de agua

  • 4 a 8 chiles tailandeses rojos frescos, picados

  • 1 cucharada de ajo picado

  • 3 cucharadas de salsa de pescado (preferiblemente tailandés nam pla)

  • 3 a 4 cucharadas de jugo de lima fresca

  • 2 a 3 cucharaditas de azúcar

  • 2 tallos de lemongrass fresco

  • 2 chalotes pequeñas, cortadas por la mitad a lo largo y cortados en rodajas finas (1/4 taza)

  • 2 cebolletas (partes blancas y la mitad de verdes), en rodajas finas

  • 1/2 taza de hojas de menta fresca, cortadas en pedazos

  • Acompañamientos: hojas de lechuga, rodajas de tomate y ramitas frescas de cilantro o menta

Preparación:

Para preparar nuestra ensalada thai de gambas y lemongrass, primero necesitamos cocer los langostinos en agua con sal hasta que cambien de color. Reservamos hasta que se enfríen.

Machacar en un mortero todos los chiles con el ajo hasta obtener una pasta gruesa, agregar la salsa de pescado, el jugo de lima y el azúcar al gusto. Transferir a un tazón grande.

Una vez fríos los langostinos, lo siguiente será pelarlos dejando la cola y desvenarlos. Reservamos.

Desechamos las hojas exteriores duras del lemongrass y cortamos las puntas de las raíces. Los picamos en rodajas muy finas y reservamos.

En un recipiente mezclamos, la salsa de pescado, azúcar y el zumo de lima. Removemos bien hasta que el azúcar se disuelva completamente, a este aderezo añadiremos los langostinos, la mezcla de chile, el lemongrass picado, las chalotas, las cebolletas, el cilantro y la menta.

Servir en una cama de lechuga y tomate con cilantro o menta.

ALBÓNDIGAS TAILANDESAS EN HOJAS DE LECHUGA

albóndigas tailandesas en hojas de lechuga

Esta receta de albóndigas tailandesas en hojas de lechuga, es el aperitivo perfecto. Las albóndigas tailandesas tienen una textura super suave gracias a la mezcla de carne de pollo y gambas. Su sabor es rico e intenso, rematado con el toque picante del chile y la textura crujiente de los cacahuetes.

Lo mejor es que pueden comerse con las manos, se envuelven en las hojas de lechuga y se les añaden las verduras encurtidas y el cilantro. La salsa de chile dulce es el remate final para este maravilloso plato tailandés!

Ingredientes:

  • 1 zanahoria cortada en forma de noodles con un spirelli

  • 1 pepino pequeño cortado en forma de noodles con un spirelli

  • 80 ml de vinagre de arroz

  • 2 chalotas picadas

  • 40 gr de cacahuetes

  • 1/3 de taza de hojas de cilantro

  • 1 chile rojo fresco

  • 1 diente de ajo

  • 2 cucharaditas de jengibre picado

  • 500 gr de gambas crudas peladas

  • 400 gr de carne de pollo picada

  • 2 cucharaditas de salsa de pescado

  • 2 cucharadas de aceite de cacahuete

  • 1 cogollo de lechuga

  • cilantro fresco

  • salsa de chile dulce

  • lima

Combinamos la zanahoria, el pepino, el vinagre y una pizca de sal en un tazón pequeño y dejamos reposar.

En un procesador de alimentos colocamos la chalota, los cacahuetes, el cilantro, el chile, el ajo y el jengibre y batimos hasta que estén finamente picados. Seguidamente agregamos los langostinos, la salsa de pescado y volvemos a batir hasta formar una pasta.

Colocamos la carne picada en un tazón grande y añadimos la mezcla de gambas. Mezclamos bien y usando las manos hacemos bolas con la mezcla, las colocamos en un plato y las metemos en la nevera durante 30 minutos para enfriarlas.

Pasado este tiempo calentamos el aceite en una sartén grande a fuego medio. Cocinamos las albóndigas durante 5 minutos o hasta que estén cocidas. Reservamos

Por otro lado escurrimos la zanahoria y el pepino en vinagre, desechando el líquido. Cubrimos las hojas de lechuga con dos albóndigas cada una y la verdura encurtida. Espolvoreamos con semillas de sésamo y hojas de cilantro. Las servimos con salsa de chile dulce y rodajas de lima.

Para comerlas, las envolvemos en la lechuga y para adentro! Que aproveche.

MEJILLONES CON CURRY ROJO TAILANDÉS

El curry rojo tailandés combina sabores y aromas que nos transportan a los climas cálidos del sudeste asiático. Su mezcla de especias y hierbas aromáticas como la galanga, el lemongrass, el jengibre o el chile rojo deleitan los paladares de quienes lo degustan. Combinado con el sabor del marisco y la leche de coco lo convierten en un plato simplemente delicioso. 

Ingredientes:

  • 500 gr de mejillones
  • 1 cucharadita de pasta de curry rojo
  • 1/2 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 200 ml de leche de coco
  • 500 ml de caldo de verduras
  • cilantro fresco

Preparación:

La elaboración de este plato es muy sencilla. Primero de todo cocinamos la pasta de curry con un poco de aceite. Añadimos la cebolla picada, el ajo y rehogamos hasta que la cebolla y el ajo se doren, entonces añadimos la leche de coco y el caldo de verduras, dejamos cocer diez minutos y añadimos los mejillones. Seguiremos cociendo hasta que los mejillones se abran, una vez abiertos espolvoreamos con cilantro fresco picado y seguidamente servimos.

PAD THAI

La primera vez que probé el pad thai fue en mi primer viaje a Tailandia, de hecho las primeras semanas era prácticamente de lo único que me alimentaba. De todos los sitios en lo que lo probé, recuerdo que el pad thai que mas me gusto fue en un puesto callejero, lo cocinó una mujer mayor con una amplia sonrisa y sabía a gloria! Es uno de mis platos favoritos de la cocina tailandesa.

Ingredientes para 2 personas:

  • 250 gr de fideos de arroz
  • 8 langostinos
  • 150 gr de tofu firme en dados
  • 150 gr de brotes de soja
  • 50 gr de cacahuetes
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharada y media de salsa de pescado
  • 1 cucharada de pasta de tamarindo disuelta en 1 cucharada y media de agua
  • 1 cucharada y media de azúcar de palma
  • cilantro
  • 2 limas
  • 3 cucharadas de aceite vegetal
  • chile en polvo
  • 1 cebolleta cortada en trozos de 2 cm de largo + 1 para decorar
  • 1 cucharadita de ajo picado

Preparación:

Para preparar nuestro pad thai primero coceremos los fideos siguiendo las instrucciones del paquete, los fideos tienen que ser específicos para pad thai, los fideos de pad thia son de arroz y son un poco mas anchos que un tallarín.

En un wok calentamos el aceite vegetal a fuego medio-alto, añadimos la cebolleta, el ajo y el huevo, cocinamos durante 30 segundos. Añadimos las gambas y el tofu y cocinamos hasta que ambos estén dorados, entonces añadimos los fideos y la salsa de tamarindo, el azúcar y las salsa de pescado, salteamos. Por último añadimos los brotes de soja y el resto de la cebolleta y terminamos de freír los fideos de nuestro pad thai, entonces estará listo.

Para servirlo lo acompañaremos con cilantro, brotes de soja frescos, cacahuetes picados, chile en polvo y lima.

 

GAZPACHO TAILANDÉS

 © Carmen Martínez

© Carmen Martínez

Esta claro que me encanta la cocina japonesa y la oriental en general, pero también me gusta la cocina de mi tierra, así que porque no fusionarlas preparando un delicioso y fresco gazpacho tailandés!

He mezclado los ingredientes tradicionales de un gazpacho con otros típicos de la cocina tailandesa, como el chile, la salsa de pescado y la leche de coco. Me he inspirado en una receta de la autora del blog Lady and Pups realizando algunos cambios para darle un toque mas andaluz. Lo mas interesante de la receta es que el aceite que utilizaremos para emulsionar el gazpacho esta infusionado con pieles de gambas, chile, lemongrass y salsa de pescado. Creo que este detalle es lo que me llamo mas la atención de la receta, es imposible que un gazpacho este malo con este aceite tan especial.

El resultado ha sido un gazpacho tailandés fresco y potente, con la mezcla perfecta de sabores orientales y andaluces, además con ese toque picante tan característico de la cocina tailandesa.

 © Carmen Martínez

© Carmen Martínez

Ingredientes para 4 personas:

PARA EL ACEITE DE LANGOSTINOS:

  • 500 gr de langostinos (cabezas y piel)
  • 2/3 de taza de aceite de oliva
  • 1 cucharada de cayena
  • 1 manojo de menta o hierbabuena
  • 2 cucharadas de salsa de pescado
  • 1/4 de taza de agua
  • 1 tallo de lemongrass

PARA EL GAZPACHO:

  • 3/4 taza de leche de coco
  • 800 gr de tomate natural
  • 5 tallos de lemongrass (la parte blanca)
  • 3 chiles frescos pequeños
  • 1/4 de taz de zumo de lima
  • 1/2 pepino
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cebolla pequeña
  • sal

 © Carmen Martínez

© Carmen Martínez

Elaboración:

Para el aceite de langostinos: Pelamos los langostinos, por un lado reservamos las cabezas y la piel y por otra la carne que saltearemos con un poco de pimienta y sal y que reservaremos en el frigorífico para que se enfríe. Con una tijeras vamos a cortar las cabezas y pieles tan pequeñas como podamos, luego las combinaremos con el aceite, el chile, la menta, el lemongrass y la salsa de pescado en una cacerola. Lo vamos a cocinar a fuego medio durante 9 o 10 minutos hasta que las cáscaras estén casi doradas y en la base de la olla comience a formarse una pequeña costra marrón – lo que en Cataluña se conoce como “socarrat”. Entonces le añadimos el agua y con una paleta de madera raspamos el fondo de la olla para que esa costra de mezcle con el aceite, seguimos cocinando durante 2 minutos mas para que reduzca un poco y colamos. Hay que colarlo al máximo para conseguir la mayor cantidad de líquido.

Para el gazpacho: Primero vamos a pelar los tomates y a cortarlos en trozos. En un vaso de batidora añadiremos los tomates, el lemongrass, el chile, el ajo, el pepino y la cebolla, batimos y colamos o bien con un colador de tela o si utilizáis uno normal lo mejor es presionar la parte solida con un cazo o cuchara hasta que no le quede nada de líquido. Deberíamos de conseguir al menos una taza y media de líquido. 

Una vez que hemos colado el gazpacho le añadiremos 1/4 del aceite de langostinos -el resto lo reservaremos- la manera es, mientras que batimos vamos añadiendo el aceite lentamente para que este vaya emulsionando, lo notaréis porque el color del gazpacho ira cambiando poco a poco al igual que la textura, se volverá mas cremoso y anaranjado. Finalmente ajustamos la sal y metemos en el frigorífico por 2 horas.

Para servir nuestro gazpacho colocamos un poco en un tazón, añadimos los langostinos -tres o cuatro por tazón-  la leche de coco, un poco de aceite de langostinos y unas hojas de menta.

Ya solo os queda disfrutarlo bien fresquito y a la sombra!